El retorno del mariscal
Gustavo Cabral en uno de los lances contra en Villareal esta temporada. (Foto: Mª Jose Segovia | VAVEL).

Cabral ya está de vuelta en el equipo celeste. El equipo lo necesitaba, los aficionados lo pedían a gritos, Sergi Gómez ya no era el mismo que anteriores encuentros...y es que nadie manda más que él en la zaga olívica. Nueve goles en tres partidos es demasiado para un equipo que aspira a entrar en Europa y que juega a las mil maravillas, desde la defensa a la punta de ataque. Con Fontás en baja forma y Sergi Gómez algo desorientado en los últimos lances, Cabral se antoja fundamental en el esquema de Berizzo. Por su veteranía, por su temperamento, por su dureza y su colocación en el campo, el argentino (ya con pasaporte español) tiene que ser el regalo anticipado de Navidad al Celta de Vigo que le ayude a recuperar el buen hacer en el campeonato.

Los datos son claros: el Celta de Vigo ha encajado 11 goles en contra en nueve partidos disputados con Gustavo Cabral en el once (contando con el postrero gol de Marcelo ya con el argentino expulsado). Sin Cabral, el Celta ha recibido nueve goles en contra, pero solamente en tres partidos, sufriendo dos duras derrotas, en el derbi contra el Deportivo, y la debacle de Balaídos al caer derrotado por 1-5 contra el Valencia. Unos números que hablan por sí solos. El Mariscal debe estar al mando, o el barco se va a la deriva.

Pero nunca es tarde para enderezar el rumbo. Uno de los capitanes del navío vuelve a su puesto de trabajo, de donde nunca se tuvo que bajar. Con él, el Celta de Vigo es más seguro, Sergi Gómez volverá a su nivel de contundencia y los aficionados tendrán una razón más para alentar a su equipo. Tras tres largos partidos en la sombra, el sábado contra el Sporting de Gijón, Balaídos vivirá el retorno del Mariscal

VAVEL Logo