El Cádiz conquista el Villamarín
Foto: LaLiga

Comenzaba el encuentro de la vuelta de los dieciseisavos de final de la Copa de su Majestad el Rey entre Real Betis Balompié y Cádiz Club de Fútbol con el resultado de uno a dos favorable a los hombres de Quique Setién. 

Los verdiblancos empezaron el choque entre andaluces algo dubitativos, algo que los amarillos aprovecharon a la primera de cambio. En el minuto dos de encuentro le caía una pelota al delantero David Barral con la que se quedaba solo delante de Dani Giménez y le batía por bajo para hacer el cero uno para los visitantes.

No tardarían los de Setién en contrarrestar ese gol. Tras una falta en la frontal del área sobre el hispano-argentino Matías Nahuel, el argelino Ryad Boudebouz hacía el empate a uno tras un buen gol de falta directa, gol que suponía el estreno goleador del africano con la camiseta de las trece barras.

Ambos conjuntos estaban muy imprecisos, lo que daba como consecuencia que en el minuto siete de encuentro ya se habían sumado gol a electrónico en dos ocasiones.

Corría el minuto dieciocho cuando los de la antigua ciudad de Gades se volvían a poner por delante en el electrónico. Tras un córner sacado a la izquierda de Dani Giménez le cayó la pelota a Romera tras un rechace de otro jugador visitante y puso el uno a dos favorable a los de Álvaro Cervera. Los gaditanos, en solo dieciocho minutos ya había logrado igualar el resultado de la ida disputada en el Ramón de Carranza.

Los de Quique Setién no se rindieron. Lo intentaron a su estilo, moviendo la bola de un lado a otro hasta que el esférico le cayó al ex barcelonista Cristian Tello y anotó ese gol que tanto ha hecho a lo largo de su carrera. El de Sabadell recortó hacia dentro y clavó el balón en la escuadra de la meta defendida por Rubén Yánez.

El Cádiz, casi en la jugada inmediata, se internaba en el área verdiblanca por la parte defendida por Rafa Navarro. El guardameta Dani Giménez se lanzó a por la pelota y cometió penalti sobre un jugador amarillo. El penalti lo transformó Aitor en el minuto 26, lo que supuso el dos a tres en el marcador favorable a los gaditanos.

El Cádiz planteó el partido de forma en la que jugaban atrás replegados y muy bien ordenados. Las opciones de ataque eran las que aprovechaba tras las innumerables pérdidas de balón de los verdiblancos en el centro del campo. El Real Betis, sin embargo, sí que parecía ir más a por el partido con esa filosofía innegociable del técnico cántabro del conjunto de Heliópolis.

Los verdiblancos lo intentaban pero la gran cantidad de errores le negaban el ir por delante en el electrónico. Los de Quique Setién estaban muy imprecisos en todas las zonas del campo, sobre todo en la zona de tres cuartos de campo.

El Real Betis sumaba ya varios acercamientos al área en los que faltó la finalización o el pase final. Una jugada a la contra, cuando corría el minuto treinta y nueve de encuentro, una buena jugada de tiralíneas acababa en córner tras interceptar Nico el centro de Narváez desde el costado zurdo del ataque cadista.

Poco después, ya marcaba el marcador el minuto cuarenta de partido, una buena jugada personal de Aitor por banda izquierda acababa en las botas de Romera, que anotaba el cuarto para su equipo y el segundo en su cuenta personal.

La parroquia verdiblanca estallaba en silbidos contra el equipo de Quique Setién. Al Cádiz le había bastado cuarenta minutos para hacerle cuatro goles al Real Betis en su casa y encarrilar la eliminatoria. Con este dos a cuatro se marchaba el encuentro a descanso.

La segunda mitad sentenció

Empezaba la segunda mitad y Quique Setién hacía dos cambios. Retiraba del verde a Rafa Navarro, el lateral no estaba cuajando un buen partido y la mayoría de las ocasiones creadas por el Cádiz Club de Fútbol venían de su costado. Por él entraba Antonio Barragán. Además, Nahuel Leiva se marchaba para dejarle su sitio al mexicano Andrés Guardado.

Con estos cambios Setién lanzaba a su equipo al ataque. El Cádiz se replegaba atrás mientras el Real Betis tocaba la bola de un lado a otro sin crear nada de peligro. Los verdiblancos parecían tener otra actitud. La necesitaban ya que ahora les tocaba a ellos remontar la eliminatoria.

En el minuto cincuenta y cuatro Mandi estuvo cerca de anotar un gol. Un balón muerto dentro del área tras el saque de un córner le caía al central argelino delante de Yánez pero un jugador amarillo se la arrebató justo cuando el defensa local iba a rematar. En el córner consecuente, Sergio León lo intentó de espaldas y la bola se marchó fuera.

El Real Betis era otro. En el minuto cincuenta y ocho una buenísima combinación entre el autor del primer gol verdiblanco, Ryad Boudebouz, y Barragán dejaba al lateral verdiblanco solo delante del guardameta gaditano pero el esférico se marchó alto.

El Cádiz estaba desaparecido desde que se inició la segunda mitad. El Real Betis era todo lo contrario. Pasado el minuto sesenta y tres, los hombres de Quique Setién volvieron a tener otra ocasión clara. Tras un gran pase de Ryad Boudebouz, quien estaba siendo el mejor de los locales,Cristian Tello se quedaba solo frente al cancerbero del conjunto de Álvaro Cervera pero el balón se marchó alto.

No sería así en la siguiente jugada. Una vez más, volvía a aparecer Cristian Tello. Esta vez, hacía el tercero de los verdiblancos y el segundo en su cuenta particular. El extremo catalán recortó a su par dentro del área y batió al guardameta cadista. Con esto, en el minuto sesenta y cuatro subía el tres a cuatro al electrónico del Benito Villamarín.

El Cádiz no lograba salir de su área y su técnico realizó dos cambios de carácter ofensivo. En el minuto sesenta y siete, daba entrada al césped del Villamarín a Salvi y Álvaro García y retiraba a Moha Traoré y Aitor.

El Real Betis volvía a pagar su fragilidad defensiva. Tras un córner lanzado en el minuto setenta y ocho de encuentro, el entral Kocojevic remataba de cabeza para hacer el quinta de los gaditanos en el encuentro. A los de la Avenida de la Palmera se le ponía muy cuesta arriba la eliminatoria.

Este gol pareció sentenciar el encuentro y también la eliminatoria. Los verdiblancos caen en los dieciseisavos de final de la Copa del Rey frente a un equipo de Segunda Divisón, el Cádiz Club de Fútbol, que estará en la siguiente ronda de la Copa del Rey.

VAVEL Logo