Análisis del rival: Málaga CF, un debilitado y deprimido rival
El Málaga cuajó un buen partido en el Camp Nou pero cayó por 2-0 | Foto: Noelia Déniz (VAVEL)

El de mañana es uno de esos partidos que se podría denominar como 'engañoso'. El Villarreal, que llega pletórico tras conseguir tres victorias y un empate en los últimos cuatro encuentros de Liga, se las verá con el Málaga de Míchel. A priori no parece ser el choque más complicado al que se enfrentará el conjunto de Calleja, pero cuidado. Los andaluces vienen de conseguir su primera victoria de la temporada, 2-1 ante el Celta en La Rosaleda, y saldrán a por todas en Villareal para cosechar la segunda y salir de los puestos de descenso. 

El Málaga es decimonoveno en La Liga, con cuatro puntos de los 30 posibles. El triunfo ante el Celta permitió al equipo malacitano ascender una posición y adelantar a su principal rival en este inicio liguero, el Alavés, mientras que se encuentra a cuatro unidades del Eibar, conjunto que marca la salvación. Su balance es de una victoria, un empate y ocho derrotas en los diez encuentros ligueros disputados, con seis goles a favor y 21 en contra (-15 de diferencia de goles). La mala dinámica del equipo en La Liga y en el primer partido de Copa del Rey casi sentencian al técnico Míchel, pero la victoria del pasado domingo da vida al preparador, que fue ratificado ayer por el presidente Al-Thani. 

Desmantelamiento en verano

El conjunto de la Costa del Sol realizó una correcta temporada 2016-2017, finalizando el campeonato liguero en la undécima posición con 46 puntos, empatado con el deprimido Valencia y 15 unidades por encima de los puestos de descenso. Sin embargo, la preparación de la nueva plantilla no fue, ni mucho menos, la mejor.

En primer lugar, se optó por vender a las grandes estrellas de la plantilla, para así conseguir presupuesto para reconstruir de nuevo el equipo. Principalmente, son tres las bajas más sensibles, acompañadas de otras menos importantes pero también con peso sobre la mala planificación de la 2017-2018. Sandro Ramírez, máximo goleador del equipo con 14 goles en 30 partidos, fue traspasado al Everton de la Premier League por solo 6 millones de euros. Por si fuera poco, el capitán y engranaje principal del centro del campo malacitano, Ignacio Camacho, hizo las maletas con destino Wolfsburgo por una cantidad cercana a los 15 millones. Finalmente, el talentoso y prometedor Pablo Fornals fichó por el propio Villarreal, al abonar el club amarillo los 12 millones de su clausula de rescisión

Ante estas tres importantes pérdidas, y también las bajas de Diego Llorente (que regresaba tras cesión al R.Madrid) y Kameni (por 2 millones al Fenerbache), el Málaga incorporó a una serie de futbolistas que, en su mayoría, no han terminado de adaptarse y ni mucho menos igualar el nivel de los que se fueron. Roberto Jiménez, ex portero de Zaragoza y Espanyol, llegó para suplir la baja de Kameni, mientras que el francés Baysse aterrizó procedente del Niza para ocupar la zaga andaluza. Para suplir la baja del goleador Sandro, llegaría Borja Bastón procedente del Swansea, quien rindió a un gran nivel como armero en la 15/16, además del venezolano Peñaranda y Diego Rolán para reforzar la delantera que dejó también Charles. El central Diego González y el centrocampista Cecchini también llegaron para reforzar al conjunto malacitano. 

El nuevo Málaga y su 4-2-3-1

Al término del mercado estival, el renovado conjunto blanquiazul de Míchel mostraba una cara muy distinta a la que vimos la temporada pasada, con un nuevo grupo de jugadores que suplían la pérdida de la columna vertebral del viejo Málaga: Kameni-Welligton-Camacho/Fornals-Sandro. Bajo un esquema de 4-2-3-1, el equipo andaluz se cimienta en un juego veloz por bandas y en la consistencia del doble pivote para dar mayor presencia en el mediocampo. 

En la portería, el experimentado Roberto, el turco Gönen y Andrés Prieto conforman un nuevo trío de cancerberos que sustituyen a la dupla Kameni-Ochoa. La zaga, con Diego González, Baysse y Luis Hernández como centinelas, intentará dar consistencia y solidez defensiva al cuadro boquerón. Mientras, en los laterales, Juankar, Cifu, Miguel Torres, Ricca y Roberto Rosales dan ese plus de incisión por bandas y velocidad que el Málaga necesita esta campaña. 

En el centro del campo, Rolón, Kuzmanovic, Adrián González, el capitán Recio y Cecchini aportan control y solidez a la medular, con el apoyo de los medios ofensivos Chory Castro, Juanpi y los jóvenes En-Nesyri y Mula. En las bandas, la principal baza del equipo de Michel, encontramos a los veloces Keko y Jony, sin olvidar a la joven perla de la cantera malaguista, Javi Ontiveros, que promete coger el testigo de los Samu Castillejo y Samu García. 

Diego Rolán, actual máximo goleador del Málaga con dos dianas | Foto: Ernesto Aradilla (VAVEL)

Para el gol, y ante la importante pérdida de Sandro, el equipo blanquiazul se vale de Diego Rolán, actual pichichi del Málaga con dos goles, y principal valuarte en este inicio de temporada. Borja Bastón no acaba de encontrar su sitio, y Michel tendrá la difícil papeleta de recuperar el depredador que enamoró en Ipurúa. Finalmente, el venezolano Peñaranda completa el tridente de ataque. 

Once más habitual del Málaga: Roberto; Rosales, Luis Hernández, Baysse, Juankar; Recio, Adrián González, Keko, Juanpi, Chory; Rolán

Un inicio desastroso

El Málaga ha cuajado un comienzo de Liga muy preocupante. La que a priori parecía una plantilla lo suficientemente solvente para obtener la permanencia con tranquilidad, ha demostrado no estar adaptada aún a la competición, y prueba de ello son los cuatro puntos que ha cosechado el equipo andaluz en los diez encuentros disputados

Los de Míchel debutaron en Liga ante el Eibar en La Rosaleda, encuentro en el cual erraron gran cantidad de ocasiones y terminaron pagándolo con un gol de su ex futbolista, Charles. El 0-1 final no desmoralizó a un Málaga que visitó Montilivi en la segunda jornada, estadio del que volvió a salir derrotado (1-0) tras un polémico tanto de Pedro Alcalá. Unas semanas después, en un partido entre conjuntos en mala dinámica, el equipo de la Costa del Sol volvió a caer en su campo, esta vez ante la UD Las Palmas de Manolo Márquez (1-3)

El factor suerte también juega. Que se lo digan al Málaga en su partido en el Wanda Metropolitano. Los de Michel cuajaron un correcto partido ante el Atlético de Madrid, pero un tanto de Griezmann en la segunda mitad saldó una nueva derrota de los andaluces en La Liga, que empezaban a estar muy preocupados con la situación del equipo. Sin embargo, el posterior 5-0 en Mestalla ante el Valencia fue la verdadera alarma de que las cosas iban muy mal en Málaga. La épica de La Rosaleda acompañó en el choque ante el Athletic (3-3), encuentro que perdía 1-3 en el minuto 80 y que Baysse y Rolán (que ya había marcado el primero) se encargaron de neutralizar y empatar en el tramo final. 

Las derrotas ante Sevilla (2-0), Leganés (0-2) y Barça (2-0) volvieron a sumir al Málaga en el pozo de la clasificación. Ni el cambio de competición le vino bien al equipo de Michel, que vio como volvería a caer ante el humilde Numancia en Los Pajaritos (2-1), tras ponerse por delante y ceder a una remontada local en el descuento. Finalmente, el pasado domingo, los malacitanos lograron su única victoria hasta el momento de la temporada 2017-2018, 2-1 ante el Celta en La Rosaleda, después de mucho sufrimiento y un gol de penalti del capitán Recio en los últimos minutos. Mañana, el Villarreal deberá tener mucho cuidado ante este Málaga, que cree más que nunca en la salvación.

VAVEL Logo