Dos hermanos que guardan diferentes historias
Javi Fuego con ambas elásticas. (Fotos: Carla Cortés | VAVEL y Levante UD). (Montaje: Iván Carsí Sánchez | VAVEL).

El Levante Unión Deportiva y el Valencia Club de Fútbol. Dos instituciones singulares, pero hermanas. Sí, aunque muchos no lo crean. El Valencia y el Levante son dos hermanos. Sí, lo explicaré. El Levante es ese hermano mayor, que pese a tener mayor edad y experiencia, los padres dejan un tanto de lado, porque puede sobrevivir él mismo. Por su parte, el Valencia es el hermano pequeño, el talentoso, el que no tiene experiencia, pero sí el cariño de los padres.

Como si de una familia se tratase, las vidas de ambos hermanos se han encontrado y se han separado muchas veces. El Levante UD, era feliz hasta el nacimiento del pequeño, desde entonces, ha tenido que luchar sin ayuda de los padres para lograr ser lo que es hoy. Mientras que el pequeño se ha llevado todos los favores, y gracias a su juventud y talento, ha podido tener una vida llena de éxitos, aunque vacía de experiencia.

Hoy en el 2014, las vidas de ambos se vuelven a cruzar. El mayor, gracias a la experiencia y al trabajo, ya ha pasado la crisis de los 40. Después de estar en el paro, ya ha conseguido fundar una empresa que trabaja en Europa ocasionalmente. Sin embargo el hermano pequeño está en plena crisis. Después de numerosos éxitos, laborales, sociales y amorosos, está en plena caída. Al Valencia se le acabó el idilio con la Champions League, las relaciones laborales con grandes magnates europeos como Manchester United o Paris Saint Germain y encima no encuentra trabajo.

La experiencia ha permitido al Levante volver a levantar el vuelo, pero la ingenuidad e inmadurez de ser el hermano pequeño están pasando factura al Valencia. Asimismo no podemos obviar que en la vida de estos dos hermanos ha habido numerosas personas en común. Algunos tuvieron mejor relación con el Levante, otros con el Valencia, con ambos o con ninguno.

El Levante UD fue su casa

Muchos jugadores han vestido la camiseta de ambos equipos, algunos de ellos después de toda una trayectoria en el fútbol, pero que al fin y al cabo han dado los mejores momentos de su carrera deportiva en la entidad del Ciudad de Valencia. Juanfran es el ejemplo más destacado de todos.

El veterano lateral izquierdo salió del histórico CD Serranos, club donde dio el saltó al Levante UD en el año 1994. En el club levantinista estuvo 3 campañas en las que el equipo logró el ascenso a Segunda División, siendo uno de los futbolistas más destacados. El Valencia aprovechó la categoría de su vecino y ficho al defensa. Siempre lidiando con la titularidad en el esquema de Claudio Ranieri, Juanfran militó 2 campañas en el Valencia, disputando 51 encuentros y logrando una Copa del Rey. Aunque sus años más felices estaban por llegar. En invierno de 2010 regresa al Levante desde Grecia para lograr el ansiado ascenso a Primera División. Dicho y hecho. El equipo que le dio la alternativa ascendió a la máxima categoría del fútbol español. A sus 37 años se ha convertido en todo un referente para la afición de Orriols. Juanfran ha podido vivir los mejores momentos deportivos de la entidad, logrando jugar al Europa League y marcando el primer tanto europeo del club frente al Helsingborgs. 5 campañas y más de 100 partidos con la elástica granota.

Otro fue Juan Luis Mora, el arquero de Aranjuez llegó al Levante en el año 2003, en la categoría de Plata. Allí se erigió como el dueño de la portería levantinista durante dos años. Con 78 partidos y un ascenso con el club, el Valencia lo ficha tras el descenso de sus vecinos para suplir a Andrés Palop. En el club blanquinegro no tendría suerte al estar a la sombra de Santiago Cañizares. Al no renovar regresa al Levante dos años más logrando el regreso a Primera División antes de retirarse.

Por último hay jugadores que tan solo han estado unas campañas en el Levante, después de haber sido descartados por el Valencia. Son los casos de David Navarro, Míchel Herrero y Miguel Pallardó. El central debutó con el Valencia en la 2001/02, y pese a vivir la época gloriosa del club, no fue parte importante de la misma. En el año 2012 después de una experiencia fallida en Suiza, regresa a la Capital del Turia, esta vez al Levante. En la entidad presidida por Quico Catalán ha encontrado la estabilidad. Es titular indiscutible y acumula 42 encuentros en Liga desde mitad de la 2011/12. Por su parte Pallardó, después de militar 3 cursos en el primer equipo valencianista sin apenas oportunidades, decide marcharse al Getafe. Allí no tendría mucha suerte y recala en el curso 2008 en el Levante, donde ha logrado un ascenso y competir en la Europa League. Con el Levante ha disputado 86 encuentros de liga y 5 de competición europea. Míchel Herrero, pese a regresar al Valencia, nunca ha tenido una oportunidad de brillar en el mismo, y fue el curso pasado cuando explotó como jugador en las filas del Levante.

El Valencia les dio sus mejores años

Sin lugar a dudas, los mayores exponentes de haber militado en las filias de ambos conjuntos y tener una exitosa carrera en el Valencia son Vicente Rodríguez y Javier Farinós, aunque también surgen nombres como Fernando Giner, Pedja Mijatovic o Vicente Seguí entre otros.

La figura del extremo izquierdo está totalmente ligada al murciélago blanquinegro, pero no podemos obviar su pasado “granota”. El de Benicalap fue fichado por el Levante del equipo de su barrio, pero en el año 2000, el Valencia, su equipo de toda la vida, puso los ojos en él y lo fichó. Esa misma campaña ya pudimos vislumbrar las primeras puñaladas del “Puñal de Benicalap”. Su olfato de gol, su velocidad y una zurda exquisita lo elevaron a la “Galaxia Europea” en la que pocos jugadores pueden entrar. Un referente en el club de la Avenida de Suecia durante años. Fue partícipe de la época dorada del club logrando 2 Ligas, 1 Copa de La UEFA, 1 Copa del Rey y 1 Supercopa de Europa. Como valencianista disputó 333 encuentros en 11 cursos, anotando 51 tantos. Solo las lesiones pudieron con la magia del “xiquet de Benicalap”.

Farinós, criado en la cantera de Paterna, logró subir al primer equipo con 19 años. La edad no fue un problema y desde el primer momento fue un jugador con carácter para ser un referente en el coliseo blanquinegro. Después de convertirse en el líder de la medular con mucho trabajo, ya que la grada de Mestalla siempre fue exigente con él, llevó al Valencia a su primera final de la Champions League. Tras perder la misma y siendo ya internacional con España, el Inter pagó 16.3 millones de Euros para sacarlo de casa. Años más tarde en la 2011/12 recala en el Levante al no renovar con el Hércules. En el Levante forma parte de la plantilla histórica que se clasificó para la Europa League. Pese a estar un curso, disputó 30 encuentros bajo las órdenes de Juan Ignacio Martínez, y es parte de la historia de ambas instituciones.

Cómo ya hemos mencionado antes, no solo jugadores de la época reciente han vestido ambas zamarras. Fernando Giner es toda una seña de identidad del equipo blanquinegro. Con 14 temporadas en el Valencia y 320 partidos jugados, el central de Alboraya se marchó al Levante UD, donde puso la experiencia para lograr el ansiado ascenso a Segunda División a finales de los años 90. Por otro lado también tenemos a Vicente Seguí, con 20 años llegó al Valencia, donde disputó 13 campañas, logrando la Liga en el 1946/47 y la Copa del Rey en dos ocasiones (1949 y 1954). Tras 305 partidos con la elástica del Valencia se marchó al Levante a terminar su carrera, al igual que hiciera Pasieguito. Por último, debemos destacar a Mijatovic. El montenegrino solo estuvo tres años, pero destapó el tarro de las esencias, tanto el de los amores como el de los odios. Con 62 goles en 124 partidos, marchó a la capital al Real Madrid, considerando esto como un acto de traición al Valencia. Finalizó su carrera en el Levante a inicios de siglo en Segunda División.

Otros jugadores con pasado en común

No todos los futbolistas que han compartido los escudos de ambos clubes lo han hecho de forma exitosa. El primer ejemplo es Líbero Parri, el medio de Burjasot formado en la cantera del Valencia, solo pudo disputar 17 partidos en la 2000/01 con el club de Mestalla. Después de muchas campañas trotando por el fútbol español, recaló en el 2008 en el Levante, donde su protagonismo fue diluyéndose poco a poco hasta salir del club. Otro jugador que pasó con más pena que gloria, en parte debido a las lesiones, fue Asier Del Horno. El lateral vasco llegó a Valencia procedente del Chelsea. Ya en el club valenciano se lesionó de gravedad y en 5 años solo pudo jugar 24 partidos con la elástica del Valencia. Al final tras numerosas cesiones llega al Levante, donde en media temporada realiza un gran papel, pero al curso siguiente, de nuevo las lesiones le obligan a acabar su carrera deportiva. David Cerrajería, uno canterano que nunca tuvo una oportunidad en el Valencia, y recaló en 2008 en el Levante. Allí sería parte importante del equipo hasta la finalización del año 2011 en Primera División, cuando se le comunicó que no se contaba con él. El último de estos jugadores que no tuvieron suerte fue Salva Ballesta. Tras ser Pichichi de Primera y de Segunda con el Racing y el Atlético respectivamente, fichó por el Valencia, pero no cumplió las expectativas, y en apenas año y medio se marchó. En 2007 llega cedido al Levante, donde logra el ascenso, aunque sin ser un jugador clave.

Por último, nos encontramos con tres futbolistas que sin destacar excesivamente han jugado para ambos equipos a un nivel alto. El primer caso es Javi Guerra, el actual ariete del Real Valladolid, pasó brevemente por la cantera del Valencia. Allí anotó 45 goles en 3 cursos con el Mestalla. Dos años más tarde regresaría a Valencia, esta vez cedido al Levante. Con 12 tantos fue el máximo realizador junto a Rubén Suárez y logró el último ascenso del equipo “granota”. Los dos últimos protagonistas son Xisco Muñoz y Javi Fuego. El primero, nacido en Manacor, llega al Mestalla en el 1999, y tras varias cesiones logra hacerse un hueco en la plantilla de Rafa Benítez. En dos temporadas disputa un total de 60 choques y ayuda a ganar el doblete. Más tarde en 2009 recalaría en el Levante, dejando excelentes sensaciones en forma de 9 goles. Javi Fuego debutaría en Primera División en la 2007/08 con el Levante UD tras salir del Sporting de Gijón. El asturiano tendría que marcharse del club por los problemas económicos que el mismo atravesaba. Este verano llegaría libre al Valencia después de varios años a gran nivel con el Rayo Vallecano. El mediocampista defensivo ha sido una de las sensaciones del inicio de campaña blanquinegro.

(Foto 1: Levante UD).

(Foto 2: Superdeporte).

(Foto 3: José Antonio Sanz | MARCA).

(Foto 4: Getty Images).

VAVEL Logo