Serial Real Madrid - Juventus 2004/2005: Trezeguet y Zalayeta sentencian a un Madrid en crisis
Eliminación del Real Madrid en Turín (2004/2005). | IMAGEN: www.rtve.es

Por aquel entonces Florentino Pérez ocupaba la presidencia del Real Madrid. El madridismo atravesaba, en esos momentos, el declive de la era galáctica. Durante el mes de agosto del año 2004 el conjunto madrileño tuvo que disputar la fase previa para clasificarse de manera definitiva en la Champions. En aquel mes se enfrentó al Wisla, logrando la victoria, tanto en el partido de ida (0-2), como en el de vuelta (3-1). Dentro de la máxima competición europea y una vez realizado el sorteo, el plantel merengue fue uno de los integrantes del Grupo B, junto con el Bayer Leverkusen, la Roma y el Dynamo de Kiev. Dicha fase de grupos dejó al Bayer Leverkusen como líder y el Madrid ocupó la segunda posición, lo que supuso un enfrentamiento directo con uno de los líderes de los otros grupos. El azar quiso que los vikingos que viesen las caras con la Juventus en los octavos de final.

Crisis institucional

El Real Madrid llegaba al encuentro en plena crisis. Durante el mes de diciembre Mariano García Remón fue cesado del cargo de entrenador, donde apenas estuvo tres meses, para que el día 30, del mismo mes, Vanderlei Luxemburgo tomase los mandos del equipo blanco. El partido no invitaba a la euforia, el Madrid venía de cosechar malos resultados en Liga, con una afortunada victoria en Pamplona (1-2), en la que Helguera tuvo que mostrar su mejor versión para sacar las castañas del fuego a su equipo, y la derrota, más que merecida, ante el Athetic de Bilbao (0-2) en la visita del conjunto bilbaíno al Santiago Bernabéu. El encuentro de ida ante la Juventus suponía el primer test de fuego para Luxemburgo, que hacía su debut en competición europea como dirigente del club blanco. | IMAGEN: elpais.com

Los galácticos

El Madrid contaba en sus filas con una nueva incorporación, Thomas Gravesen. El centrocampista danés llegó en el mercado invernal procedente del Everton. Por aquella época el Real Madrid lucía una plantilla llena de ‘galácticos’, integrada por grandes estrellas como Ronaldo, Luís Figo, Zinedine Zidane y David Beckham, entre otros.

IMAGEN: www.taringa.net

Partido de ida: resultado escueto para el juego ofrecido

El primer choque contra la Juve mostró a un Madrid muy distinto al de anteriores partidos. Transcurridos tres minutos de encuentro, Michel Salgado sufrió un fuerte golpe en la rodilla en un lance con Nedved y se vio obligado a abandonar el terreno de juego en el minuto 8. Al gallego le diagnosticaron, poco después, una rotura parcial del ligamento lateral interno de su rodilla derecha. Luxemburgo sorprendió al dar entrada a Raúl Bravo, quien se encargaría de frenar los avances de Del Piero e Ibrahimovic.

Durante los veinte primeros minutos el partido estaba abierto, sin lanzamientos peligrosos para ambos guardametas, pero con llegadas al área por parte de los dos equipos. Llegado el minuto 24 el Madrid dispuso de una ocasión clara de gol cuando Raúl mandó el balón al larguero, al rematar un centro de Roberto Carlos desde la banda izquierda. Tras esa ocasión el equipo madridista disfrutó de los mejores minutos, en los que tomó las riendas del partido. En el minuto 31 llegaría el único gol del encuentro. Fue obra de Iván Helguera, que aprovechó un saque de falta de Beckham para mandar el balón al fondo de la portería defendida por Gianluigi Buffon (1-0). Un minuto después la Juventus sufrió una baja importante cuando Nedved tuvo que retirarse del partido por sufrir un traumatismo craneal producido por un choque de cabezas con Raúl Bravo en la pugna de un balón aéreo. Olivera entró en su lugar.

Luís Figo: "Merecimos un poco más"

El equipo dirigido por el brasileño, Luxemburgo, intentó irse al descanso con una ventaja mayor en el luminoso, pero Ronaldo no estuvo acertado de cara al gol y falló las ocasiones más claras de los locales.

En la segunda parte fueros destacadas las acciones de Figo y Zidane que con majestuosos pases lograron ganarse los aplausos del Bernabéu. Buffon evitó que el equipo blanco ampliase la ventaja. Iker Casillas tuvo poco trabajo aquella noche y cumplió con un par de intervenciones, una de ellas a tiro de Ibrahimovic.

Llegado el minuto 67 Capello tomó la decisión de retirar del campo a Blasi para dar entrada a Tachinardi. Ronaldo continuaba mostrándose participativo en ataque, pero sus acciones no llegaban a ser culminadas, culpa de ello recala en el guardameta y el muro defensivo italiano. Fue sustituido entre abucheos en el minuto 77 cuando Owen saltó al césped. Un minuto después Samuel estrelló el balón en el larguero. El partido finalizó con victoria para los locales por la mínima, un resultado bastante injusto teniendo en cuenta el buen juego mostrado por el conjunto blanco. Las sensaciones que dejó aquel encuentro fueron buenas, pero la ventaja en la eliminatoria se presentaba demasiado escueta para la visita a Turín. La baja de Trezeguet y la lesión de Nedved fueron, sin duda, lo que más acusó la escuadra italiana, que se marchó del Bernabéu con la esperanza de remontar la eliminatoria en el partido de vuelta. Tras el partido, jugadores como Raúl y Luís Figo se mostraron contentos con la victoria, pero insatisfechos por considerar que merecieron "un poco más".

Partido de vuelta: Turín puso límites al Real Madrid

A falta de pocos minutos para el comienzo del partido de vuelta, ambos entrenadores confirmaron las alineaciones. La Vecchia Signora sorprendió con un once en el que no estaría incluido David Trezeguet, en su lugar lo haría Zalayeta. Pessoto ocuparía la banda izquierda y Zambrotta adelantaría su posición habitual para aprovechar la zona defendida por Raúl Bravo, quien saltaría de inicio ante la ausencia del lesionado Michel Salgado. El Madrid no presentaba excesivas novedades respecto al once mostrado en el Bernabéu. Raúl y Ronaldo fueron la referencia en ataque.

Con vestimenta azul, el Real Madrid saltó al césped del Delle Alpi a defender el resultado conseguido en la ida, y a punto estuvo de conseguirlo. Ronaldo fue el jugador más destacado del plantel madridista.

Durante los primeros veinte minutos en el equipo visitante escaseaba la profundidad de juego. La banda de Roberto Carlos estaba siendo una autopista a favor del equipo blanquinegro, que había disfrutado de alguna ocasión para poner en serios problemas a Iker Casillas.

Un gol de Trezeguet en el 75’, llevó el partido a la prórroga

A medida que transcurrían los minutos el equipo merengue se fue haciendo con el control del partido, pero no lo suficiente como para poner en aprietos a Buffon. El empate a cero fue el resultado que mostró el marcador cuando se llegó al descanso.

El comienzo de la segunda parte siguió el mismo guion que el visto en los primeros cuarenta y cinco minutos. El Madrid dominaba pero no hacía daño. En el minuto 55 Fabio Capello preparó el primer cambio en las filas italianas, saltó al césped Trezeguet en lugar de Del Piero.

El partido se iba apagando a medida que transcurrían los minutos. Luxemburgo mandó calentar a Owen y Capello realizó el segundo cambio, esta vez el sustituido fue Pessoto, quien dejó su lugar a Tacchinardi. Corría el minuto 73 cuando Luxemburgo realizó el primer cambio en sus filas. Para sorpresa de muchos, Zidane fue el primero en tener que abandonar el terreno de juego del Della Alpi y Guti saltó al césped del feudo italiano. Tan solo un minuto después se cumplieron los peores presagios. A falta de quince minutos para el final del encuentro, la Juve se adelantó en el marcador por obra de Trezeguet (1-0). Con la eliminatoria en tablas el entrenador brasileño preparó el segundo cambio. Beckham abandonó el campo y entró Solari.

En los minutos finales ambos conjuntos disfrutaron de ocasiones para llevarse la eliminatoria sin tener que pasar por la prórroga. Roberto Carlos tiró un misil desde la frontal, pero Buffon reaccionó rápido. Antes del 90’ Ibrahimovic también generó peligro, pero el fútbol quiso que el elegido para pasar a los cuartos de final se decidiese en la prórroga.

La prórroga definió la eliminatoria

En a primera parte del tiempo extra no varió el resultado, pero sí el modo de jugar, ahora se presentaba un partido mucho más duro. Tanto es así que Ronaldo y Tacchinardi vieron la tarjeta roja. El centro campista italiano agarró del cuello al jugador madridista y éste le respondió con una patada. El árbitro del encuentro, el alemán Markus Merk. tomó la decisión de expulsar a ambos jugadores. Los dos conjuntos se quedaron con diez futbolistas sobre el tapete.

IMAGEN: www.marca.com

Un saque de falta de Luís Figo enmudeció a todos los asistentes al estadio, pero su disparo se marchó lamiendo el palo derecho de la portería custodiada por Buffon. A falta de cuatro minutos para los penaltis, un mal despeje de Raúl Bravo permitió a Zalayeta anotar un gol desde la frontal que clasificaría a la Juventus para los cuartos de final (2-1 en el global). La Champions League se quedaba, de ese modo, sin ningún representante español. Un año más, Turín ahogó las esperanzas de un Madrid que no levantó cabeza en toda la temporada.

IMAGEN: el pais.com

VAVEL Logo