Un brasileño con toques verdiblancos
Leo Baptistao en el Villarreal

El delantero hispano-brasileño tendrá que verse las caras el próximo sábado, 16 de enero, ante el equipo que le acogió después de verse obligado a buscar la cesión en busca de minutos de juego, los cuales no tenía en el Atlético de Madrid, como hubiera deseado. En su estancia en el equipo verdiblanco, pudo asumir más galones de los que tenía en el Atlético de Madrid, generando unas reminiscencias de su primer paso por el Rayo Vallecano en el año 2012, cuando finalizó la temporada con siete goles en Liga y siendo el líder del equipo en la punta de lanza.

Posteriormente, Leo Baptistao regresaría de nuevo al Rayo Vallecano por una temporada, para recalar finalmente en el Villarreal en el verano de 2015 en calidad de cedido. Durante la temporada, el delantero del equipo de Castellón, no ha defraudado a los presentes. Si bien es cierto que todavía no ha terminado de estallar todo su potencial en el equipo, Baptistao ya ha dado varias muestras de talento que le caracterizan. Con dos goles en Liga, uno en Copa del Rey y otros dos en Europa League, el hispano-brasileño ha ido ganando la confianza de Marcelino para alcanzar la titularidad en múltiples casos. Las lesiones de algunos de los delanteros del equipo también han permitido que Baptistao tuviera más oportunidades de ser titular, pero también de tener una mayor responsabilidad a sus espaldas a la hora de tirar del equipo.

Un pasado efímero andaluz   

Los números de Leo Baptistao como jugador del Real Betis en los años 2013 y 2014 no fueron seguramente los esperados por el propio jugador. En veintidós partidos oficiales jugados con la camiseta verdiblanca, solo anotó dos goles; uno en competición liguera y el otro en Europa League. Un promedio goleador bastante bajo para un jugador que en su primera etapa como rayista anotó siete goles en veintinueve partidos. Aunque por otro lado, el promedio goleador de Baptistao como delantero del Betis fue exactamente el mismo que tuvo en la anterior campaña en el Atlético de Madrid, por lo que el nivel fue similar pero las oportunidades que tuvo en el Betis fueron bastante mayores.

Baptistao, que llegó el Betis para evolucionar como jugador y terminar de hacerse nombre en el fútbol europeo, no llegó a cumplir los objetivos de manera clara. Con su llegada al equipo andaluz, gran parte de los seguidores esperaban a un jugador más desenvuelto y líder de lo que realmente fue esa temporada. La titularidad de Rubén Castro fue el principal escollo de Leo Basptistao para ser la pieza fundamental en el ataque del equipo. Pese a ello, el jugador tuvo un gran cúmulo de minutos que aprovechó parcialmente, ya que el conjunto verdiblanco finalizó en última posición el campeonato de liga, descendiendo a la división de plata del fútbol español. La debacle del equipo fue una de las principales causas por las que el delantero no terminó de cuajar.

La hora de la verdad

El próximo fin de semana, Baptistao contará con otra oportunidad ante el que fue su equipo, para destacar y demostrar su valía y su candidatura a la titularidad en el conjunto groguet, “desarmando” la dupla Soldado-Bakambu. Enfrente, un equipo muy tocado en lo físico y en lo anímico, más si cabe después de que Pepe Mel fuera destituido nuevamente como técnico del Real Betis. Se espera que el delantero hispano-brasileño cuente con un puñado de minutos en este encuentro en el que se reencontrará con excompañeros y contra los que el jugador tiene ganas de plasmar una buena imagen. Es con gran evidencia una prueba importante para Leo Baptistao, el cual intentará aprovechar los minutos que disponga para realizar una buena actuación ante un equipo que en principio no se presenta como un hueso duro de roer y del que puede aprovechar fisuras defensivas notables para aumentar el promedio goleador de la temporada.

  

VAVEL Logo