El filial vuelve a naufragar ante el Huesca

El Barça B tendrá que pasar otra semana más en puestos de descenso, tras sufrir la remontada de los oscenses (2-1) después de que Aleñá estrenase el luminoso con un lanzamiento certero de pena máxima. La alegría apenas duró unos minutos: primero Melero y después Ávila batieron a Alberto Varo para condenar al filial a su cuarta derrota consecutiva.

El filial vuelve a naufragar ante el Huesca
Palencia dialoga con Aleñá en el partido de ida | Foto: Noelia Déniz - VAVEL
SD Huesca
2 1
FC Barcelona B
SD Huesca: Remiro, Brezancic, Jair, Pulido, González, Melero (Vadillo, min 80), Lluís Sastre, Chimy Ávila (Camacho, min 88), Moi Gómez, Ferreiro y Cucho Hernández (Luso, min 74)
FC Barcelona B: Varo, Cucu, Martínez, Rivera, Nahuel, Aleñá, Cardona, Palencia (Carles Pérez, min 73), Ruiz de Galarreta (McGuane, min 63), David Costas y Monchu (Abel Ruiz, min 80)
MARCADOR: 0-1, Aleñá (min 56, pen), 1-1, Melero (min 60), 2-1, Ávila (min 64)
ÁRBITRO: Dámaso Arcediano Monescillo (comité castellano-manchego), amonestó con cartulinas amarillas a David Costas (min 11), Alexander González (min 31), Ferreiro (min 51), Ávila (min 68), Martínez (min 76), Rivera (min 90), Aleñá (min 93)
INCIDENCIAS: Encuentro correspondiente a la trigésimo quinta jornada en el campeonato de Liga de Segunda División A, disputado en el estadio El Alcoraz

Había llegado la hora de la verdad para el Barça B. Daba igual el rival al que hubiese de enfrentarse, porque ya no había espacio para achicarse ante un posible candidato al ascenso, el Huesca, uno de los conjuntos más fuertes de la categoría, pese a encontrarse en horas bajas. El filial debía creer en sí mismo y remar contra las adversidades para dar un revés a su crisis particular, respirar y aferrarse a la categoría de Plata.

Para hacer frente al choque en El Alcoraz, Gerard López presentó un once inicial con algunas novedades, siendo la principal la entrada del portero Alberto Varo en lugar de Ortolà. En la alineación destacaba el regreso de Ruiz de Galarreta, tras recuperarse de una contusión, y la continuidad de Monchu, que había firmado una buena actuación ante la Cultu. La participación de dos medios, acompañando al pivote habitual desde la lesión de Busquets, Rivera, permitía a Aleñá incorporase al ataque.

Aunque le llevó unos minutos encontrar su lugar sobre el verde, los culés fueron de menos a más conforme avanzaron las agüjas del reloj y tuvieron alguna ocasión de perforar la portería defendida por Remiro en el primer período, sin embargo se alcanzó el tiempo de descanso sin goles. En el segundo período fue Aleñá el encargado de destapar la lata de los goles, que luego vendrían muy seguidos: el canterano del Barcelona ejecutó una pena máxima por infracción sobre Ruiz de Galarreta, adelantando a los suyos. Pero la alegría duró muy poco: enseguida llegó el gol de Melero para igualar, y poco después la estocada final a las ilusiones del filial barcelonista: el tanto de Ávila para el 2-1 definitivo.

Idéntico objetivo: salir a ganar

La propuesta era similar por parte de ambos conjuntos nada más saltar a un terreno de juego casi impracticable por las recientes trombas de agua que afectaron a la comunidad de Aragón. A pesar de las complicaciones, de los constantes resbalones y de las dificultades a la hora de conducir las acciones a su antojo, la intensidad era máxima. Tanto los unos como los otros eran conscientes de lo que había en juego, y no daban un balón por perdido. Ferreiro fue el primero en poner en alerta al guardameta azulgrana con un disparo que marchó a la derecha de la portería.

Foto: Noelia Déniz - VAVEL
Foto: Noelia Déniz - VAVEL

El Barça B no tardó en dar la réplica con una doble ocasión: lo intentó Cardona en primera instancia, y después insistió Cucu, aunque ambos se encontraron con Remiro, que atajó el cuero. El cancerbero local tuvo que emplearse de nuevo ante el 11 del filial, para tapar otro intento de remate. El cuadro catalán se vio condenado a sufrir durante unos minutos. Ferreiro probó fortuna con un disparo cruzado que desvió Cucu a córner. En este saque de esquina remató Cucho de cabeza, enviándola cruzada a la derecha de la portería. Después fueron Melero y Lluís Sastres quienes con un remate y un cabezazo respectivamente, lo intentaron sin éxito, para mantener vivas las esperanzas de los catalanes.

La actuación de los centrocampistas, en conjunto con Aleñá, quedó eclipsada por el resultado final

Entre las mejores ocasiones que tuvo el filial en el primer período se contó el balón largo que puso Varo para la carrera de Cardona, que conectó de seguida con Cucu. El lateral buscó entonces a Aleñá, y el centrocampista de Mataró colocó el disparo, pero el cuero marchó desviado a escasos centrímetros del poste. Una vez más Aleña movió los hilos del Barça B, y cedió un centro a Cardona, que condujo una prometedora acción individual hasta el interior del área, donde despejó la defensa local a córner. Antes de marchar a vestidores con el empate a cero en el luminoso, Monchu envió fuera por poco un disparo lejano, tras recibir de Cucu. Tanto el lateral, habitual en los esquemas del técnico, como el mediocampista mallorquín, que repetía titularidad por segunda jornada consecutiva, fueron de lo mejor del Barça B.

Llegan los goles

Fue precisamente Monchu el encargado de generar la situación de peligro más inquietante en la reanudación, hasta la acción del penalti. El de Palma pegó con confianza en un disparo en seco, pero el balón no encontró portería. Poco más tarde llegó la jugada que llevó a los momentos de mayor tensión y emoción vividos en un encuentro de alto voltaje. Alexander González disputó un balón con Ruiz de Galarreta y el colegiado indicó penalti. Carles Aleñá lanzó desde los once metros para batir a Remiro y poner por delante a los azulgranas, aunque no por mucho tiempo.

Foto: Noelia Déniz - VAVEL
Foto: Noelia Déniz - VAVEL

Tan solo tres minutos duró la ventaja al Barcelona B, que vió como Melero ponía las tablas tras dejarle el cuero en los pies Ávila, de un cabezazo, casi sobre la misma línea de gol. Varo no pudo hacer nada para evitar el 1-1. Tampoco pudo evitar el cancerbero el segundo tanto local, obra del propio Ávila. Los centrales del filial se enredaron en el despeje e hicieron trastabillar al portero, que solo pudo observar como el balón se hundía en la red. Una vez más, como tantas veces en lo que va de curso, a los de Gerard López les tocaba remar contracorriente, algo que han demostrado que no se les da demasiado bien.

Aún así, los catalanes no le perdieron la cara al partido y continuaron luchando. Monchu buscó sorprender, sin encontrar su objetivo, mientras Varo se empleaba a fondo bajo palos para evitar males mayores. No fue suficiente para obtener una renta a favor, tampoco lograron mejorar la situación los cambios ofensivos propuestos por el técnico barcelonista, que dio entrada a Carles Pérez en lugar de Palencia y a Abel en el de Monchu. La derrota en El Alcoraz es la cuarta consecutiva que sufren los azulgranas, un resultado que hace sonar alarmas de crisis, por la delicada circunstancia en la que deja al equipo en la clasificación de Segunda División A, con el descenso acechando cual sombra negra. El calendario tampoco es alentador: el Barça B se medirá al Rayo Vallecano el domingo a las 16:00 hrs en el Mini Estadi. Mirar más allá del domingo, dado lo mucho que hay en juego, no tendría sentido: tocará ir pasito a pasito, como decía el Cholo, librando otras batallas, en esferas bien distintas.