La ilusión rojiblanca renace
Carcela abrió el marcador en el partido contra el Betis. Foto: Antonio L. Juárez.

Los granadinistas volvieron a disfrutar en el Nuevo Los Cármenes por segunda jornada consecutiva. La ilusión volvió a renacer en los aficionados rojiblancos, que tras la dura goleada recibida en Ipurúa veían otra vez desvanecidas las esperanzas de que su equipo se quede en Primera División. El Granada CF volvió a mostrar su mejor versión y exhibió un buen juego que, unido a una buena efectividad, le permitió lograr una importante victoria contra el Betis. Un triunfo ilusionante para seguir soñando con el objetivo de la salvación. 

La alineación del Granada CF fue diferente, un partido más. El equipo granadino tenía las bajas por lesión de Saunier y de Kravets y por sanción de David Lombán. Alcaraz volvió a apostar por un sistema con tres centrales y dos carrileros. Foulquier por la banda derecha y Héctor Hernández por la izquierda, por primera vez en el once éste último, mientras que para el eje de la zaga los elegidos fueron Ingason, Gastón Silva y el joven Hongla. En la medular actuaron Uche y Wakaso. Los extremos fueron esta vez para Pereira y Carcela y la punta del ataque para Adrián Ramos.

El Betis también llegó a este partido con bajas importantes como las de Dani Ceballos y Pezzela, por sanción, además de las de Joaquín, José Carlos y Navarro, por lesión. El once del cuadro verdiblanco estuvo formado por Adán, Piccini, Mandi, Donk, Tosca, Durmisi, Rubén Pardo, Petros, Jonas Martin, Álex Alegría y Rubén Castro. 

El balón echó a rodar en el Nuevo Los Cármenes con muchos huecos vacíos aún en las gradas. Noche de viernes y día laboral. Pero los granadinistas que fueron llegando más tarde no se perdieron nada reseñable de unos primeros minutos tranquilos, en los que tuvo que ser atendido nada más comenzar Donk, que después se reincorporó sin problemas.

Los béticos, que contaron con el apoyo de parte de sus aficionados en las gradas, fueron los primeros en generar peligro en la meta contraria. Si bien sus llegadas no fueron muy contundentes. Rubén Castró forzó un córner tras un disparo cruzado desde la derecha. Los rojiblancos, alentados por su público, tenían que responder. Y lo hicieron. Wakaso empezó a hilar buenas combinaciones en el centro del campo y provocó los primeros aplausos. Hongla se atrevió con un disparo desde fuera del área, pero fue demasiado flojo y no entrañó problemas para Adán (14'). 

La magia de Mehdi Carcela apareció después. El marroquí se fabricó el solito un auténtico golazo con el que abrió el marcador. Wakaso robó el balón en el centro del campo y combinó con Carcela, quien se marchó por velocidad, se internó en el área y disparó con la zurda para alojar el balón por la escuadra izquierda de la portería de Adán (18'). 1-0 para respirar.

Carcela celebra su gol | Foto: AL Juárez
Carcela celebra su gol | Foto: AL Juárez

La grada gritaba 'sí se puede' y el Granada CF se vino más arriba. Foulquier, con alma y corazón, centró al área con peligro pero no encontró rematador. El Granada CF se encontraba muy cómodo y al Betis le costaba generar. El equipo nazarí, que tuvo el apoyo de su presidente Jiang Lizhang desde el palco, se desató y en el 28' firmó el segundo gol de la noche. Adrián Ramos cabeceó un balón por el que luchó hasta recuperarlo Héctor Hernández. El jugador cedido por la Real ha llegado con ganas a Granada y peleó por una pelota que puso de manera magistral para el remate del delantero colombiano.

Los rojiblancos jugaban casi a placer y la grada empezó a corear cada uno de los pases con olés. El Betis quería amargar la fiesta pero le costaba llegar. Piccini lo consiguió con un centro desde la derecha que atrapó por alto Ochoa (31'). 

El equipo de Alcaraz estaba con confianza y a los pocos minutos amplió más su ventaja. Un disparo de Carcela lo desvió con el pie Adán y el rechace lo aprovechó Andreas Pereira para rematar el balón al fondo de la red (33'). El jugador se marchó a celebrarlo cara a una grada que le idolatra, pues es uno de los futbolistas que mejor está respondiendo en esta inestable temporada.

Pereira celebra su gol | Foto: AL Juárez
Pereira celebra su gol | Foto: AL Juárez

Wakaso vio la primera amarilla del partido (39') en el tramo final de una primera parte que terminó con ese 3-0 para el Granada CF, el marcador más plácido visto en feudo granadino esta campaña.

Ventaja suficiente para no sufrir

En la segunda parte el Granada CF no sufrió. Víctor Sánchez del Amo retiró en el descanso al defensa Donk y dio entrada al delantero Sanabria, pero los verdiblancos apenas mejoraron. Solo un disparo de Rubén Castro supuso cierto peligro para Ochoa, pero fue bastante flojo.

El Granada CF agrandó su ventaja y redondeó el marcador con un gol en el 64', obra también de Adrián Ramos. El colombiano firmó un doblete tras finalizar un contragolpe iniciado por Uche Agbo y con asistencia de Andreas Pereira. 

Celebración del segundo gol de Adrián Ramos | Foto: AL Juárez
Celebración del segundo gol de Adrián Ramos | Foto: AL Juárez

Ambos equipos se quedaron con un jugador menos en el 67' en una jugada en la que fueron expulsados con tarjeta roja directa tanto Andreas Pereira como Nahuel, que solo llevaba unos cinco minutos sobre el césped, pues entró en lugar de Álex Alegría. Un rifirafe entre ambos acabó con ese castigo.
Alcaraz dio descanso a Wakaso, que se marchó ovacionado, y dio entrada a Sergi Samper, jugador que ha perdido la titularidad. El catalán se mostró cómodo sobre el césped e intentó un bonito disparo de vaselina que se marchó cerca de la portería de Adán.

También recibió el calor del público granadino Héctor Hernández cuando fue sustituido por Isaac Cuenca. El jugador de la Real lo dio todo durante el partido y el público se lo agradeció. Los aficionados disfrutaron durante el encuentro y solo se llevaron un disgusto con el gol de la honra del Betis, obra de Petros tras una asitencia de Durmisi.

Otra sonora ovación sonó en Los Cármenes para Carcela, que dejó su sitio a Kone, quien debutó con la rojiblanca horizontal. Los destellos de calidad del marroquí regresaron en un partido en el que al Granada le salieron las cosas bien. Los rojiblancos se sitúan con este triunfo a dos puntos de la salvación a espera de lo que hagan sus rivales más directos, Sporting y Leganés, que se miden al Atleti y al Barça. La ilusión ha vuelto con más fuerza a Granada y los de corazón rojiblanco esperan que sea para quedarse y lograr el final soñado. 

VAVEL Logo