Entrevista. Juanjo: "Antes, el fútbol en Murcia tenía un ambiente más familiar"
Juanjo posa para Vavel | Foto: Daniel Luna.

A pesar de haber nacido en el pueblo guipuzcoano de Eskoriatza, el 15 de junio de 1961, y de haber estado enrolado en las filas del Alavés durante sus primeros cuatro años como futbolista profesional (1981-1985), Juan José Díaz de Guereñu Esquivel fue, durante el resto de su trayectoria como futbolista profesional, jugador del Real Murcia, equipo del que se convirtió en leyenda gracias a superar las doscientas cincuenta participaciones.

El corpulento exjugador -mide alrededor de 1’90m- nos atiende con una sonrisa en la cara para, especialmente, recordarnos cómo fue la época del Real Murcia del que él formó parte y también para expresarnos cuál es su punto de vista del equipo grana que ve en la actualidad.

Pregunta: Antes de nada, nos gustaría saber a qué se dedica actualmente Juan José Díaz de Guereñu Esquivel.

Respuesta: Ahora mismo colaboro, junto con otros exjugadores del Real Murcia, en la escuela de fútbol de Torreagüera, donde entreno a los chavales de la categoría benjamín.

P: ¿Y es difícil manejar a los chicos? ¿Se portan bien?

R: Es complicado, porque a esas edades los niños nada más que piensan en la pelota. Para ellos los entrenamientos son jugar partidillos, chutar a portería… Pero es algo normal; cuando van llegando a la categoría infantil, a cadetes, los trabajos son completamente distintos en relación a lo físico a lo técnico, etc. Pero bueno, ahora mismo solamente quieren jugar y tengo que repartir los 25 minutos que tiene cada parte de un partido equitativamente entre todos los chavales; se gane o se pierda.

P: ¿Y vais bien en la liga?

R: Afortunadamente el año pasado quedamos segundos y este año, los cuatro partidos que hemos jugado hasta ahora los hemos ganado. Por tanto, de momento vamos bien.

P: ¿Piensa involucrarse más seriamente en su faceta de entrenador de fútbol?

R: Hace tiempo que ya me planteé este tema, pero directamente no quiero seguir con categorías mayores, a partir de juveniles, porque a veces es difícil de entender que un partido de fútbol juegan once jugadores y los cambios se van realizando a medida que se va desarrollando el encuentro. Y cuando se tiene que dejar a un jugador sin jugar ni un solo minuto, eso no entra en mi corazón; en esos casos se me quedaría una espina clavada. Y, aparte, yo como entrenador necesito más espacio que el pequeño trozo de área técnica que dejan. Incluso con los benjamines corro la banda para darle instrucciones.

Foto: www.todocoleccion.net.

P: Me ha comentado antes que, lamentablemente, tiene un problema en las manos que le va a hacer pasar por el quirófano. ¿No será a raíz de dar golpes en la mesa mientras ve partidos del actual Real Murcia?

R: No, no, todo lo contrario (risas). Estuve poco con el doctor Pedro Luis Ripoll a quien le conté lo que me estaba pasando y me dijo que tenía que pasar por el quirófano para intervenirme el túnel carpiano de las dos manos. Este pasado miércoles me intervinieron de una de las manos y en un tiempo lo harán de la otra. Es un poco engorroso porque no puedo conducir mientras tanto, etc.

P: Esperamos que le vaya bien las intervenciones.

R: Muchas gracias. Afortunadamente, estoy en buenas manos (risas); con este grupo de médicos ya he pasado tres intervenciones como futbolista.

P: Sí, de las lesiones que sufrió como futbolista profesional hablaremos más adelante.

R: Sí, porque tengo unas cuantas (risas), desgraciadamente. Incluso en los entrenamientos, a veces después tuve que ir a que me cosieran una ceja al vestuario.

P: ¿Es el fútbol un deporte duro? ¿Se puede comparar a otros deportes como el ciclismo, por ejemplo?

R: Lo que pasa es que en el ciclismo las lesiones se producen sobre todo por las caídas, afectando a la clavícula mayormente. El fútbol es un deporte de contacto, de problemas musculares, etc. Personalmente pienso que aunque en fútbol se producen más lesiones que en ciclismo, por ejemplo, este último es un deporte más exigente.

P: ¿Es actualmente Juanjo seguidor del Real Murcia?

R: Sí, claro. Ahora mismo estoy colaborando en un medio informativo de la Cadena Cope con Vicente Cánovas, Pedro Solana y con el colegiado Pérez Sánchez comentando los partidos del Real Murcia siempre que puedo.

P: Sea sincero, ¿hay equipo para el ascenso o el inicio de la liga fue un espejismo?

R: Hay equipo para todo: para ascender, para mantenerse y para descender (risas). Bueno, personalmente pienso que deben de aprovechar el hecho de estar jugando de nuevo en Segunda División después de todo lo que ocurrió el año pasado. El equipo no debe caer en la rutina de posicionarse en los puestos de descenso, porque ya hemos pasado por eso y se sufre muchísimo. Además, Murcia es una ciudad que vibra con el fútbol y sería una pena.

P: Pero, ¿cómo ve la situación del equipo en liga?

R: Veo que hay mucha igualdad entre todos los equipos; fíjate que hasta hace poco había un equipo ‘desahuciado’, como era el Real Madrid Castilla, y con el cambio de entrenador, que no sé si ha tocado algo con una varita mágica, le ha dado otro aire al equipo.

P: Según tu punto de vista, ¿cuál es el origen de la gran inestabilidad que ha sufrido el Real Murcia durante los últimos años?

R: Pues es muy difícil de decir, pero ya en mi época hubo mucha variación de presidentes y de entrenadores. Cuando el equipo está cayendo ‘en picado’ se producen muchos cambios de entrenador y, cuando los resultados son positivos, el entrenador permanece. Entonces, en ese sentido, siempre hay variación. El fútbol es un deporte y, como deporte, depende de los resultados especialmente, aparte de temas extradeportivos que puedan afectar, como el descenso administrativo que sufrimos ya una vez, cuando yo era jugador del Real Murcia.

P: ¿Durará mucho tiempo Julio Velázquez en el banquillo?

R: Creo que lo que le va a marcar y poder acabar la temporada son los resultados. Otra cosa son los temas no deportivos, como cuando David Vidal logró el ascenso a Primera División y fue cesado por discrepancias con el presidente por ‘tiras y aflojas’ en los términos del contrato.

P: En una época difícil económicamente, equipos como el Real Murcia tienden a fichar menos jugadores y a tirar más de cantera, ¿hay suficiente nivel en las categorías inferiores de la Región de Murcia como para garantizar un buen futuro a corto/medio plazo?

R: Es muy complicado. Es verdad que hace tiempo el filial del Real Murcia tenía mucha importancia, pero ahora mismo no se puede tirar mano de la cantera aquí. Ahora mismo, poder tirar de la cantera, creo que pueden el Real Madrid, el Barcelona, la Real Sociedad y el Athletic de Bilbao, que cuenta con la única cantera ‘oficial’ digamos, porque los chicos que entrenan y juegan en Lezama son los que tienen una proyección para jugar el día de mañana en el primer equipo del Athletic de Bilbao.

P: Con el estadio que tiene el Real Murcia es una pena que no esté en la máxima categoría del fútbol español.

R: Bueno, ya jugó en Primera División. Lo que pasa es que mantenerse durante un período de tiempo prolongado es muy complicado, porque, normalmente, cuando un equipo sube ‘echa las campanas al vuelo’ y gasta dinero en futbolistas que a lo mejor luego no tienen minutos, etc.

Foto: www.lospimentoneros.com / igbel307.

P: ¿Piensa que la dirección deportiva que está tomando el Real Murcia está siendo la correcta?


R: Mira, yo no estoy dentro del club y solo te puedo opinar de lo que yo veo en el terreno de juego. Yo creo que ellos intentarán de alguna manera traer jugadores que mejoren al equipo. Lo que pasa es que si traen, por ejemplo, a Wellington Silva, y no tiene el momento bueno en los 15 o 20 minutos que juega, pues ya sabes cómo es la gente. Deben de tener una continuidad para que se les pueda valorar.

P: Aunque la Condomina no estaba mal, ¿a que le hubiera gustado jugar en la Nueva Condomina?

R: La Nueva Condomina es un estadio nuevo y divino, pero el ambiente es totalmente distinto. Cuando nosotros jugábamos en la Condomina a la gente la tenías encima; o el mero hecho de que tu vayas al estadio una hora antes y te encuentres en los bares de alrededor la tertulia deportiva previa al partido, etc. Era más familiar, por ejemplo cuando nosotros vivimos alguna ‘pañolada’; incluso vivíamos en el centro de Murcia, cosa que ahora muy difícil de ver. Ahora todo es un poco más frío.

P: De todas maneras, los jugadores del Real Murcia no estarían jugando en Segunda División si no fuera por el descenso administrativo del Guadalajara. Usted ya vivió situaciones similares jugando en el conjunto grana. Cuénteme, aunque era una época distinta, ¿cómo se vive un descenso administrativo?

R: Pues te voy a contar mi caso. El 1 de julio de 1992, después de haber acabado la temporada en un puesto que implicaba descenso deportivo, con Joaquín Peiró como entrenador, se iba a decidir si el equipo se mantenía en la categoría o bajaba a Segunda B. Estaba en la casa de mis padres, en San Sebastián, y me enteré por los medios de comunicación que finalmente el equipo baja ‘por los despachos’, así que me puse automáticamente en contacto con el Real Murcia porque había un equipo que quería hacerse con sus servicios. Se lo comenté al presidente, Juan Garrido, y me dijo que dependía del entrenador, y Peiró me dijo: “Tú, conmigo”; así que yo no dije nada más. Al siguiente año estábamos todos muy unidos, éramos ‘una piña’, porque sabíamos que era muy importante tanto a nivel deportivo como económico el poder ascender a Segunda División, y lo conseguimos, ya con Vicente Carlos Campillo como entrenador, quien sucedió a Peiró. Y eso que entonces los ‘play-offs’ eran más complicados que ahora, tenía un formato más exigente.

P: El Alavés tampoco está para tirar cohetes actualmente…

R: Ahora mismo se ha metido en una zona complicada; lo tiene muy difícil para salir del descenso, aunque obviamente me gustaría que saliese de esa situación.

P: Remontémonos ahora a la época del Juanjo jugador. ¿Cómo se describiría para la gente que no le ha visto sobre el terreno de juego?

R: Valorarme a mí mismo es complicado, pero bueno, diría que era un central con envergadura, que iba bien al choque, etc. Siempre que salía al campo lo daba todo, no daba un balón por perdido, no se me podía pedir más. Ahora bien, técnicamente no podía estar a la altura de Tendillo, Guina o Manolo, por decir algunos; conozco mis virtudes y también mis defectos. Un equipo necesita tener un equipo con muchos tipos de futbolistas.

P: ¿Con qué jugador actual se identificaría? Varias personas me han comentado que le identifican con Sergio Ramos.

R: No sé, hacer una comparación de la época nuestra con la de ahora es difícil. Pero yo me veo más como Carles Puyol. Aún así, Sergio Ramos me parece que tiene cualidades para ser el mejor central del mundo, como Varane.

P: Pues el francés últimamente está sufriendo un calvario con las lesiones. El año pasado tuvo continuidad y se pudo ver que puede llegar a ser el líder de la zaga francesa durante muchos años. ¿Cree que puede volver a coger el nivel que tenía o le limitará el miedo a recaer de una lesión?

R: No es miedo por volver a recaer, pero son situaciones muy complicadas. Yo no sé cuál es exactamente la situación de Varane, pero creo que si está tanto tiempo fuera de los terrenos de juego debe haber algo más que una lesión de menisco, de la que se supone que está recuperado ya. Algo más complicado debe de ser.

P: ¿De qué manera ha cambiado el fútbol en estos 25 años?

R: Ha cambio mucho, sobre todo en cuanto a tácticas, métodos de entrenamiento -con la inclusión de la tecnología- o algunas reglas, porque si hay una falta sobre la línea que limita el área grande ahora se señaliza penalti, antes no. En este sentido, lo primero que me dice la gente cuando me ve por la calle, me dice: “¡Qué pena no haber pillado esta época, Juanjo!”. Y yo les digo que no es una pena, son épocas distintas, porque, si empezamos así, los que jugaron antes que yo podrían decirme de igual manera: “Anda, si hubiera jugado en tu época”. Yo ni echo hacia adelante ni echo para atrás; no me arrepiento de nada.

P: ¿Cuándo supo que iba a ser jugador de fútbol?

R: Desde que era my pequeño. Mi madre siempre decía de mí que dejaba el chupete apartado en una orilla y cogía el balón y no lo soltaba. En los cumpleaños, el regalo que siempre quería que me hicieran era un balón de fútbol para poder jugar con mis amigos, porque el único que entonces tenía pelota era yo. Entonces, se puede decir que el fútbol ha sido una pasión para mí desde siempre y que, afortunadamente, dio sus frutos. Ahora, mis padres jamás se imaginarían que iba a llegar hasta dónde llegué.

P: ¿Qué pasos dio hasta debutar con el primer equipo del Alavés?

R: Antes de llegar al Alavés, jugaba en juveniles y en categoría Regional en el equipo de un pueblo pequeño junto a Zubizarreta o López Rekarte. Después ‘me echaron el ojo’, fui avanzando y llegué al Alavés, aunque al principio jugaba con el filial, en 3ª División, mientras estaba en el servicio militar. Con el primer equipo del Alavés debuté el día 6 de enero de 1982 en una eliminatoria de Copa del Rey contra el Atlético de Madrid de Leal, Rodri, Arteche, en definitiva, jugadores emblemáticos del Atlético. El partido lo perdimos por 1-2, pero yo marqué el gol del Alavés.

P: Vaya regalo de reyes entonces, ¿no?

R: Pues espérate, porque el entrenador –José María García de Andoín- me convocó para el siguiente partido de liga del Alavés, que jugaba en Segunda División. Era contra el Recreativo de Huelva y ganamos 1-0 con otro gol mío, de cabeza; ¡fíjate cómo fueron mis inicios en el Alavés!

P: Y después al Real Murcia, ¿cómo se gestó su fichaje?

R: Yo estaba en el Alavés y terminaba contrato. Por entonces el Real Murcia buscaba un sustituto similar al defensa Higinio, que no iba a renovar y que terminó yéndose al Recreativo de Huelva, y yo compartía algunas características con él. Pero además, yo tenía ofertas del Logroñés y del Oviedo, pero decidí irme al Real Murcia porque fue el primero que se interesó por mis servicios.

P: La opción más lejana de tu ciudad natal.

R: Sí, eso me decía mi madre: “¿Dónde van tan lejos, pudiendo estar más cerca de casa?”. Además, yo firmé en el mes de julio y dije: “¡madre mía, que calor hace aquí!”.

Foto: www.realmurcia1919.blogspot.com.es.


P: En el momento de tu llegada a la Región de Murcia, ¿intuías que ibas a permanecer tanto tiempo allí?

R: No, imposible (risas). Nunca puedes llegar a pensar que vas a estar tanto tiempo en un equipo en el momento en el que firmas por ese club.

P: ¿Fue duro el período de adaptación?

R: No, para nada. Cuando llegué al Real Murcia me fui a vivir con Manuel Núñez, que también era del norte –del equipo de Sestao-, y ya llevaba aquí creo que tres temporadas. También con Manolo, que llegó del Sabadell. Pues ya ves tú, todos solteros, pues estábamos siempre todos juntos.

P: ¿Cuál fue la clave o las claves para convertirse en un jugador histórico del club grana?

R: No sé, te diría que lo primero es el trabajo; el trabajo, junto con el rendimiento que tú puedas haberle dado al club, creo que es lo que cuenta.

P: Uno de los mejores momentos que viviste durante tu carrera supongo que fue el ascenso a Primera División con el Real Murcia y la estancia en esta categoría durante tres temporadas.

R: Sí, aunque después estuvimos tres temporadas en Primera División, para mí, el ascenso fue algo precioso; además como campeones de Segunda División. Aunque tampoco olvido otras alegrías deportivas, me quedaría con ese momento.

P: ¿Con qué rival se queda?

R: Muchísimos, aunque si tuviera que elegir a uno diría Gary Lineker, jugador inglés que jugaba en el FC Barcelona y que fue pichichi del Mundial de México 86’. Siempre jugaba con la mano vendada. Tuve la gran suerte de poder enfrentarme a él.

P: En el lado negativo de su trayectoria profesional están las lesiones de rodilla, que le obligan de alguna manera a poner fin a su carrera.

R: Sí, las lesiones y una situación que viví en el tramo final de mi carrera en el Real Murcia -después de diez años en el club- cuando, debido a la mala situación económica del club se decidió democráticamente por parte de la plantilla –aunque yo voté en contra, porque no todo era tan sencillo- a hacer un ‘encierro’ para protestar. Yo, como capitán del equipo, se lo comuniqué al presidente, y a partir de ese momento fui tratado injustamente como ‘cabeza de turco’, y me perjudicó muchísimo. La cosa estaba en que yo necesitaba jugar 24 o 25 partidos de liga para renovar el contrato, y los partidos iban pasando y el entrenador no me convocaba por lo que te he comentado antes, y eso que yo me entrenaba como siempre, dándolo todo. No fui convocado desde la jornada 19 hasta la 32; era totalmente injusto lo que habían hecho conmigo. Al final, tuve la gran fortuna de que hubo un momento en que, entre lesionados y sancionados, tuve que jugar, y lo hice sin rencor, dándolo todo, como hice siempre; ya eran 20 partidos. Seguí jugando y se llegó a la última jornada, contra el Gramanet; si el equipo empataba o perdía, bajaba de categoría, y si yo jugaba, mi contrato se renovaba.

P: ¿Y qué pasó al final?

R: El autobús salió con media hora de viaje porque hubo una reunión entre el presidente, Faustino Cano, el entrenador, ‘Chato’ González y el gerente Antonio Sánchez Carrillo, quienes estaban debatiendo sobre mí. El presidente le preguntó al entrenador: “¿Usted cuenta con él?”, a lo que ‘Chato’ González le respondió: “Yo, sí”. Y se jugó el partido, en el que yo jugué, pero empatamos a uno y descendimos a Tercera División. El siguiente año apenas jugué por el tema de las lesiones. Todo aquello me agotó mucho.


P: ¿Qué le aportó Juanjo al fútbol de la Región y qué le aportó la Región a Juanjo?

R: Fue recíproco. La afición me dio mucho calor y yo intenté contestarle con lo que yo sabía hacer en el campo, nada más. Además, la Región de Murcia ha sido mi vida; me lo ha dado todo, a mis dos niñas y a mi mujer, que era murciana y que desgraciadamente falleció hace unos años. Ahora, cuando voy al norte, la gente me dice: “¡murciano!, ¿qué tal por allí?”. Ten en cuenta que llevo aquí alrededor de 30 años…

P: Cuando se retiró pasó a estar ligado al mundo del periodismo deportivo. Cuénteme.

R: Me gusta colaborar, como ya he hecho en tertulias deportivas en 7 Región de Murcia, en el Canal 8 de Molina de Segura, en Popular Televisión, etc. Y en emisoras como Onda Regional, Radio digital, Ondacero o Cadena Cope, como te he comentado antes, aunque no me lo tomo como algo profesional, ni como proyección de futuro.

Foto: www.realmurcia1919.blogspot.com.es.

P: Aparte del fútbol, ¿le gustan otros deportes?

R: Sí, muchos, el baloncesto, balonmano, etc. El deporte en general, digamos. Eso sí, me apasionan los deportes de raqueta, como el tenis o, sobre todo, el squash. ¡Vaya palizas nos metíamos a jugar en el Olimpic Club entre los compañeros de equipo! Lo que no me ‘tira’ tanto es el golf, aunque me han animado a jugar. Me gustan los deportes más dinámicos, no tan pausados.

P: Entonces le gustará el pádel…

R: No, ese deporte es más moderno (risas).

P: Como aficionado al tenis, ¿qué piensa de Rafael Nadal?

R: Pues que representa unos valores increíbles. Si no le dan el premio de mejor deportista de la historia de España, ¿a quién se lo van a dar? Es el número uno.

P: Un deseo para el 2014.

R: A nivel humano, trabajo y, sobre todo lo demás, salud. A nivel deportivo, que el Real Murcia pueda conseguir el ascenso y que el Alavés consiga la permanencia. Y bueno, que otros equipos de la Región de Murcia también tengan éxitos, como el UCAM Murcia, La Hoya Lorca o el Cartagena, que lo están haciendo muy bien.

Muchas gracias por atendernos, Juanjo. Desde Vavel le deseamos mucha suerte para el año que acaba de comenzar.

VAVEL Logo