La contracrónica: una vez más, Rodrigo Moreno
Rodrigo celebra el gol anotado al Espanyol | Fuente: Valencia CF

Saltó un hombre el domingo por la noche a Mestalla que, a pesar de haberse alimentado de goles hasta cinco veces en las últimas cuatro citas, seguía teniendo hambre. Y así lo demostró una vez más. Se le caen los goles a Rodrigo, que no tardó ni 8 minutos en abrir el marcador rematando de cabeza un centro de Guedes, posterior a una gran jugada colectiva. No fue todo, ya que llegó a tener el tanto de la sentencia en la segunda mitad, también con la testa a centro de Carlos Soler, pero su remate se marchó fuera por muy poco. 

La medular, en guerra todo el partido

Durante todo el encuentro, fue el Espanyol quien puso el juego. El Valencia, más en la primera que en la segunda parte, las ocasiones claras. La bola se acercaba a las áreas a partir de fallos del contrario y la posesión se aglomeraba en el medio del campo. Este se convirtió en una batalla por ganar influencia en la zona de máquinas entre ambos equipos. Enésima exhibición de Geoffrey Kondogbia, que siempre escoltado por Parejo, se está ganando a pulso que se pague el precio de su fichaje y quién sabe si un billete para Rusia. Un jugador único, capaz de robar un balón en su propia área, conducir en velocidad y acabar disparando con peligro. Un "box to box", como lo llamarían los entendidos de este maravilloso deporte. Por el otro lado, gran partido de Sergi Darder, por el que pasaban todos los balones jugados por el equipo de Quique. El ex del Lyon distribuía acompañado en la primera mitad por Carlos "la Roca" Sánchez y por Esteban Granero en la segunda, al sustituir este al primero (el colombiano se vio muy mermado al ver amarilla cuando solo se habían disputado 15 minutos).

"RodriGOL"

Y cada vez se hace más normal llamarlo así. Semana tras semana, jornada tras jornada, Rodrigo Moreno demuestra que está listo para ir al Mundial este verano. Justamente ayer jugaba contra uno de sus competidores por un puesto en la convocatoria definitiva de Julen Lopetegui, como es Gerard Moreno. El catalán causó estragos durante todo el partido en la defensa valencianista, con varios remates de cabeza que se marcharon muy cerca de la portería defendida por Neto, además de anotar un gol que fue anulado a los 20 segundos de partido tras un riguroso fuera de juego. Anoche, la batalla por el gol se la llevó el punta hispano-brasileño, que suma hasta ahora 15 goles en competición liguera, y hasta seis en los últimos cinco partidos. Ha roto todos sus récords desde que llegó a Valencia, y en parte es gracias a lo que bien que se le da el sistema de Marcelino. Los dos puntas que utiliza el míster, sobre todo cuando juega detrás de Simone Zaza, lo han hecho explotar como futbolista. Él lo sabe (como diría el bueno de Guille Giménez en las grandes noches de Stephen Curry) y se le vio hasta robar balones en su propia área, muy estilo Antoine Griezmann. Es otro futbolista, y la afición se lo agradeció en cada jugada.

Champions, ¿sin previa? 

Tras la victoria de anoche, el conjunto de Mestalla se pone tercero en la clasificación. Un punto por encima del Real Madrid y tres por debajo del Atlético, si ahora mismo terminara la liga se jugaría la máxima competición de clubes de manera directa. En ese caso, serían los de Zidane quien tendría que jugar una previa para poder clasificarse y jugar la fase de grupos. Con siete partidos por jugar, el nivel de exigencia es máximo y el calendario no acompaña del todo. Salidas muy complicadas le esperan al Valencia CF, empezando el sábado que viene visitando a un Barça líder en el Camp Nou que busca certificar cada vez más el título de liga. No queda otra que intentar continuar con la buena dinámica y conseguir el mayor número de puntos posibles de aquí a final de temporada. 

VAVEL Logo