Resumen temporada UD Las Palmas 2015/16: con Setién llegó la calma
Resumen temporada UD Las Palmas 2015/16: con Setién llegó la calma | Fotomontaje: Alejandro Mateos - VAVEL

Tras el ansiado ascenso a Primera División, Las Palmas emprendió un duro e intenso camino hacia la puesta a punto. Los amarillos terminaron la temporada ante el Zaragoza, en la vuelta del playoff por el ascenso, el 21 de junio de 2015. Casi después de un mes, el 16 de julio, la plantilla volvía a los entrenamientos con la intención de preparar un curso liguero que se avecinaba complejo. La pretemporada sembró algunas dudas debido a los malos resultados cosechados; nueve partidos en los que las sensaciones no fueron las mejores, pero que sirvieron para detectar los errores de cara al inicio de campeonato.

Nueve fueron los compromisos que encaró Las Palmas en su camino a la Primera División. El balance no fue negativo en cuanto a resultados, pero sí evidenciaba las carencias de un equipo que debía mejorar si quería competir en la división de oro. Cinco victorias y cuatro derrotas encuadradas en un mes de vértigo donde se sucedieron los partidos incluso en días consecutivos. Una pretemporada sin demasiados alardes que no auguraba los mejores presagios, pero que dejaba el orgullo amarillo a merced de la magia del regreso a la cumbre del balompié nacional.

Selección del Sur 0-4 Las Palmas (20 de julio)

El primer partido de pretemporada tuvo lugar en el Estadio de Las Sardinas, en la localidad sureña de Tunte, con una afluencia masiva para ver el primer encuentro de una Unión Deportiva de Primera. Los pupilos de Herrera bailaron al son que marcaba Roque Mesa, protagonista del choque. El teldense marcó dos goles, uno de penalti a lo Panenka y otro de disparo desde la frontal. Además, asistió a Araujo en el gol del argentino y condujo el contragolpe que Asdrúbal convirtió en el definitivo 0-4. Las sensaciones fueron positivas en el duelo que también sirvió para el debut de Pedro Bigas y Javi Varas.

Mensajero 0-5 Las Palmas (31 de julio)

La segunda cita del ‘stage’ de preparación en las semanas previas al inicio de Liga llevó a Las Palmas a tierras palmeras. El Mensajero, recién ascendido a Segunda División B, fue el anfitrión. Plantó cara el cuadro local, pero las letales acciones grancanarias fueron clave. Asdrúbal inició pronto el camino hacia la victoria. El ‘búfalo de Guanarteme’ anotó dos tantos, en los minutos 23 y 42, para encarrilar el encuentro antes del descanso. Tras la reanudación, un once completamente distinto al de la primera parte se encargó de cerrar el marcador. Los hermanos Figueroa tomaron las riendas del juego y contribuyeron con sendas dianas. Primero, Héctor, segundo, y de falta directa, Momo. Para finalizar, David García redondeó el resultado.

Tenerife 1-0 Las Palmas (1 de agosto)

Llegaba el momento más esperado de la pretemporada. La Copa Mahou, celebrada sistemáticamente durante los últimos años, enfrentaba a Tenerife y Las Palmas. El partido de ida tuvo lugar en el Estadio Heliodoro Rodríguez López. La Unión Deportiva sacó un once competitivo en el que destacaba Ofir Kriaf, futbolista que probó en las filas amarillas durante unas semanas para otear su posible fichaje. La iniciativa fue tomada por la escuadra tinerfeña, que poco tardó en dar señales de peligro. Fundamental fue Bigas en su cara a cara con el delantero Pedro. El mallorquín ya dejaba pinceladas de su calidad. Tras un transcurso intenso y en el que las ocasiones predominaron en el lado local, Nadjib anotó el primer y único tanto en el minuto 89.

Laguna 0-3 Las Palmas (2 de agosto)

Las Palmas se adjudicó el II Trofeo Ciudad de La Laguna tras vencer en su cuarto encuentro de pretemporada. Los visitantes dominaron y Sergio Araujo tradujo el buen juego en gol. Le ayudaron en la tarea realizadora Jonathan Viera y Nauzet Alemán, quienes se encargaron de sellar el triunfo. La cara opuesta fue la expulsión de Christian Fernández en el minuto 75, que dio lugar a un penalti posteriormente atajado por Dani Lorenzo, guardameta titular. Las rotaciones acapararon un partido que fue el final de la mini gira por La Palma y Tenerife.

Marítimo de Funchal 1-2 Las Palmas (7 de agosto)

Primer amistoso del curso fuera del archipiélago el que se disputó en Portugal. Paco Herrera lo tomo como una prueba de mayor seriedad y así lo captaron sus jugadores. Sin embargo, la primera fase del choque fue dominada por el conjunto local; de hecho, se adelantó en el 17’. Pero Sergio Araujo puso las tablas poco después, antes de llegar al descanso, tras definir a la perfección en un mano a mano. La segunda mitad comenzó con fuerza, sobre todo por parte de los canarios. Jonathan Viera culminó la remontada en el 48’ tras colocar el esférico en la escuadra. Se siguió creando peligro pero ya sin demasiado acierto.

Almería 2-0 Las Palmas (9 de agosto)

Las Palmas visitaba por primera vez en pretemporada la península ibérica, concretamente tierras andaluzas. El partido comenzó con mayor dominio amarillo, pero Fatau, de buen disparo desde la frontar, despertó a los almerienses de su letargo. El Estadio Juegos del Mediterráneo mostraba su mejor cara y llevó en volandas a los suyos. En la segunda parte, Iván Sánchez sentenció con el definitivo segundo tanto, pero la brecha pudo ser mayor. En la Unión Deportiva debutó Antolín Alcaraz, una de las incorporaciones estivales.

Las Palmas 0-1 Tenerife (12 de agosto)

Llegó el esperado partido de vuelta de la Copa Mahou, que sirvió además como presentación oficial de la Unión Deportiva. Los fuegos artificiales y los aplausos a los integrantes de la plantilla protagonizaron los prolegómenos. Pero Siete Palmas presentaba una noche marcada por las inclemencias meteorológicas, entre aparato eléctrico y lluvia. Las Palmas, esperanzado en poder remontar el adverso resultado de la ida. Pero el Tenerife volvía a exhibirse y se manifestó superior desde los primeros momentos del choque. Pedro Martín, en el minuto 42, vertía un jarro de agua fría sobre el Estadio de Gran Canaria. La segunda parte no mejoró la imagen local y los de Herrera terminaron sucumbiendo.

Rayo Vallecano 1-0 Las Palmas (15 de agosto)

Primera cita seria entre dos contendientes que se verían las caras en Primera División y que, además, serían rivales directos por la permanencia. Vallecas acogió, por tanto, un duelo que ayudó a esclarecer las últimas bases sobre las que cimentar la temporada. Ambas escuadras no dudaron en proponer su juego combinativo y de buen gusto desde el comienzo, algo que agradeció el graderío madrileño. Los de Paco Jémez, no obstante, fueron superiores en los primeros instantes, si bien las ocasiones eran mutuas. En la segunda mitad, Raúl Baena convirtió el tanto de la victoria. Las Palmas lo intentó y tuvo oportunidades para empatar, pero no estuvo certero en los remates.

Las Palmas 4-2 Atlético de Tetuán (16 de agosto)

La Unión Deportiva afrontaba el último encuentro de pretemporada antes de debutar en Liga ante el Atlético de Madrid. Los insulares recibieron al equipo entrenado por Sergio Lobera, ex entrenador amarillo. Un frenético inicio de partido dejó el marcador en 1-1 al minuto 4. El juego fue gradualmente disminuyendo en ritmo, pero en los últimos diez minutos de la primera parte tuvo lugar otro apoteósico tramo en forma de goles. 2-2 al descanso, pero tras la reanudación Araujo se encargó de poner en ventaja y de sentenciar el duelo.

Una pretemporada de altibajos tocaba su fin. El periodo de pruebas se acababa y era turno para la hora de la verdad. Más dudas que certezas en poco más de un mes donde los movimientos de altas y bajas fueron protagonistas. Una plantilla basada en la idea de cantera y de futbolistas canarios pondría pies, días después, en la competición donde desearon jugar desde pequeños. Los sueños pueden cumplirse. 

El premio de la permanencia

La UD Las Palmas vive en la actualidad uno de los momentos más dulces de la historia moderna del club. El representativo grancanario ha conseguido mantenerse en Primera División, lo ha logrado con una plantilla formada en su gran mayoría por jugadores nacidos en la isla y su juego ha enganchado no solo al aficionado amarillo, sino al aficionado al fútbol en general.  La segunda vuelta de los de Quique Setíen ha sido para enmarcar y el futuro ilusiona a la parroquia amarilla.

El objetivo al comenzar la temporada no podía ser más claro y a la vez más complicado, había que conseguir la permanencia  en la mejor liga del mundo.  No fue nada fácil la adaptación del equipo insular a la categoría, ocupando puestos de descenso en 11 de las 16 primeras jornadas.

Adiós a Paco Herrera…

Fuente:udlaspalmas.es

Tras igualar el peor comienzo en Primera División de la historia del club, se decidió en la jornada 8 del campeonato que el artífice de devolver al equipo a la liga de las estrellas fuera destituido. Una medida la cual generó mucha controversia entre la afición, pues ni si quiera se había llegado al primer tercio de temporada. Así, Paco Herrera se convertía en el primer entrenador cesado. Lejos de acrecentar las polémicas, Herrera afrontaba su destitución como un momento para estar unidos y daba todo su apoyo a quien lo sustituiría, Quique Setién: "La dirección deportiva ha acertado con su contratación porque es un buen entrenador y una bellísima persona".

…Hola Setién

Fuente:udlaspalmas.es

El técnico cántabro llegaba a un equipo que ocupaba la penúltima plaza en la clasificación, con una afición enfadada por la destitución de su predecesor y con un estilo de juego completamente diferente al desarrollado por los amarillos hasta su llegada. Desde su primer partido se apreció que tener el balón iba a ser la seña de identidad de Las Palmas. Sin embargo, el estilo de juego innegociable para Setién, tardaría en dar sus frutos. No fue hasta 8 jornadas después de su llegada, cuando el equipo insular saldría del descenso. Los resultados comenzaban a ser positivos y con ellos se iba cocinando a fuego lento la mejor versión de los grancanarios.

Recuperación de la identidad perdida

Fuente:udlaspalmas.es

Esta temporada no solo ha sido el año de la permanencia. La remodelación del estadio, el crecimiento de la asistencia de público, la política de cantera y que la plantilla este formada en un 64% por jugadores nacidos en Gran Canaria, le han devuelto al club la identidad que parecía haber perdido desde incluso antes de abandonar el viejo Insular. Detalles, como el homenaje a García Panasco con la implantación de un busto en el interior del estadio, el reconocimiento a los argentinos de oro el año pasado o la despedida a Don Juan Carlos Valerón, son muestras del esfuerzo que se está haciendo no solo por no olvidar la historia si no por cuidarla, pregonarla e intentar  implantar las señas de identidad que un día hicieron, han hecho y harán estar entre los clubes más grandes a la UD Las Palmas.

El inicio de Quique Setién

Tras ocho jornadas muy dubitativas, en las que el equipo solo había conseguido una victoria contra el Sevilla y dos empates ante Levante y Celta de Vigo, el cuerpo directivo de la Unión Deportiva Las Palmas decidió destituir al entrenador del ascenso, el catalán Paco Herrera, y contratar a un nuevo director del juego del equipo. El desencadenante de la decisión fue la dura derrota encajada por el equipo amarillo en el Coliseum Alfonso Pérez, donde el Getafe fue capaz de marcar hasta cuatro goles a la endeble defensa de cinco de Herrera.

Este hecho, sumado a las derrotas contra equipos de los considerados rivales directos (la UD perdió contra el Rayo Vallecano o el Eibar, ambos partidos jugados en casa), hizo que Miguel Ángel Ramírez decidiera dar un vuelco a la situación, fichando al entrenador cántabro Quique Setién.

Los primeros pasos de Setién al frente del conjunto amarillo, eso sí, siguieron unos derroteros muy similares a los de su antecesor en el cargo. El entrenador cántabro introdujo algunos cambios interesantes: el primero, suprimir la línea defensiva de cinco. Con todo, la UD no supo encajar las nuevas directrices, y los nuevos roles, todo lo rápido que hubiera sido aceptable: empates, derrotas y alguna victoria aislada muy difícil de conseguir fueron los primeros guarismos logrados por el nuevo técnico, que no conseguía sacar a la escuadra grancanaria de las posiciones más bajas de la clasificación de la Liga BBVA.

El primer partido con Setién al frente fue en casa y ante un equipo cuanto menos complicado para una “primera vez”: todo un semifinalista de la Europa League, el Villarreal CF. Aunque el equipo no consiguió anotar, incrementando su nefasta racha de cara a puerta, tampoco tuvo que sacar ningún balón del fondo de las mallas: un empate a cero que no daba el estreno soñado, pero que sí se podía conseguir positivo.

El Real Madrid fue el segundo rival de Setién en Las Palmas

Para seguir con el complicado calendario de los primeros partidos de Setién, el entrenador vio el Santiago Bernabéu en su segundo encuentro al frente de la UD, todo un desafío. En un partido en el cual el equipo canario no se amedrentó en ningún momento, llegándole a disputar de tú a tú el partido al Real Madrid de Benítez, el equipo blanco hizo valer su superioridad y se deshizo, finalmente, por un claro 3-1 de Las Palmas. Setién seguía sin conseguir la victoria, que seguía siendo la asignatura pendiente del club, tras cinco jornadas de sequía en ese aspecto.

Pero la tan ansiada victoria llegó justo en la jornada posterior. El Estadio de Gran Canaria recibía a la Real Sociedad, un equipo que se encontraba en una situación similar de necesidad a la del equipo amarillo. Es más, el entrenador txuri-urdin fue destituido al finalizar esa jornada, tras perder por 2-0 frente a los amarillos.

Sin embargo, fue un simple espejismo. Setién siguió teniendo enormes dificultades para lograr resultados positivos: un empate frente al Valencia en Mestalla en la jornada 12, una derrota contra el Deportivo en el Gran Canaria en la jornada 13 y una nueva derrota en El Molinón frente al Sporting en la jornada 14. Estas eran dos nuevas derrotas, con una imagen que distaba mucho de la deseada, ante dos rivales directos por la permanencia: Las Palmas se encontraba en una situación muy delicada, 19ª de la clasificación.

A Setién aún le quedaba mucho camino por hacer, y poco antes del descanso navideño, Las Palmas no conseguía salir del descenso tras la derrota encajada contra el Espanyol en la jornada 16, tras haber logrado una importante victoria en la jornada anterior contra el Betis. 

El fortín del Estadio de Gran Canaria

La Unión Deportiva ha conseguido mantener su plaza en Primera División. Pero si esto ha ocurrido es, en gran medida, gracias a su Tierra Santa. Un feudo donde se ha edificado un fortín clave para la permanencia y para el disfrute de sus aficionados. El Estadio de Gran Canaria ha reservado intacta la esencia del Insular, donde se han vivido las etapas más gloriosas de la historia amarilla. Un territorio que evoca el aroma del fútbol.

En la vida, toda persona necesita sentirse protegida, a salvo. Desde la niñez, cuando existe ese temor por los monstruos, hasta la madurez, cuando el miedo por verse atacado inquieta y de qué manera. Los fantasmas se desvanecen cuando hay un lugar en el que conformar un hogar, fabricado con mayor dosis de sentimiento que de cemento. En el fútbol, cada equipo también necesita percibir una sensación de tranquilidad, de sobrellevar la situación. Y qué mejor sitio que en casa. Un feudo donde estar custodiado y lograr los mejores éxitos.

Así ha resultado la simbiosis entre el Estadio de Gran Canaria y Las Palmas. Era la primera temporada que el campo de Siete Palmas veía jugar a su equipo en Primera División. El primer gol en su césped en la máxima categoría lo anotó Roque Mesa, ante el Sevilla. El último, hasta el momento, de Wakaso Mubarak. De uno a otro, 25 goles en 19 partidos. En total, 29 puntos de los 44 que finalmente logró el conjunto amarillo, lo que supone un 66%. Todo ello es el desglose de las ocho victorias, cinco empates y seis derrotas. La nota negativa, los 17 tantos recibidos.

De los triunfos cosechados en el Gran Canaria, los más abultados han sido ante Getafe y Espanyol. Ambos fueron castigados con sendos 4-0, en las jornadas 27 y 35. Y no es casualidad que se hayan producido en la segunda vuelta de la competición, ya que es en ella donde la Unión Deportiva ha explotado su potencial. De hecho, los únicos equipo capaces de vencer en Gran Canaria a partir de la jornada 19 fueron los tres primeros clasificados: Atlético de Madrid (0-3), Barcelona (1-2) y Real Madrid (1-2). Los dos últimos sufrieron hasta el final frente a la valentía de unos guerreros de amarillo que no perdieron la fe.

El primer triunfo de la campaña como local llegó en la quinta jornada ante el Sevilla por dos tantos a cero. Antes, un empate a cero frente al Levante y una derrota por la mínima contra el Rayo Vallecano. Pero el equipo de Unai Emery no fue el único “grande” en caer en Siete Palmas. El Villarreal no pudo pasar del 0-0, al igual que el Athletic y el Valencia sucumbió 2-1. Algo que evidencia el potencial canario cuando juega ante su afición, parte fundamental de las conquistas.

Las obras para devolver la esencia del Insular

La Unión Deportiva decidió afrontar un proyecto mediante el que acercar las gradas al terreno de juego. El proceso se inició con el cuadro insular en Segunda División, y ahora ha terminado la fase más importante en la élite del balompié nacional. Incluso se baraja la posibilidad de preparar el acercamiento de las gradas de Naciente. Pero el objetivo primordial de todo ello ha sido dar una sensación de mayor apego y apoyo hacia los jugadores. Tal y como sucedía en el Estadio Insular, durante las imponentes tardes de fútbol que se vivían en su interior.

Una vez concluida la temporada, el Estadio de Gran Canaria se engalana para el próximo curso. Será turno de afrontar la campaña de afianzamiento en la categoría. Un elemento clave será el fortín de Siete Palmas, que volverá a recibir a pequeños y mayores para llevar en volandas a los futbolistas. Los números lo avalan y los sentimientos, también. Hasta entonces, los operarios se centran en mejorar el césped y en ultimar todo detalle que deje lista la parte logística. Ya solo queda esperar.

VAVEL Logo