Cornellà y Barcelona, pasión por el fútbol base
Fotomontaje: Anxo Rei Rei - VAVEL España

Más allá de las diferencias obvias que existen entre el FC Barcelona y la UE Cornellà, dejando de lado los títulos, así como la situación económica y social de cada uno de los clubes, hay algo muy importante, de raíz, que los une: esa pasión por el fútbol base, la constancia en el trabajo diario con los más pequeños. Es quizá esa esencia diferenciadora del resto de clubes, esa seña de identidad que en un lado y otro impera, la que produce los grandes resultados que estamos viendo en futbolistas que haciendo un alto en el camino en el club de Llobregat, han logrado lanzarse hacia sus sueños en el FC Barcelona.

Andrés Manzano, director general de la UE Cornellà, explicó a VAVEL cuál podría ser el principal atractivo de la propuesta de su club a futbolistas procedentes del Barcelona: "Ofrece un entorno profesional lo más parecido al que se han encontrado antes en el Barça o el Espanyol, que les permite desarrollarse como futbolistas y como personas. Nuestro trabajo es formarles en ambos sentidos, pero somos un club de fútbol y por tanto enfocado expresamente en la parte futbolística. Cuando hablo con ellos después, o les leo alguna entrevista posterior, destacan que la capacidad de trabajo a nivel profesional es muy parecida".

A la cabeza en fútbol formativo

El haberse convertido en un referente en el fútbol formativo con la fuerza que lo ha hecho en años recientes ha sorprendido principalmente a los que están dentro del club. "Nosotros mismos, las personas que llevamos mucho tiempo trabajando aquí, miramos atrás y pensamos: ¿somos nosotros? El club sobre todo en los últimos cuatro años ha dado un salto de calidad muy grande en todos los niveles. Es tan complicado para un club sin medios como éste, que además no tiene ayudas municipales más que la cesión de la instalación, que nos preguntamos: ¿seríamos capaces de volver a conseguirlo? Tener un primer equipo en Segunda B, incluso haciendo temporadas muy buenas, el Juvenil de División de Honor buscando clasificarse para la Copa del Rey, el Juvenil B luchando por ser campeón de Liga y compitiendo a máximo nivel con todos los equipos profesionales. Eso es muy complicado. Es un aliciente para nosotros y un motivo de orgullo, nos hace venir a trabajar cada día muy contentos, para ver si podemos mantener e incluso mejorar esa situación", señala Andrés.

 

El director técnico de la UE Cornellà, atendiendo a VAVEL | Foto: Gerard Franco - VAVEL
El director técnico de la UE Cornellà, atendiendo a VAVEL | Foto: Gerard Franco - VAVEL

 

El director general de la UE Cornellà destacó las situaciones que considera claves para este reciente auge del club: "El haber conquistado la Copa Danone dos años consecutivos, ganando a todos los equipos de España y representando al país en los campeonatos mundiales, nos ha dado una repercusión muy amplia a nivel internacional. Un momento álgido fue cuando el primer equipo se clasificó para disputar los dieciseisavos de Copa del Rey contra el Real Madrid. Esa circunstancia, sumada a la buena tercera temporada en Segunda B, es lo que ha hecho que el club sea más conocido fuera de Cataluña. Aquí en Cataluña ya estaba bastante reconocido por nuestro trabajo en el fútbol base".

El mayor éxito para mí es que Jordi Alba gane la Champions

Al preguntarle por cómo se siente al ver que después de llevar a cabo una bonita labor de formación llega un gigante para llevarse a los futbolistas que comienzan a despuntar, Andrés Manzano respondió así: "Me gusta esta pregunta, porque nosotros reflexionamos sobre esta situación. Los componentes de nuestro equipo de trabajo aquí en el Cornellà siempre decimos que nuestro éxito es que ellos sean profesionales, para mí el mayor éxito es que Jordi Alba marque un gol en la final de la Eurocopa o que sea campeón de la Champions con el Barcelona, difícilmente eso se puede superar. Entonces hemos de encontrar cuál es el mejor camino para que ellos puedan convertirse en profesionales. No cabe duda que aunque esto nos genera una sensación agridulce, porque siempre quieres competir con los mejores y quieres a los mejores contigo, cuando la oportunidad que les viene les va a ayudar a seguir desarrollándose como futbolistas y les va a acercar al mundo profesional, tiene que ser un motivo de alegría. Hay una parte que sabes que te va a generar más trabajo, porque has de cubrir esa baja, pero es un motivo de alegría. Los jugadores lo perciben así y de ahí quizá la buena relación que mantenemos con muchos de ellos".

Con el verde en el corazón

El director general del club de Llobregat dijo mantener una buena relación con Jordi Alba y su familia. "Con Jordi tengo una relación bastante próxima, no viene por aquí porque está a un nivel ya que cuando hace cualquier cosa tiene que pensarla. Cuando va a los sitios ha de ir con cierto cuidado, pero su padre viene mucho. Yo convencí a Jordi para venir aquí cuando dejó el Barça, coincidimos cuatro meses como compañeros de vestuario, con lo cual la relacion profesional se estrechó mucho más", dijo Andrés, que también hizo mención a las visitas de otros ex del equipo al Nou Municipal: "Keita Balde viene muchísimo, sus hermanos juegan aquí, suele pasarse a saludarnos. Ilie y Ruben Miño son socios del club, Jordi Alba es socio de honor, me consta que todos ellos siguen el devenir del club. Àlex Carbonell que ha debutado con el primer equipo, viene a algún partido. Lucas, cedido por el Barça, cuando estaba allí también mantenía una relación muy cercana con nosotros. Todo depende del carácter y el tiempo que tenga cada uno, pero en general la mayoría de ellos tiene un afecto importante por el club y por esas personas que en un momento clave de su carrera deportiva los ayudaron a encontrar el camino correcto".

El acuerdo entre Cornellà y Barcelona es fructífero para ambas partes

A modo de conclusión de la conversación mantenida, después de nombrar a Kike y Juan, que llegaron el año pasado al Juvenil B del Barcelona procedentes del Cornellà, Andrés Manzano nos contó acerca del convenio existente entre ambos clubes: "El acuerdo le da prioridad al FC Barcelona para incorporar a aquellos jugadores de la UE Cornellà que le interese, siempre respetando la voluntad del futbolista. Es difícil que le digas a un futbolista que vaya al Barça y tome otra opción, pero siempre puede pasar. Es un acuerdo que considero fructífero para ambas partes, nos sentimos muy cómodos. Hemos de renovarlo ahora en poco tiempo, pero supongo que entre ambas partes hay voluntad de continuar, hay un relación fluida tanto entre Aureli, Jordi y Pep Segura".

 

Andrés Manzano posa junto a las imágenes de Ilie y Jordi Alba en el Nou Municipal | Foto: Gerard Franco - VAVEL
Andrés Manzano posa junto a las imágenes de Ilie y Jordi Alba en el Nou Municipal | Foto: Gerard Franco - VAVEL

 

El reencuentro de tres viejos conocidos

La tarde aún daría para mucho en el Nou Municipal de Cornellà, donde se dieron cita tres entrenadores que conocen muy bien la casa: Albert García, actual técnico del CE Manresa, Jose Mercado, coordinador de los equipos Infantiles y Cadetes de competición (A y B) de la UE Cornellà y profesor de primaria en el colegio Àngela Roca de Viladecans, y Diego Morata, entrenador del filial del Qingdao Huanghai chino.

Albert fue el entrenador de Ilie Sánchez, cuando éste llegó a la UE Cornellà, tras completar su primer año de Cadete en el Collblanc. El futbolista formado en la FCB Escola regresaría después al Barcelona, tras dos temporadas vistiendo de verde (2005-2007). En 2012/13 Ilie se estrenó como capitán del Barça B. Jose Mercado trabajó con Àlex Carbonell, a la llegada del jugador, desestimado por el club azulgrana al final de su etapa en el Infantil. El mediapunta, que regresó al Barcelona en 2013,  debutó el pasado mes de diciembre con el primer equipo en Copa del Rey. Diego conoce bien al internacional Jordi Alba, a quien dirigió en el único año que el de L'Hospitalet pasó en el Cornellà (2005), antes de recalar en el Valencia.

Con una sonrisa en sus rostros, por el reencuentro no solo entre ellos, sino también con Andrés Manzano, los tres iniciaron una distendida charla abordando el acuerdo entre el club de Llobregat y el FC Barcelona.

Albert: Es un tipo de prioridad a nivel de fichaje, si lo quiere otro equipo, el Barça tiene la primera opción.

Jose: No, no se le obliga al jugador del Barça a irse al Cornellà. En el caso de Carbonell, lo quisieron fichar Villarreal, At. Madrid.

Con poco que le veas ya sabes que Carbonell tiene algo distinto a los demás

Pregunta: ¿Cómo se produjo la incorporación de Àlex Carbonell?

Jose: Le dieron la baja en el Barcelona. Le probamos porque no le conocíamos, había jugado muy poco allí, venía de una mala experiencia, de no tener minutos y no queríamos que estuviese aquí sin jugar. Después de un par de entrenamientos le dijimos que sí, que contábamos con él, aunque no le podíamos asegurar que fuese a jugar. Pero desde que le ves un poco sabes que tiene algo distinto a los demás. Entonces jugaba de extremo, era de los que más calidad tenía.

P: ¿Se adaptó con facilidad a su nueva situación sobre el terreno de juego?

Jose: Sí, de hecho yo creo que es su posición, mediapunta, interior. En principio jugó de extremo pero poco a poco lo fui poniendo de mediapunta, lo hacía muy bien.

Billete de ida y vuelta para Carbonell

P: ¿Cómo encajó en el Cornellà?

Jose: Cuando vienen del Barça les cuesta adaptarse al estilo de juego de aquí. Allí están acostumbrados a tener el balón, quizá tienen que correr un poco menos, aquí es un estilo diferente. Al principio le costó un poquito, pero luego se adaptó muy bien. Tuvo un tramo en el que no jugaba mucho, porque le costaba entrar y tuve que hablar con su padre unas cuantas veces, más que nada por que no sabíamos qué le pasaba, era algo a nivel anímico. Me acuerdo que jugó 10 minutos en un partido de Liga contra el Prat un sábado y el domingo jugábamos contra el Arsenal, que estaba de stage aquí. Como Alex había jugado poco en la Liga, le puse más en el amistoso y se salió. A partir de aquí fue para arriba, tuvo un montón de ofertas: Arsenal, Barça, Madrid, Villarreal.

P: ¿Qué características de él podría destacar ya desde por aquel entonces? Ahora ya le conocemos todos.

Jose: Era un jugador diferente, tenía mucha calidad, leía muy bien los espacios, se colocaba siempre bien, se perfilaba perfecto, superaba marcas en la presión con mucha elegancia. Técnicamente veías que tenía un nivel superior al resto del equipo.

P: ¿Cómo se mostraba dentro del grupo?

Jose: En ese aspecto le fue muy fácil adaptarse. Carbu es un chico súper abierto, extrovertido, sabe diferenciar cuándo tiene que estar serio para trabajar y cuándo es el momento de echar unas risas con los compañeros.

Es imposible que un futbolista rinda si no está contento en el equipo

P: ¿Cómo puede afectar psicológicamente a un futbolista procedente del Barça la posterior incorporación a un club humilde? ¿Notaba algo destacable en su actitud en particular?

Jose: Cuando uno acaba mal en un club y se va a otro los inicios son siempre complicados, no conoces a la gente, no sabes lo que te vas a encontrar ahí. Cuando los jugadores del Barça vienen aquí les cuesta un poquito, están un poco reacios al principio, vienen de uno de los mejores clubes del mundo y llegan a otro totalmente distinto, siempre cuesta la adaptación, pero Carbu estuvo genial. De hecho, en Cadete B le vino un equipo y no se fue, decidió quedarse, porque aquí estaba bien y veía que en el año de Cadete A sería importante, como así fue. Hizo muy buen año, llegó incluso a ir preseleccionado con la selección española cuando era jugador del Cornellà, eso habla de lo bien que estuvo aquí. Es imposible obtener un buen rendimiento del jugador si no está a gusto con el club y con el equipo.

P: ¿Cuál es su relación con el jugador en la actualidad?

Jose: Muy buena, de vez en cuando hablamos, me cuenta cómo va, intento ayudarle. No hace mucho le invité junto a su familia a comer en mi casa, tenemos buena relación. Ellos están agradecidos por cómo le tratamos aquí y yo contento de que le haya ido bien.

P: ¿Estuvo pendiente el día del partido de Copa del Rey en el que debutó o lo vio después?

Jose: Lo vi después, tenía trabajo y no lo pude ver. Me alegro porque se lo merece, creo que es solo el inicio, porque todavía puede dar mucho más.

 

Los tres entrenadores se reencontraron en el Nou Municipal | Foto: Gerard Franco - VAVEL
Los tres entrenadores se reencontraron en el Nou Municipal | Foto: Gerard Franco - VAVEL

 

La parada de Jordi Alba en Cornellà

P: Diego, ¿qué nos puede contar de la temporada que pasó Jordi Alba en la UE Cornellà?

Diego: Él llegó y estuvo unos días con Albert.

Albert: Conmigo estuvo apenas unos días, Diego le conoce mejor. Yo llegué al Cadete A procedente del Granollers y tuve la suerte de coger una hornada de futbolistas que todos conocen, eran muy buenos, allí estaban varios jugadores que consiguieron crecer un poquito. Jordi estaba en un impás de si iba para arriba o no iba, entonces yo lo tuve una semana o dos entrenando y luego ya pasó directamente al Juvenil A.

P: Se podría decir que usted le vio dar sus primeros aquí.

Albert: Diego lo trató más, yo vi algunos entrenamientos suyos. La posición que ocupaba entonces era totalmente diferente, en Valencia le reubicaron. El chico fue de menos a más, era una persona muy introvertida cuando llegó, muy callado. La madurez o los años han hecho que saque ese carácter que ahora tiene.

P: Se dice que Jordi Alba era muy travieso de pequeño. ¿Qué hay de cierto en esto?

Diego: Es introvertido, pero es el típico jugador que lo ves callado, que crees que no rompe nada y luego cuando te girabas hacía bromas con todo el mundo. Tenía esa salsa, aunque engañaba al entrenador con esa apariencia. Luego se hacía con todos sus compañeros, era súper cariñoso con todos ellos. Y llegó de casualidad, porque estando yo con el Juvenil A me comentan que querían que le viese, y cuando me lo presenta Juan Antonio, veo que es un tapón. En aquella época, diez años atrás, los División de Honor eran perchas de dos metros, la tendencia no era ser bajito, y él estaba en su primer año de Juvenil con 16 años, en medio de un grupo de chicos de 18. Hablo con Juan Antonio y le digo: ‘no me importa que juegue conmigo, pero hay dos años de diferencia, es un tapón y si le meten un golpe le van a hacer saltar’. Y me dijo: ‘tú pruébalo’. Cierto es que vino, probó y excepto el primer partido contra el Espanyol, que nos jugábamos mantener la categoría, lo jugó todo conmigo y lo subí al primer equipo.

Jordi es de esos jugadores que siempre quieres tener a tu lado, competitivo y trabajador

P: ¿Qué destacaba ya en él por aquellos días?

Diego: Era un profesional, es de esos jugadores que quieres tener a tu lado. Competitivo, muy trabajador, entrenaba con mucha disciplina y  lo daba todo en el campo. Conmigo siempre jugó de mediapunta, nunca de lateral, pero en Valencia al lesionarse el lateral izquierdo lo retrasaron, se salió en esa posición y allí se quedó.

P: ¿Cómo llegó ese acuerdo del Cornellà con el Valencia?

Diego: Había otros equipos interesados, el Barça, Espanyol, pero al final se declinaron por la oferta del Valencia. Me acuerdo de que se dilató mucho en el tiempo y hasta su padre estaba nervioso, no sabía que iba a pasar con su hijo, en su último año de Juvenil, con todas las ofertas que había. Al final se fue al Valencia y a partir de ahí todos sabemos que estuvo en el Juvenil, filial y primer equipo.

P: ¿Cómo fue la despedida de Jordi del club?

Diego: No se pudo despedir de los compañeros porque era ya el final de temporada, aunque sí es cierto que tienen un grupo de jugadores del primer equipo de aquella época y alguna vez ha habido alguna reunión, pero no se pudo despedir del club, salvo de Juan Antonio y Andrés Manzano, al estar en período vacacional y negociando todavía ese contrato con el Valencia.

N: Decía usted que era un tapón, pero lo convirtió pronto en uno de los suyos.

Diego: Le fue tan bien en el Juvenil que le subí al primer equipo conmigo a Primera Catalana, el año que nos quedamos a las puertas de Tercera División, luego él se fue al Valencia, y subimos de categoría al siguiente año.

P: La categoría ya se le quedaba pequeña a Jordi.

Diego: Era su último año de Juvenil y volver a repetir un año en Primera Catalana hubiese sido una tontería. Era mejor jugar en un División de Honor o lo que hizo, salir para Valencia o al Villarreal, Barça, Espanyol, un equipo grande. Él siempre ha sido culé de toda la vida, siente los colores como el que más. Y sé que también está agradecido al Cornellà.

 

De izquierda a derecha: Albert, Andrés, Diego y Jose posan para VAVEL | Foto: Gerard Franco
De izquierda a derecha: Albert, Andrés, Diego y Jose posan para VAVEL | Foto: Gerard Franco

 

Ilie, a un paso del Camp Nou

P: Son muchos los barcelonistas que han pasado por aquí. Ilie Sánchez, capitán del Barça B, fue uno de los chicos que entrenó Albert a su paso por este club.

Albert: El de Ilie fue un caso peculiar. En ese momento no se aceptaban pruebas si no venían directamente de Andrés o de un club importante, no se permitía probar a cualquier chico que se ofreciese a entrenar. Recuerdo que Ilie llegó con una cartita en la mano, primero fue a las oficinas, después vino por detrás del campo, por el pasillo famoso que recorríamos todos constantemente, con la casualidad de que me enganchó a mí, que estaba saliendo del vestuario. Juan Antonio le estaba diciendo que no podíamos hacer pruebas. Yo le vi vestido normal, me fui a Juan Antonio y le dije: ‘¿no podemos mirar a este chico? Un entreno solo’. Me dio buenas vibraciones, y se me aceptó que entrenase. Al acabar el entreno, que Andrés también estaba siguiendo, hablamos los dos y no había ninguna duda de que tenía buen nivel. El fútbol ha ido evolucionando no sé si para bien o para mal, no sé si a nivel cualitativo o a nivel físico, pero coincido con Diego en que diez años atrás el tema del físico a nivel de juveniles era tremendo. Ilie ya tenía una cierta estatura, que si bien no acaba siendo determinante si no llegas a tener la calidad que él tenía, te ayudaba a introducirte. Aquí habían venido muchos chicos a hacer pruebas desde el Barça o Espanyol y no duraban dos entrenamientos, porque no entraban dentro de la mentalidad Cornellà o de la exigencia que tiene este club, que para mí es uno de sus grandes éxitos. La marca propia de un club no se genera solo ganando, sino entrenando y siguiendo una línea concreta de trabajo, buscando perfiles muy concretos. Algunos jugadores que habían venido no volvían, porque tú te ganabas el respeto de los compañeros que estaban en ese vestuario con el nivel que demostrabas dentro del campo y ese nivel era muy alto, te lo tenías que ganar haciéndolo muy bien. Ilie en un entreno se ganó el respeto de varios jugadores importantes, como el de Marc en la portería, o el de Ton que venía cedido del Barça ese año, o Raúl, que llevaba mucho tiempo aquí y también había estado en el Barcelona. Era un grupo cerrado que te exigía muchísimo para entrar y él consiguió rápidamente fusionarse en la idea. En la primera vuelta lo fuimos gestionando, no era un titular fijo aunque sabíamos que acabaría jugando. Recuerdo que el primer partido que jugó fue en la segunda vuelta en la visita al Espanyol, desde ese día fue espectacular a nivel de juego y de personalidad. Fue creciendo con una velocidad tremenda y ganando un liderazgo inconsciente, porque a la hora de hablar en el campo le costaba un poco más, pero fue ganando esa personalidad, que también es importante para dar el paso a un club como el Barça. Decidió irse allí, entonces tenía mínimo tres o cuatro opciones para salir. Era un chico que veíamos que iría para arriba sin ninguna duda, Diego mismo se lo había llevado varias veces a entrenar con él en el primer equipo al siguiente año. Estoy muy contento con él, es un chico que aprecio muchísimo a nivel humano y profesional, le deseo lo mejor. Siempre se ha sentido muy identificado con el Cornellà, lo recuerda mucho, tiene al club muy presente, siempre que se ha necesitado que colaborase en lo que fuese él ha estado aquí y agradece muchísimo el esfuerzo que hizo el club para darle esa oportunidad y formarle dentro de sus posibilidades y las mías, para ayudarle a crecer. Luego él se encaminó hacia allí.

P: Y en un club como el Barcelona consiguió ser capitán.

Albert: Yo sabía que acabaría llevando un brazalete en el Barça, lo tenía clarísimo, porque él tiene este ADN diferente. La lástima es que no le hayan dado la oportunidad de crecer un poco más, en mi opinión hubiese conseguido sorprender a más de uno.

Ilie pudo haber sorprendido a más de uno si hubiese tenido una oportunidad en el primer equipo

P: ¿En el primer equipo?

Albert: Yo creo que sí. Al final jugar en un primer equipo del Barcelona es muy complicado, mucho, pero también tienes que tener una personalidad muy concreta para asumir cierta presión o cierto riesgo cuando juegas. Ilie no tiene ese miedo a equivocarse cuando juega al fútbol, lo hará mejor o peor, pero no tiene miedo. Es una opinión personal, no voy a discutir las decisiones de personas que saben muchísimo más que yo. Desde fuera sí que pensaba que si le hubiese llegado la oportunidad, hubiese podido crecer aún más.

P: Curioso porque luego llegó Luis Enrique, que le conocía perfectamente del filial.

Albert: Por eso, yo pensé que en ese momento era una cosa muy positiva. De hecho en el filial había jugado en tres o cuatro posiciones, acabó jugando la promoción de lateral/central. Yo pensaba que un jugador inteligente a ese nivel tendría ese puntito de suerte. Al final ha tenido suerte porque vive del fútbol y puede competir a máximo nivel.

P: Los tres, Carbonell, Ilie y Jordi Alba tienen en común no solo que están viviendo del fútbol y que hicieron un alto en el camino en el Cornellà, sino también ese toque de humildad que parecen preservar a pesar de sus posteriores logros.

Jose: Alex Carbonell es un chico humilde, no se lo tiene nada creído. Viene a trabajar, de hecho lo que ha conseguido ha sido trabajando, nadie le ha regalado nada. En el tramo de tiempo que estuvo con nosotros en el que no jugaba mucho, a base de trabajo al final consiguió jugar y todo le fue bien. Quizá eso le sirva para aprender lo que no debe hacer para continuar creciendo.

Jose: Yo sí que tengo una anécdota que contar con Jordi Alba, porque me fui con él a Japón a hacer un clínic. Es un chico súper familiar, siempre dando abrazos, al que le gustan las bromas divertidas, sin salirse de los límites. El trato que nos dio a nosotros fue de tú a tú. Si fue él me sentiría agobiado, porque fuimos a comer a un restaurante y  la gente no paraba de pedirle autógrafos, pero Jordi siempre mostraba una sonrisa, eso no es fácil.

P: En el Juvenil B del Barcelona hay dos chicos procedentes del Cornellà, Kike y Juan.

Jose: Yo tuve a Juan alguna vez en el Cadete A, lo subí cuando estaba en el Cadete B.

Xemi es el que tiene la cabeza más amueblada de todos, vivirá del fútbol

P: También está Xemi en el Barcelona B.

Diego: A Xemi lo fiché del Damm. Será profesional seguro, en el Barça no sé porque desde China no he podido seguir a ningún equipo de aquí, pero es el que tiene la cabeza más amueblada de todos. Lo inteligente que es, cómo evoluciona, su humildad, el trabajo, está estudiando Medicina, es un coco. Él vivirá del fútbol, en el Barça no lo sé, porque Ilie era un futbolista que podía estar en el primer equipo y no lo ha estado.

P: A Ilie lo que le condenó quizá fueron las lesiones.

Albert: Esa lesión de talón le llegó en un momento crucial, cuando estaba jugando a un nivel muy alto. Además no sé cuanto duró.

P: Un chico que nunca había sufrido lesiones.

Albert: Nunca había tenido nada, y esa se alargó. Lo pasó bastante mal en esos momentos, es el azar del fútbol, que a veces interviene, no para algo negativo, porque ahora está viviendo del fútbol en Estados Unidos, está contento. En ese momento fue duro y complicado, no lo estaba pasando bien, la readaptación, la recuperación, recaer y volver a recaer, para un chico que está en ese punto y en ese club es complicado sobreponerse a nivel mental. Soy de los que piensan que las cosas pasan por algo, siempre hay que intentar extraer el lado positivo y creo que él lo consiguió, aprendiendo de esa situación.

 

Unidos por la UE Cornellà | Foto: Gerard Franco - VAVEL

 

P: Debe ser enriquecedor para ustedes a nivel personal ver a estos chicos dar pasos al frente en su carrera.

Jose: Hay muchos jugadores más que son profesionales que quizá no han llegado a Primera División y verlos allí es gratificante.

Diego: Pol Roigé (Mallorca), Edgar Hernández (Reus), Marc (Alcoyano), Ruben Miño (Lanarka). Muchas veces vuelves a ver a estos chicos y como decía Albert, te lo agradecen. Te dan ese abrazo y se preocupan, eso lo agradeces mucho como entrenador, y más aún como persona. Te gusta verles, saber que has puesto tu granito de arena, incluso entre nosotros tres.

P: En efecto, Diego, Jose y Albert, en algún momento ustedes han estado trabajando juntos en este club, en diferentes categorías.

Diego: Sí, hemos mantenido muy buena relación en todo momento. A Albert hacía más años que no le veía. Jose continúa relacionado con el club y yo solo hace un año que salí de aquí.

En los últimos minutos de la charla que mantuvimos nos cuenta Diego que habla un poquito de chino y que a su hija de diez años le llama mucho el balompié. "En China el fútbol femenino está mejor valorado, juega Mundiales", nos cuenta, subrayando que en el país asiático destacan los deportes individuales sobre los colectivos. "El gobierno chino está invirtiendo mucho dinero para crear más escuelas de fútbol, trayendo entrenadores extranjeros, está en proceso", afirma.

A los chinos tampoco se les escapa el buen hacer de la UE Cornellà en su plausible trabajo con el fútbol de cantera. "Por eso aquí a Cornellà están viniendo desde Bujan los equipos de China para hacer una tecnificación para que después los puedan sacar para venderlos allí", nos desvela Diego a modo de conclusión. No es para menos, las cosas se están haciendo mejor que bien en el club de Llobregat, donde rara es la jornada en la que no destaque alguno de sus equipos en todas las categorías de competición. Si a esto le añades un acuerdo con el FC Barcelona para trabajar mano a mano, el resultado solo puede ser excelente y positivo para el futuro del deporte rey.

VAVEL Logo