Athletic de Bilbao - Manchester United 1956-1957. Un duelo épico en la historia de la Copa de Europa
El Athletic salta, bajo la nieve, al césped de San Mamés. Elorza

Athletic de Bilbao - Manchester United 1956-1957. Un duelo épico en la historia de la Copa de Europa

Hace 55 años bilbaínos e ingleses disputaron una eliminatoria apasionante que los diablos rojos se llevaron con un gol en los últimos instantes en el partido de vuelta en Manchester. Un doble duelo atípico en detalles por la nieve que cubrió San Mamés en la ida y por la sede del partido de vuelta, el estadio del City Maine Road en vez de Old Trafford, pero vibrante en el juego y en el marcador con un 5-3 en Bilbao que aún hoy se recuerda con emoción en la capital vizcaína.

jprada
Jon Prada

El fútbol es un deporte universal por la transcendencia de sus encuentros, de sus victorias y sus derrotas. Lo imprevisible del duelo entre un rival inferior en lo técnico o en lo físico que consigue vencer a un poderoso adversario o el envite de poder a poder entre dos conjuntos similares en todos los aspectos. Una lucha abierta, sin reservas, en la que un encuentro destaca dentro de la historia de la Copa de Europa. Un partido que enfrentó hace 55 años al Athletic de Bilbao, por aquel entonces campeón de Liga y Copa, con el Manchester United de Matt Busby, el genio de los banquillos de Old Trafford que hasta la llegada de Sir Alex Ferguson confeccionó el mejor equipo de la historia de los diablos rojos al abrigo de estrellas como Bobby Charlton, Viollet o George Best. Uno de esos duelos mágicos que destacan dentro de la historia del fútbol que vuelve a repetirse, por segunda vez, más de cinco décadas después con una gran distancia en cuanto a títulos en las vitrinas de los conjuntos en los últimos lustros pero con un mayor equilibrio en el césped del que se podía esperar hace unos años. Muniain, Javi Martínez, Llorente y el resto del Athletic tienen ahora la oportunidad, más de medio siglo después, de cerrar el círculo y eliminar al United de Europa. Sin embargo, Rooney querrá vestirse de Viollet y Ferguson de Busby para dejar la historia en su sitio.

"Aquella eliminatoria marcó la trayectoria de ambos equipos. El Athletic ganó la Copa al Madrid y el United perdió a gran parte del equipo en el desastre de Münich"

Aquella espectacular eliminatoria de cuartos de final de la Copa de Europa de 1957 marcó la trayectoria de ambos conjuntos de manera definitiva. El Athletic continuó creciendo y destacando en España y la temporada siguiente venció al Madrid de Puskas y Di Stefano en el Bernabéu en la final de Copa mientras que gran parte del Manchester United que un año antes había eliminado a los leones “desapareció” tras el accidente aéreo de Münich en el que 23 personas, entre ellas ocho futbolistas que jugaron contra el equipo vizcaíno, perdieron la vida. Busby, el entrenador, Viollet, el delantero goleador, y un joven Bobby Charlton, que fue suplente en la eliminatoria frente a los leones, sobrevivieron al desastre y diez años después lograron, por primera vez, en Wembley la Copa de Europa para el United ante el Benfica.

16-1-1957. Ida, San Mamés. Athletic 5 Manchester United 3

Los dos campeones, Athletic y United, se retaron en San Mamés ante 36.000 espectadores y con una nevada copiosa que tiñó de blanco el verde del estadio bilbaíno un lejano enero de 1957. Ambos equipos saltaron al césped con Gainza y Byrne a la cabeza y bajo los copos que impidieron la correcta visibilidad durante todo el partido. La cantidad de nieve caída aquel día es aún hoy recordada en la capital vizcaína como la intensidad y los goles que inundaron aquella jornada las gradas de San Mamés. El equipo local, entrenado por el eslovaco Daucik y llevado en volandas por su ferviente afición que sorprendió incluso hasta el propio Busby, salió como un ciclón a por el United y en los primeros minutos se distanció en el marcador con dos tantos de Uribe que 55 años después hizo cola la pasada semana en San Mamés para adquirir una entrada para el choque de Old Trafford. Los leones disfrutaban mientras dibujaban contras perfectas y pases medidos antes de que la euforia fuera máxima con el gol que Markaida consiguió al borde del descanso. Un duro correctivo para los diablos rojos que menospreciaron el potencial del Athletic y que se marcharon con tres golpes certeros a la caseta.

Remontada y apoteosis

Sin embargo, tras el descanso los Red Devils se enfundaron su coraza y su traje de campeón inglés y redujeron distancias con los tantos de Taylor y de Viollet, que marcó un gol ilegal ya que Taylor empujó a Garay para dejar que su compañero rematara solo. Aún así, el encuentro y la gloria del mismo estaban reservados para el campeón de Liga y Copa y la épica abrazó a los locales aquella gélida tarde. Los tantos consecutivos de Merodio y Artetxe hicieron que el Athletic volara sobre los diablos rojos y consiguiera una victoria formidable, inolvidable, que quedo empañada por el tanto de Whelan en los últimos instantes que salvaba la eliminatoria para el United. El físico inglés no pudo con el tesón y la calidad vasca que aquel día compitió de poder a poder con uno de los mejores equipos del continente.

Onces

Athletic de Bilbao: Cedrún, Orue, Garay, Canito, Etura, Lauzirica, Artetxe, Markaida, Merodio, Uribe y Gainza

Manchester United: Wood, Foulkes, Byrne, Colman, Jones, Edwards, Berry, Whelan, Taylor, Viollet y Pegg

Goles: 1-0 min 2 Uribe, 2-0 min 28 Uribe, 3-0 min 43 Markaida, 3-1 min 48 Taylor, 3-2 min 54 Viollet, 4-2 min 73 Merodio, 5-2 min 78 Artetxe y 5-3 min 85 Whelan

14-3-1957. Vuelta, Maine Road, Manchester United 3 Athletic 0

Con un once plagado de bajas, entre las que destacaba el bigoleador de la ida Uribe, el Athletic llegó a Manchester buscando aguantar el resultado y pasar a las semifinales de la Copa de Europa para enfrentarse al Real Madrid. Los diablos rojos jugaron como locales en Maine Road, estadio de su rival, el Manchester City, por las obras que había en Old Trafford para subsanar los daños que sufrió el estadio en los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, también se especuló con que Matt Busby buscó un terreno menos cuidado en el que hacer valer la superioridad física de sus futbolistas respecto a los leones.

70.000 almas empujaron a los Red Devils que aplastaron a los rojiblancos, que aquella noche jugaron de blanco y azul, al inicio con los goles de Viollet, que al final sería el máximo goleador de la competición con nueve tantos, y Taylor. A pesar de que Daucik situó al defensa Etura en la medular, una decisión muy polémica y muy discutida por los aficionados y los medios de la época, para contrarrestar el poderío físico de Colamn y Edwards en la sala de máquinas el Athletic no pudo aguantar los dos goles de ventaja aunque si el empate en la eliminatoria durante gran parte del encuentro.

"El Athletic no pudo aguantar los dos goles de ventaja aunque si el empate en la eliminatoria durante gran parte del encuentro"

El 5-5 tras los dos duelos parecía el resultado definitivo hasta que Berry, a cinco minutos del final, batió a Cedrún dándole el pase a semifinales a los diablos rojos que en la penúltima ronda caería ante el futuro campeón, el Real Madrid. Al igual que en San Mamés un tanto en los instantes finales lastraba al Athletic y le dejaba fuera de Europa. Una decepción inmensa en los rojiblancos que, sin embargo, hoy en día se ha transformado en orgullo por su participación en aquella temporada en la Copa de Europa, en la que eliminaron a grandes conjuntos como el Oporto o el Hoved húngaro, y un recuerdo imborrable de aquel lejano 1957 en el que pusieron contra las cuerdas a uno de los mejores equipos ingleses de todos los tiempos.

Onces

Manchester United: Wood, Foulkes, Byrne, Colman, Jones, Edwards, Berry, Whelan, Taylor, Viollet y Pegg

Athletic de Bilbao: Cedrún, Orue, Garay, Canita, Ugartemendi, Maguregi, Artetxe, Markaida, Etura, Merodio y Gainza

Goles: 1-0 min 42 Viollet, 2-0 min 70 Taylor y 3-0 min 85 Berry

VAVEL Logo