La evolución del proyecto realista o cómo relanzar un equipo exitoso
Eusebio Sacrsitán en un entrenamiento. Foto: Giovanni Batista/VAVEL

La Real Sociedad ha iniciado el año I post éxito con determinación y constancia, pero con dudas y carencias que el año pasado no tenía. Y es que, confirmar un proyecto exitoso, no es tarea sencilla. Sumándole al problema de estar más que estudiados por los equipos de la liga, el hecho de jugar una competición más, exigente e importante, Eusebio tiene ante sí una clara función: evolucionar un proyecto exitoso para relanzarlo.

Eusebio pensativo. Foto: LFP
Eusebio pensativo. Foto: LFP

Eusebio logró lo que quería, sin importarle las opiniones del resto. Consiguió implantar una versión del famoso juego del Barcelona, adaptado a una Real escandalosamente ofensiva, que fue a más, con la accidental irrupción del ahora internacional absoluto Álvaro Odriozola. El equipo dominaba partidos, todos, defendía bien con Illarra y Zuru como escobas humanas, y con Iñigo Martínez y Navas imperiales al corte. Mientras tanto, el ataque realista era de los más temidos de la liga. La sorprendente temporada de Willian José, convirtiéndose en pieza fundamental del juego ofensivo, los puñales Yuri y Odriozola por las bandas, y la segunda juventud del capitán Xabi Prieto dinamitaba cualquier zaga, siempre defendiendo el espectáculo futbolístico.

La Real fue el equipo más vistoso de la liga, por sus goles, sus posesiones, largas, pero no aburridas, y por sus jugadas colectivas, que levantaban a los aficionados de sus asientos, del estadio y de casa. El éxito fue mayúsculo, clasificarse directamente para la Europa League, habiendo realizado un año espectacular, pero era de esperar y de exigir con el equipo que había formado Eusebio. Tocaba innovar para mantener la chispa del éxito, y eso ha sido y sigue siendo tarea del técnico vallisoletano.

Januzaj es una de las muestras del cambio

Una de las piedras angulares del exitoso equipo 2016/2017 fue Carlos Vela. El técnico vallisoletano logró recuperar al mexicano, que había caído en la mediocridad. Con su indudable aportación, el equipo fue más efectivo arriba y su verticalidad y sus constantes conducciones diagonales rompían defensas a su paso. 

Vela frente al Sporting la pasada campaña. Foto: LFP
Vela frente al Sporting la pasada campaña. Foto: LFP

Esta temporada, sin embargo, llegó el anuncio de un secreto a voces. Vela se iba de la Real, rumbo a Estados Unidos, a ser el crack del nuevo proyecto angelino. Se convertía en el primer jugador del nuevo equipo de la MLS, el Los Angeles FC. Dejaría unos seis millones de euros en las arcas txuri urdines faltándole un año de contrato. Pero el azteca quiso seguir colaborando y llegar en forma al inicio de la liga norteamericana, en marzo, y decidió quedarse cedido hasta enero en San Sebastián. Los gastos del millonario sueldo corrían por cuenta de los estadounidenses, por lo que el negocio parecía perfecto.

Pero lo evidente es que el internacional absoluto mexicano ha perdido su sitio en el equipo. Aún y todo, cuando sale al campo, sigue demostrando quién es y aporta en ataque como el que más. Y hay tres razones para su bajada de caché dentro de la Real. La primera, su marcha a mitad de temporada. Debido a que no será útil a partir de enero, Eusebio debía pensar alternativas mirando más allá de navidades. Y por ahí vienen las dos razones restantes. Y es que la segunda razón es la consagración como estrella del equipo de Mikel Oyarzabal. El joven canterano está de dulce y sigue siendo una pieza indispensable del equipo inicial. Por último y más importante, está la aparición del que puede ser el nuevo rey de Anoeta. Adnan Januzaj ha resurgido de sus cenizas, y está de vuelta, y por suerte, en la Real. Tras irrumpir en el Manchester United, se quedó atrás y no supo aprovechar sus cesiones en Dortmund o Sunderland, pero parece ser que en Anoeta ha encontrado acomodo. 

Januzaj celebra su primer gol con la Real, ante el Eibar. Foto: LFP
Januzaj celebra su primer gol con la Real, ante el Eibar. Foto: LFP

Januzaj en su presentación: "La Real le viene bien a mis características"Se está adaptando a la perfección al juego de toque combinativo de Eusebio, y es una pieza clave actualmente. Su juego se diferencia un poco del del mexicano, es un hombre muy vertical, que no duda en encarar y regatear, pero quizás con más calidad y desequilibrio que el ex del Arsenal. Veloz, inteligente, y con una zurda sobrehumana. Llegó en julio por 10 millones generando dudas entre los aficionados. Pero está demostrando a sus retractores que puede ser el nuevo Vela, siguiendo sus mismos pasos, llegando ambos de equipos grandes ingleses habiendo frustrado sus carreras y resurgiendo ambos en Anoeta, para convertirse en estrellas. Y ese es el paso que le falta al belga. Y es el belga el jugador que puede cambiar el ataque realista, evolucionándolo, para seguir triunfando, como él mismo predijo en su presentación.

El bajón de Zurutuza obliga a experimentar

La dupla por excelencia de la liga fue la formada por Illarra y David Zurutuza. La calidad e importancia del primero eran innegables, pero la aportación, muchas veces oscura y secundaria del pelirrojo de Rochefort fue indispensable e imprescindible para el correcto funcionamiento del juego de los de Eusebio. Prueba de ello fue que de los siete encuentros que no jugó la pasada temporada, el equipo perdió cuatro, empató dos y solo ganó uno, ante un inofensivo Granada. Solo fue suplente en dos ocasiones, y en ambas fue el revulsivo para remontar ya que el equipo no iba ganando cuando salía al campo, ante Osasuna y Granada en Anoeta.

Illarra juega más adelantado, y lleva ya 3 golesSin embargo, esta temporada su rendimiento ha caído, y con él, el exitoso juego del equipo. El equipo ha empezado a encajar más goles, no porque los defensas actúen mal, sino porque Zurutuza no cerraba el espacio dejado por los laterales, volcados al ataque, como lo hacía la pasada temporada. Debido a este importante factor, Eusebio ha tenido que experimentar en el centro del campo. Cuando David ha estado lesionado, Zubeldia ha sido su sustituto, adelantando la posición de Illarra, para que reciba el balón lateralizado, como lo hacía Zurutuza. Eso permite al de Mutriku atacar más holgadamente, mientras Zubeldia le guarda el sitio. Pero es que incluso con la famosa dupla sobre el césped, las funciones han variado. Illarra se ve obligado a adoptar una posición más ofensiva, y se nota en su participación en los ataques, ya que ha marcado en Coruña por partida doble y en Anoeta contra el Espanyol. Números nunca antes vistos en el internacional absoluto con España. 

Illarra la pasada temporada. Foto: VAVEL
Illarra la pasada temporada. Foto: VAVEL

Ese cambio está caracterizando a la Real esta temporada, no por sus constantes buenos resultados, pero sí por la innovación que acarrea. El tiempo dirá si fue acertado o no, pero la nueva función de Illarramendi le convierte en jugador multifuncional, que sigue siendo clave para el equipo. La edad parece no perdonar a Zurutuza, pero Eusebio parece seguir puliendo a su futuro sustituto. Todo suma en el nuevo equipo que Eusebio quiere, para evolucionar lo anterior, sin olvidar lo que le llevó al éxito.

VAVEL Logo