Injusto pero aceptable premio
Celebración del tanto del empate | Fuente: LaLiga

El Levante lo demostró: lo de la semana pasada es de todo menos un espejismo. Realizó un grandísimo partido el equipo de Muñiz, que desde muy temprano tuvo que remar a contracorriente, y es que se llegaron a poner realmente feas las cosas. Empezaron desde nada más comenzar a ganar los visitantes, con un afortunado tanto de Cartabia. En los mediados del primer tiempo, duplicaron su renta en un error de concentración de Raúl, dos acciones aisladas que pudieron salir muy caras. Sin embargo, un misil de Bardhi antes del descanso, y un penalti muy bien lanzado por parte de Ivi, con el Levante con diez; salvaron la situación.

Arrancaría el partido con el Levante intentando proponer, más se llevarían un buen jarrazo en el arranque del encuentro. Y es que una acción con un par de rechaces dejó a Cartabia solo dentro del área. Le dio al balón con el interior, para batir sin complicaciones a Raúl, vendido, que solo pudo ver como entraba el balón en su red. Un duro inicio para un Levante ambicioso y que nunca bajó los brazos. Volvería el juego combinativo que generaba peligro por los costados a dejarse ver en el Ciutat, nuevamente, con Bardhi, Lerma y Campaña pletóricos. El trivote de la medular funciona a la perfección, tanto en ataque, como en defensa.

El Levante mantenía el control del juego y del balón ante un Deportivo incapaz de hacerle daño a los granotas, y que apenas podía defenderse. Los centros y las ocasiones iban llegando. Primero, Morales tras una diagonal puso a prueba a Rubén, exportero granota, que se volvió en pesadilla para el Ciutat. También habría intentos desde la media y lejana distancia, de Lerma, Campaña, Morales, Bardhi... Todos ellos, desviados o rechazados por la defensa. Sin embargo, y sin apenas haber generado peligro, un balón largo acabó en un saque de esquina que Sidnei enviaba al fondo de la red tras un error de Raúl en la salida. Parecía ese tanto dejar muerto el partido, pero Bardhi decidió que aún tenía que haber mucho por decirse sobre el verde del Ciutat y se sacó de la chistera un zapatazo desde un libre directo francamente lejano. Como hacía en pretemporada, perforó la escuadra.

Y con ese tanto del macedonio, tocaba la llegada del encuentro al tiempo intermedio. El segundo tiempo, como era de esperar, tuvo durante en su gran mayoría una clara tónica. El Levante intentando proponer fútbol, y lográndolo, y a la ofensiva. Mientras tanto, el Dépor de Pepe Mel cada vez más encerrado y más defensivo. Los granotas lo intentarían por activa y por pasiva, pero Alegría no funcionaba. De todos los colores le hicieron centros, pero no llegó a cazar ninguna. Pudo Morales anotar al poco de reanudarse el partido, con un balón que le llegó al segundo palo. Estaba a puerta vacía y no lo esperaba, lo que propició su error. Más adelante, también pudo anotar Alegría, tras un gran pase a la espalda de la defensa al que no llegó, pues cayó al intentar rematar.

Saltó tras dicha acción Boateng al verde -y previamente lo hizo Ivi- y con ello cambió el partido. Ahora el Levante tenía más chispa arriba y el Dépor sufría. Pudieron Jason y una vez más Morales anotar, pero no hubo suerte. Llegó el momento más negro para los granotas cuando Morales vio la segunda amarilla en una cuestionable acción. Pero ni así el Deportivo pudo tener paz. Campaña avisó con un tiro lejano, otro misil, que dio en el palo. "El gol va a llegar". Y al par de minutos, Ivi forzó un cuestionado penalti que él mismo convirtió, dando justicia a un encuentro en el que los granotas merecieron mucho más que un único punto. Con cuatro unidades bajo el brazo, los granotas afrontan el parón de selecciones con tranquilidad, conscientes de que tras él, esperan el Real Madrid y el Valencia.

VAVEL Logo