Mejoría ofensiva insuficiente

El Sevilla acaba ganando su segundo partido de liga seguido, pero el equipo dejó un regusto amargo debido a que dejó que Las Palmas creara peligro y rondara el empate.

Mejoría ofensiva insuficiente
Sergio Rico bloca un balón aéreo / Foto: SFC

El cero a dos que ponía en el marcador Sarabia parecía que era ya definitivo para un Sevilla que había tenido varias ocasiones con anterioridad para haber sentenciado el duelo. Pero nada más lejos de la realidad. El equipo hispalense se echó atrás y le dejó el control absoluto del balón a los locales. Un penalti absurdo cometido por Layún hacía saltar las alarmas. Iglesias Villanueva pitó falta de Calleri sobre Lenglet en la acción del anulado dos a dos que hubiese sido un jarro de agua fría para los intereses sevillistas.

Los numerosos fallos arriba pudieron costar tres puntos bien valiosos en la carrera por esa difícil cuarta plaza. Sergio Rico volvió a protagonizar un buen partido tras su gran actuación hace una semana en Nervión en el partido ante el Girona.

No se puede fallar tanto

Hasta siete ocasiones claras contabilizó el Sevilla para haber dejado un marcador más abultado. Los hispalenses fallaron en exceso y eso les pudo hacer que perdiesen dos puntos en la última jugada del partido. Desde la llegada de Montella parece que el equipo logra crear más peligro pero no logra conseguir, por el momento, afinar la puntería.

Ben Yedder en el 2' y N'Zonzi en el 64', tuvieron muy cerca el gol

De estas sietes ocasiones se reparte sobre todo en dos jugadores: Ben Yedder y N'Zonzi. Los dos franceses contabilizaron tres ocasiones cada uno, Sarabia tuvo la otra ocasión. La más clara del punta galo fue en el minuto 2 cuando logró esquivar al portero y plantarse solo ante la portería, pero el balón se le quedó algo atrás y cuando disparó, un defensor amarillo sacó el balón bajo palos. La más clara del centrocampista fue en el 64'. Pudo ser la guinda definitiva al partido tras una gran contra sevillista. El Mudo asisitió al francés, pero este no consiguió ajustar mucho el balón y Chichizola logró parar el balón. Lo positivo fue que Wissam parece más adaptado en el esquema del italiano, a diferencia de los anteriores partidos. Su gol debe motivarle.

Estos fallos no molestaron solo a los aficionados sevillistas. El entrenador italiano dejó claro que no puede volver a repetirse esta circunstancia: "No estoy contento, la única cosa positiva es la victoria, cuando tenemos ocasiones para marcar siete u ochos goles debemos marcar más. Estaba muy enfadado por esta razón, hay que marcar cuando tienes muchas ocasiones porque el partido puede cambiar como ha pasado en el segundo tiempo". Franco Vázquez, quien realizó un gran partido, también admitió la falta de gol: "Hemos hecho un buen trabajo aunque teníamos que haber estado más contundentes y haber convertido algún gol más. Tenemos que mejorar en esa faceta porque acabamos sufriendo los partidos pero al menos estamos consiguiendo ocasiones y nos llevamos hoy tres puntos muy importantes".

Ben Yedder tuvo en sus pies más de un gol / Foto: SFC
Ben Yedder tuvo en sus pies más de un gol / Foto: SFC

Rico sigue creciendo 

El debate sobre quién debía ocupar un puesto en la portería sevillista estaba sobre la mesa antes del partido de vuelta de las semis de Copa. Sergio en aquel partido poco trabajo tuvo que hacer gracias a su defensa pero apenas unos días después tuvo que emplearse a fondo. Ante el Girona tuvo que hacer hasta tres grandes paradas: dos disparos a bocajarro tras sendos centros y el penalti.

Sergio Rico suma dos partidos seguidos a un gran nivel

Aquel día se ganó los aplausos y vítores del sevillismo. La afición sevillista critica cuando algo no se hace bien pero sabe reconocer cuando las cosas se hacen bien. La confianza de Montella espoleó definitivamente al de Montequinto para que tuviese un gran partido que lo animara. Apenas seis días después tuvo que mostrar otra vez sus cualidades.

Si bien es cierto que tampoco realizó grandes paradas porque los jugadores locales no le exigieron, es de valorar lo atento que estuvo. Paró los dos tiros que fueron entre palos, tapó muy bien un mano a mano a Calleri que no pudo definir por la intimidación del sevillano y también fue clave en un balón aéreo, que esta vez, si supo despejar con autoridad. Parece que Sergio ha vuelto a tener confianza en sí mismo y eso lo agradecen los sevillistas y, sobre todo, sus compañeros que siempre lo han apoyado.