La diáspora burgalesa
Mata celebra un gol con el Chelsea - www.mundodeportivo.com

La provincia burgalesa, a lo largo de su historia, puede presumir a nivel futbolístico, de que en muchas ocasiones ha criado a jugadores de "alto stánding". El ejemplo perfecto es el ya fallecido ex de Barcelona, Sevilla o Real Madrid Chus María Pereda, el burgalés con más temporadas en activo, concretamente 20, retirándose en 1972 con más de 300 partidos a sus espaldas. Otro gran jugador cidiano y conocido principalmente por vestir la camiseta realista es Lorenzo Juarros, más conocido como "Loren", quien llegó a disputar 18 temporadas en la máxima categoría, mayoritariamente en la Real Sociedad, donde consiguió una Copa del Rey en 1987. Otros más conocidos como Miguel Ángel Portugal (centrocampista que vistió cinco temporadas los colores del Real Madrid y actual Seleccionador de Bolivia), el exportero del Burgos y del Valencia Manzanedo o el exmalaguista Martínez (quien estuvo once temporadas en el desaparecido CD Málaga y otras cinco en el Valladolid) se suman a esta lista de jugadores a la que también podemos añadir el histórico delantero blanquinegro y rojipardillo Eduardo Vélez, el mirandés Enrique Herrero o el ex-espanyolista y exnumantino entre otros equipos, José Rojo, conocido en el ámbito futbolístico como Pacheta.

A partir del S. XXI jugadores burgaleses como Mata (máximo exponente de los jugadores burgaleses en la actualidad), Pablo Íñiguez, Álvaro Antón, Gonzalo, Viyuela, Sergio Herrera, Diego Rico, Raúl Rodrigo, Pesca, Ruba o Míchel Zabaco hicieron las maletas para jugar fuera de la provincia burgalesa, muchos de ellos en Segunda B.

Juan Mata. Hijo de Juan Manuel Mata, el extremo del Chelsea nació en Burgos porque su padre en ese momento defendía los colores del Real Burgos. Con 4 años se mudó a la tierra natal de su padre. Mata se crió en las categorías inferiores del Real Oviedo, donde ya apuntaba maneras de crack. Con 14 años, fue fichado por la cantera del Real Madrid. Escalando peldaños desde Cadete, llegó al Juvenil blanco en la 2005-2006, ganando la Copa de Campeones ese año. Un año después, Mata llegó al filial madridista en la 2006-2007, donde consiguió ser el segundo máximo goleador, superado tan sólo por Álvaro Negredo. El extremo burgalés cuajó una gran temporada con el Castilla. Esto provocó que en el verano de 2007 fuera fichado por el Valencia, donde marcó 5 goles en su primer año a las órdenes de Quique Sánchez Flores y más tarde de Ronald Koeman tras la destitución del primero. Ese año será inolvidable para él, ya que consiguió ganar la Copa del Rey, anotando además el primer gol de la Final ante el Getafe. Tras un gran debut en primera, su segundo año no fue para menos y anotó 11 goles en 34 partidos con la zamarra valencianista, destacando también su elevado número de asistencias. En la campaña 2009-2010, Mata ya era un referente en el equipo de la ciudad del Turia y ese año fue el culmen de su carrera, ya que heredó el dorsal "10" de otros referentes históricos como Kempes o Angulo y se consagró como una de las piezas clave del conjunto che. Con 9 goles y más de 15 asistencias en Liga, fue llamado por Del Bosque para jugar el Mundial de 2010. Su último año como jugador del Valencia fue en la 2010-2011, antes de ser vendido al Chelsea, donde cargó con todo el equipo a sus espaldas tras las bajas de Villa y Silva. Ese año jugó 33 partidos y anotó 8 goles. Tras 4 años en el Valencia, Mata fue fichado por el Chelsea, donde jugaría con otro español como Fernando Torres. En su primer año en el club londinense, consiguió 6 dianas en 34 partidos, siendo uno de los referentes por banda de la Premier League. Ese año ganó su primera Champions League. En la campaña 2012-2013, el burgalés consiguió nada más y nada menos que 11 goles en 35 partidos, convirtiéndose en uno de los referentes en el ataque del club entrenado por Di Matteo. Juan Mata tiene en su haber 1 Eurocopa, 1 Mundial, 1 Champions, 1 Copa del Rey, 1 Copa de Inglaterra, 1 UEFA Europa League y 1 Mundial Sub-19.

Mata controla un balon con el Chelsea - Zimbio.com

Pablo Íñiguez. Hijo del ex-baloncestista y actual entrenador del Fenerbahçe de Baloncesto Roberto Íñiguez, el joven central burgalés nació en la ciudad cidiana debido a que su padre (nacido en Vitoria) jugaba en el CB Tizona de Burgos, marchando años después a Valencia, donde el jugador del Submarino vivió toda su infancia. Íñiguez llegó al Villarreal en categoría Infantil y fue escalando hasta llegar al Villarreal C en 2011 con tan sólo 17 años. Allí jugó 10 partidos y anotó 1 gol. Pronto la disciplina amarillo se enteró de su indudable calidad y en los últimos partidos del filial amarillo, el central fue llamado por Julio Velázquez, donde disputó 6 partidos en la categoría de plata aun siendo Juvenil. Un año más tarde, se convirtió en uno de ls referentes en la zaga del Villarreal B, jugando 23 partidos. La oportunidad de debutar con el primer equipo del Submarino Amarillo le llegaría en Diciembre de 2012, en el Estadio Martínez Valero, contra el Elche, donde jugó de titular disputando el partido al completo. Finalmente, el joven central alternó con los dos clubes, disputando 7 encuentros en el equipo entrenado primeramente por Julio Velázquez (quien le dio la oportunidad de debutar) y más tarde por Marcelino García, quien dirige al club actualmente. Íñiguez, además, es Internacional Sub-19 y Sub-20 con España.

Álvaro Antón. Originario de Pinilla de los Barruecos, el mediapunta burgalés llegó al primer equipo del Real Valladolid en 2002, con tan sólo 19 años, debutó esa misma temporada en Primera frente al Alavés en Mendizorroza, siendo este su único partido. No fue hasta la 2004-2005 y con el club pucelano en Segunda cuando le empezaron a llegar las oportunidades. Esa temporada, alternó con el filial y el primer equipo pucelano, llegando a jugar 18 encuentros y marcando 3 goles con la elástica blanquivioleta en la categoría de plata, siendo uno de los mayores descubrimientos de ese año en el club pucelano. En la 2005-2006, anotó 4 tantos en 25 partidos. Un año más tarde el club pucelano conseguiría el tan ansiado ascenso a Primera División. Ese año, Álvaro disputó 21 partidos, marcando 3 goles. En Primera apenas gozó de minutos y en el mercado invernal fue cedido al Racing de Ferrol para evitar el descenso del club de Xoan Veiga a Segunda B, algo que no consiguió a pesar de haber marcado 6 goles en 21 partidos. En la 2008-2009, el Valladolid volvió a cederle, esta vez para jugar en Primera con el Numancia. Allí disputó tan solo 7 partidos, debido a que en Noviembre sufrió una lesión en el ligamento cruzado anterior, privándole de jugar lo que restaba de temporada. Un año después el club pucelano lo volvió a ceder por tercera vez, siendo el Recreativo de Huelva el destino del jugador burgalés. En Huelva demostró su gran fútbol que atesoraba y consiguió 5 goles en 32 partidos, siendo una de las referencias del club onubense. Tras el descenso del club blanquivioleta a Segunda, fue repescado para jugar la Temporada 2010-2011. Ese año jugó otros 32 partidos, marcando 1 gol. Para la campaña 2011-2012, fue fichado por el FC Cartagena. Allí volvió a disputar 32 encuentros, marcando 4 goles, algo que no evitó el descenso de los blanquinegros a Segunda B. El pasado año defendió los coloresdel CD Guadalajara, siendo uno de los referentes y posiblemente el mejor jugador de la disciplina alcarreña. El mediapunta disputó 41 partidos y anotó 8 goles, pero el equipo morado fue descendido administrativamente debido a que según el CSD, el club había cometido irregularidades en la ampliación de capital. Actualmente Álvaro Antón defiende los colores del Recreativo de Huelva, siendo su segunda etapa en el club blanquiazul.

Gonzalo de la Fuente. Nacido en la capital de la provincia burgalesa, llegó al primer equipo del Burgos C.F. en la temporada 2004-2005, de la mano de Fede Castaños, con quien jugó 3 partidos esa misma campaña. El año siguiente disputó 12 partidos con la zamarra blanquinegra, llegando a coger algo más de confianza en el terreno de juego. En la 2006-2007, el equipo blanquinegro confeccionó una plantilla con jugadores mayoritariamente vascos y navarros con amplia experiencia en Segunda B, lo que privó al central burgalés de hacerse un hueco en la plantilla, jugando tan sólo 1 encuentro a las órdenes de Gonzalo Arconada. El siguiente año fue nefasto para el Burgos, ya que descendió a Tercera, aunque Gonzalo se convirtió en una pieza clave. Un año después, ficharía por el Oviedo para conseguir el ascenso a Segunda B, algo que el club carbayón logró frente al Mallorca B en el año 2009. En la siguiente campaña, Gonzalo jugó 21 partidos con la entidad asturiana, llegando a marcar 1 gol. Todo ello derivó de una grave lesión que le mantuvo cuatro meses fuera de los terrenos de juego. En la 2010-2011, alternaría su puesto con Víctor Díaz y el veterano López Ramos, lo que supuso que disputara 22 partidos. Tras la vuelta del Burgos a Segunda B, Gonzalo regresó al equipo que le vio nacer como futbolista, pero varias lesiones leves y un nefasto año del club burgalés en la categoría de bronce, condicionó que sólo llegase a jugar 24 partidos, descendiendo finalmente a Tercera de nuevo. La campaña anterior fue fichado por el Caudal de Mieres, el equipo revelación del G. I de Tercera. Allí Gonzalo jugó 35 partidos, llegando a ser uno de los pilares básicos de la zaga mierense, equipo con el que llegó a disputar Play-offs de ascenso a Segunda B. Esta temporada, Gonzalo pertenece a la disciplina del Real Avilés, donde se está consagrando como uno de los mejores defensas de la plantilla.

VAVEL Logo