Victoria 'a la heroica' del Barcelona ante el Sporting de Gijón
El Barcelona logró rescatar los 3 puntos de un partido difícil

Victoria 'a la heroica' del Barcelona ante el Sporting de Gijón

El conjunto azulgrana topó con la férrea defensa gijonense, que complicó sobremanera la culminación del dominio barcelonista. En volandas de un Iniesta enfundado en su traje de líder, los azulgrana se sobrepusieron a la rigurosa expulsión de Piqué, que dejó a su equipo con 10 durante toda la segunda mitad y al tanto del empate del Sporting.

jessicagalera
Jessica Galera

Las declaraciones que ha venido vertiendo en las últimas semanas Josep Guardiola dejan poco lugar a dudas: "La Liga, no la ganaremos". También Dani Alves, uno de los buques insignia de este FC Barcelona admitía abiertamente hace algunos días que "el Barça es un club pesimista". Pero para un conjunto que lo ha ganado todo en los últimos años resulta imposible saltar al terreno de juego con la desidia propia del que se juega poco o nada. Ni siquiera cuando a la abismal distancia de 10 puntos que les separa del líder, que para más inri es el eterno rival, se le suma la ausencia de su megaestrella y ni siquiera cuando delante se encuentra un equipo que empieza a necesitar de imposibles para aferrarse a la categoría. Porque el Barcelona tiene sobrados recursos para hacer frente a sus propio desánimo y combatirlo con fútbol, goles y buen juego, únicas 'armas' que a la postre pueden mantener viva una esperanza efímera pero necesaria y obligada. 

En medio de esta lucha de elementos llegaba el equipo barcelonista al partido de esta tarde-noche ante el equipo gijonense. La reestructuración en el ataque azulgrana situaba a Pedro y Cuenca como principales referencias ofensivas para cubrir la ausencia de Messi, algo que no hacía desentonar lo que suele ser el inicio habitual de sus encuentros, y en el minuto 1 ya se había producido la primera llegada con peligro de los locales; fue en botas de Pedro, que remataba fuera un balón con la derecha. La dinámica de los minutos iniciales hacía presumible un partido muy largo para los hombres de Javier Clemente, que apenas lograban salir de su campo frente a un Barcelona cuyo dominio amenazaba con reflejar un porcentaje de posesión aplastante.
 
El Barcelona no consigue abrir la lata
 
En medio del dominio barcelonista se produciría la primera llegada del Sporting, tímida y con poca convicción. Mendy concluiría su propia jugada individual con un remate desde la frontal del área, que no supuso mayores problemas para Valdés. Sería una de las pocas intentonas de los visitantes en la primera mitad, que volcaban sus esfuerzos en trabajo defensivo, logrando dificultar así las llegadas del equipo catalán, al que costaba culminar las incesantes ocasiones generadas. Cuenca en el 12 y Adriano en el 13 tratarían, nuevamente, de abrir la lata con idéntica fortuna, en sendos remates que acabarían en nada. No se rendiría el Barça pese a la resistencia sportinguista y Maschearno volvería a la carga 6 minutos después pero su remate acabaría, nuevamente, perdiéndose fuera de la línea de fondo.
 
Keita rubricaba la enésima ocasión del Barcelona cerca de cumplirse la media hora de la primera mitad. Gozaban de multitud de oportunidades los hombres de Guardiola pero, acusando quizás la ausencia de Messi, faltaba esa última internada entre la sólida defensa visitante para darle una mayor claridad a los remates barcelonistas. Los locales volcaban todas sus líneas en ataque, dejando prácticamente a los 2 centrales solos como hombres más retrasados. 
 
Tanto fue el cántaro a la fuente que al final...
 
El tiempo transcurría sin que el Barcelona lograse encontrar ese hueco  y el Sporting trataba de estirarse en los minutos finales del primer tiempo pero la moral barcelonista no se había resentido ante el muro visitante  y la perseverancia culé tuvo al fin la ansiada recompensa. Iniesta recibía un buen balón de Adriano y su remate lograba, al fin, traspasar la línea de gol al filo del descanso, cuando más duele.  El tanto culé ponía la justa guinda al juego barcelonista, que había dominado durante los 45 minutos mediante una posesión del 76-24%. Conscientes de que, si bien había logrado lo más difícil, el trabajo no estaba aún completado, los de Guardiola no cejaron en su empuje y Fàbregas tendría ocasión de agrandar distancias en el marcador después de recibir el balón de Dani Alves. No obstante, su remate con la derecha acabaría siendo rechazado. Última ocasión antes del descanso.
 
Reinicio y polémica
 
Con el reinicio, el partido dio un vuelco radical en apenas un minuto. De las Cuevas  se internaba en campo barcelonista y Piqué trataba de cortar su avance en lo que el colegiado interpretó como un empujón, que le costó al central culé la expulsión al tratarse del último defensor. El Sporting botó la falta, que topó con la barrera local pero el rechace acabaría cazándolo David Barral para establecer la igualada en el marcador del Camp Nou. La grada del estadio barcelonista, que había solicitado un penalti en la primera mitad como consecuencia de una jugada similar a la que acabó costándoles el tanto del Sporting, mostraba su descontento y su enfado con la actuación del colegiado.
 
Empujado por la eufórica inercia de ver el marcador en tablas de nuevo y animado por la superioridad numérica, el Sporting intentó mostrarse atrevido y Pedro Ofilia, que había recibido un buen balón de De las Cuevas, trataría de adelantar a los suyos mediante un remate que acabaría perdiéndose fuera. Pero aquellos minutos habían sido suficientes para que el Barcelona lograse digerir las consecuencias de lo acontecido y se remangase en busca de la victoria. Seguían dominando los hombres de Josep Guardiola y las ocasiones no tardaron en llegar. Una de las más claras vendría de botas de Alexis, que recibió el balón de un Iniesta que se echó al equipo a sus espaldas, junto con Xavi. El remate del chileno acabaría siendo rechazado por la defensa del Sporting. Idéntica suerte correrían los remates de Dani Alves en primera instancia y Andrés Iniesta más tarde, con balones que toparían de nuevo con la férrea defensa visitante.
 
Keita adelanta a los suyos y Xavi pone el punto y final
 
El juego se había tornado más tosco y trabado. No en vano llegaron a mostrarse 9 cartulinas amarillas y el Barcelona volvería a reclamar una mano en área del Sporting. No la vio el colegiado pero los hombres de Clemente no lograban sacarle provecho a eso ni tampoco a su superioridad numérica y, consecuencia de ello, las ocasiones más claras seguían sucediéndose en la portería del conjunto visitante. Xavi sería el protagonista de la siguiente, allá por el minuto 74 mediante el saque de una falta directa, un remate que acabaría topando de nuevo con la defensa del Sporting. El testigo en la sucesión de intentonas culés lo recogería Cuenca, muy desequilibrante durante todo el encuentro pero en la misma línea que sus compañeros, sin lograr culminar sus ocasiones. El de Reus trataría de aprovechar un buen pase de Iniesta pero su remate acabaría en manos de Juan Pablo.  Habían sido los dos avisos del conjunto de Guardiola y no habría más.
 
A falta de escasamente 10 minutos para la conclusión del partido aparecería Keita. El francés aprovecharía un buen balón que le enviaba Alexis para sacarse un trallazo que adelantaría de nuevo a los suyos frente a los hombres de Javier Clemente. No habría más ocasiones, el siguiente acercamiento de los barcelonistas serviría para poner el 3-1 definitivo en el luminoso del Camp Nou, una guinda perfecta para un Barcelona que no se rindió en ningún momento y que, pese a las dificultades planteadas en el campeonato nacional, se sabe obligado a seguir batallando. Los culés se van a dormir a 7 puntos del líder, que jugará mañana ante el Espanyol.
VAVEL Logo