Partido de la primera vuelta ante el Elche
Imagen: Real Oviedo

Partido de la primera vuelta ante el Elche

José Juan le dio un punto a un Real Oviedo que no acababa de carburar en casa.

vavel-oviedo
Vavel Oviedo

Un punto de seis posibles llevaba el Real Oviedo en su estadio cuando corría la jornada sexta del Campeonato Nacional de Liga de Segunda División. En ella, se jugaron vistosos partidos, como un Osasuna - Sporting en El Sadar, y se pudo ver la primera derrota de la temporada del Málaga en el Estadio de Gran Canaria. Un Dépor 2-1 Granada, cerró esa jornada de lunes, en Riazor.

También en esa jornada, un recién ascendido como el Elche, visitó el Carlos Tartiere. Pacheta volvía a casa y todo fueron aplausos para un técnico que despertó la ilusión cuando más inerte parecía la esperanza azul. El 'efecto Pacheta' había despertado una enorme simpatía hacia el entrenador burgalés y la grada, lejos de ser desmemoriada, le brindó una ovación a la altura de su etapa en el Real Oviedo, a pesar de no haber logrado el objetivo que en un principio había propuesto.

Ya en el campo, los aplausos rápidamente dieron paso al viento. Los silbidos invadieron un estadio impaciente que veía cómo tras el empate ante el Extremadura y la dolorosa goleada por 0-4 que le endosó el Real Zaragoza, el Elche también le pondría otra piedra en el camino a los de Juan Antonio Anquela.

Y, además, lo haría rápidamente, en el minuto cinco, tras un gol de Manu Sánchez, que finalizó un centro lateral proveniente de un córner en corto que se paseó por el área de meta de Alfonso Herrero.

Saúl Berjón, reclama una caída al árbitro durante el transcurso del encuentro. | Imagen: Real Oviedo
Saúl Berjón, reclama una caída al árbitro durante el transcurso del encuentro. | Imagen: Real Oviedo

A pesar de la inmediata reacción azul, el gol llegó en una jugada afortunada, en la que hay que reconocer que el meta del equipo ilicitano, José Juan, no estuvo muy acertado a la hora de despejar un balón que le acabó pasando por encima, dejando a Joselu a portería vacía para empatar.

Empate también a palos. Primero, Saúl Berjón, en un auténtico misil y luego Iván Sánchez, rondando el minuto 80, en lo que pudo haber sido la puntilla de un equipo que no acababa de carburar y que vio como con ese resultado, tan sólo había sumado dos puntos de los nueve posibles en su estadio en lo que iba de temporada.

La situación se veía, sin duda, maquillada por las actuaciones del Real Oviedo fuera de casa en lo que parecía ser el mundo al revés, situación que, finalmente, acabó por revertirse.

VAVEL Logo