La contracrónica: adiós
Los jugadores de la UD Las Palmas se lamentan de la derrota // LaLiga

Adiós Quique Setién. Adiós Eder Sarabia. Adiós proyecto a largo plazo. Adiós Roque Mesa. Adiós Kevin Prince Boateng. Adiós Livaja. Adiós Araujo. Adiós Roberto De Zerbi. Adiós Manolo Márquez. Adiós Pako Ayestarán. Adiós Paquito. Adiós Almirón. Adiós Jonathan Viera. Y un largo etcétera. 

Esto ha sido en resumen la temporada de la Unión Deportiva Las Palmas. Entre medio la lucha por salir de los puestos de descenso, que prácticamente hoy se da por concluida. Salvo milagro el equipo canario jugará la temporada venidera en Segunda División A, de donde tanto le costó salir hace tres años. 

Del partido de hoy se pueden sacar varias cosas positivas. La irrupción de Ezekiel en el once inicial, siendo el jugador más destacado de los amarillos. La garra, empuje y ,por momentos, buen juego que propusieron los pupilos de Paco Jémez. Los visitantes fueron mejores que el Levante UD en el cómputo general, pero la falta de eficacia arriba marcó el devenir del enfrentamiento. Probablemente por eso los granotas se colocan nueve puntos por encima del descenso, cuando quedan veintiuno por disputar, y los canarios a once de salir. 

Etebo volvía a estar en la medular y el equipo lo notó. Se vislumbró un patrón de juego, el cual adolecían desde hace un año. Las acciones individuales no eran la única razón a la que atenerse para que la UD Las Palmas se llevase esta final. Pero enfrente tenían al Levante de Paco López, con su racha de cinco partidos sin perder, y no fue suficiente con eso. Cuando peor se pusieron las cosas para los locales en el Ciutat de València, con la expulsión de Coke, Imoh Ezekiel llegando bien por banda, Calleri disponiendo de ocasiones... llegó Campaña para anotar su primer gol en LaLiga. Un tanto que daba alas a su equipo para confiar un poco más en la salvación. Para hacer estallar de júbilo a los aficionados allí presentes, con la salvedad de los sesenta desplazados amarillos. Esa es la afición de la Unión Deportiva. Ni en Segunda B abandonó sus sentimientos, ni lo hará ahora. 

Estos aspectos positivos si se sacan hace 2/3 meses, más o menos, darían motivos para soñar en Gran Canaria. Para creer que el conjunto de una isla entregada a sus colores, pueda permanecer un año más en Primera División. Pero no es así. Restan siete jornadas del campeonato y los de Jémez están virtualmente descendidos. 

El cúmulo de catástrofes de esta temporada 16/17, en los despachos amarillos, está poniendo a su fin. Adiós Primera División

VAVEL Logo