Victoria muy fría
Germán Parreño fue retirado en camilla tras un duro choque con un compañero. Foto: UCAM Murcia.

El año 2017 para UCAM y San Fernando finalizaba en La Condomina, en un encuentro vital para los intereses de ambos, uno permanecer en play off y el otro eludir los puestos de descenso. Como marca el guión del grupo IV actual se esperaba un duelo competido, y asi fue. El conjunto andaluz comenzó el choque manteniendo la posesión e intentando enviar balones a los tres futbolistas de ataque que concentra por detrás del punta, Chris Ramos. Los universitarios, sin un mediapunta asociativo y con dos mediocentros de mucha fortaleza física, Vivi y Kitoko, trataban de contener las embestidas de su rival y salir al contragolpe con la máxima celeridad posible. 

El equipo de Pérez Herrera tenía el balón en los primeros compases, pero no lograba hacerle daño a su contrincante. Los únicos acercamientos con peligro de los visitantes sucedieron a balón parado, con sendos remates de cabeza de Gabi Ramos y Lolo Guerrero, el primero se marchó desviado y el segundo terminó mansamente en las manos de Germán. UCAM sin tener el balón controlaba el encuentro a su antojo, ya que no permitió acciones de peligro y comenzaba a avisar con transiciones rápidas en las que tanto Marc Fernández como Isi Ros conectaban con Arturo, muy activo durante el tiempo que estuvo sobre el césped. En unas ocasiones faltaba acierto de los futbolistas y en otras del linier, el cual señaló varios fueras de juego que claramente no eran.

A falta de tan solo siete minutos de la primera parte, en las manos de Germán, portero universitario que había recogido el esférico tras una cesión con el pecho de Fran Pérez, nació la jugada que dio origen al primer gol. El guardameta ilicitano sacó rápido y fuerte para Isi Ros, este se encontraba pegado al costado derecho en campo rival, el defensor realizó un mal control, el de las Torres le agradeció el error, se fajó de otro defensor y mandó el cuero a la perfección para Arturo que, desde el interior del área y con un disparo cruzado, logró batir al veterano Toni Doblas para anotar su tercer tanto esta campaña. El cartagenero pudo ampliar su cuenta y comenzar a encarrilar el encuetro si acto seguido hubiera sido capaz de aprovechar un gran pase filtrado de Marc Fernández, pero esta vez el disparo le salió centrado.

Acción fatídica

El colegiado había añadido un minuto más de prolongación antes de mandar a los futbolistas a los vestuarios. Los de José Miguel Campos, que veía el duelo desde la grada alta del estadio tras ser expulsado en Marbella, gozaban de los mejores minutos tras la moral del gol, tanto es así que Marc Fernández con un disparo desde la frontal obligó a Doblas a estirarse si no quería volver a recoger el balón del fondo de la red. En la jugada siguiente, la que debía ser la última de la primera mitad, sucedió una de las mayores desgracias que le pasar a los futbolistas en forma de lesión. Chris Ramos pugnaba en velocidad con Fran Pérez, que actuaba como último hombre, mientras tanto Germán, el guardameta, decidió salir a desbaratar la jugada de ataque, lo consiguió, pero pagando un peaje altísimo, ya que colisinó con su compañero y tuvo que ser retirado en camilla con muestras de muchísimo dolor, que no eran otra que la antesala de una lesión grave y unos cuantos meses lejos de los terrenos de juego. 

Esteve, guardameta del filial que entraba por primera en la convocatoria porque Pol Ballesté sufría un proceso gripal, se veía en la tesitura de tener que defender la portería universitaria durante lo que restaba de encuentro, con la responsabilidad que ello suponía. Y la primera, en la frente. En la acción de la lesión el colegiado señaló falta, esta fue colgada al área y rematada, desde el interior de esta, por un futbolista azulino. Afortunadamente para los intereses del conjunto murciano, el juez de línea indicó fuera de juego y ahí murieron los primeros cuarenta y cinco minutos. 

Ya en el segundo tiempo UCAM mantenía el plan que tan buen resultado le había dado hasta ese momento, defensa férrera y salida al contragolpe para intentar sentenciar el encuentro. Por contra, los futbolistas del San Fernando intentaron buscarle las cosquillas a la medular universitaria y al joven portero con centros laterales, pero no obtuvieron el éxito pretendido. A falta de veinticinco minutos para la conclusión, el San Fernando se quedaba con un hombre menos, haciendo aún más difícil la empresa de puntuar en La Condomina. Los universitarios se encontraban volcados sobre la portería de Doblas, lo que propició que el equipo azulino saliera en estampida hacia campo contrario, pero Góngora -inteligentemente- lo impidió con un aleboso y prolongado agarrón sobre Bruno Herrero. El experimentado mediocentro cometió una torpeza imperdonable: soltó el codo sobre su adversario, el trencilla interpretó agresión y le mostró tarjeta roja directa. Acababa de transformar una posible acción de peligro en área rival en una inferioridad numérica para su equipo.

En el último tramo del partido, el conjunto murciano dispusó de diversas oportunidades para marcar el segundo tanto, pero la ansiedad de en los futbolistas de ataque hizo acto de presencia, lo que les impedía estar lúcidos en los metros finales. Tuvo que salir el onubense Alberto Quiles para llevar la tranquilidad a las gradas del vetusto estadio de la ciudad del Segura. Tras una meritoria acción de Urko Arroyo en el costado izquierdo, mandó el balón al interior del área para que, después de varios fintas, el onubense embocara el balón en la puerta con su pierna zurda. En el descuento Óscar Martín recortó distancias con un chut de media distancia ante el que nada pudo hacer Esteve. A pesar del tanto, ni los propios jugadores del San Fernando creían en la machada, por lo que la victoria se quedó en casa.

El UCAM Murcia completa la primera vuelta en puestos de play off tras conseguir tres victorias consecutivas (dos de ellas en casa por primera vez en la temporada) y cinco encuentros sin perder, todo ello desde la llegada de José Miguel Campos al banquillo. En el nuevo año el equipo universitario tendrá que hacer frente a los contratiempos en forma de lesión, ya que Germán sufre una rotura de tibia y peroné y se va a perder lo que resta de temporada y Góngora va a ser operado del pubis, por lo que estará cerca de dos meses en el dique seco. Además, tratarán de los fichajes obligados por las bajas, tratarán de reforzar puestos claves como la delantera, por lo que varios jugadores abandonarán la disciplina del club. 

Por su parte, el San Fernando, tratará de buscar jugadores para ampliar su plantilla, tremendamente corta, para alcanzar el objetivo de la salvación. Seguramente sin su estilete, Chris Ramos, al que algunos de los clubes más importantes de este país fueron in situ a verlo en este encuentro para acometer su fichaje. 

VAVEL Logo