En-Nesyri se corona en Butarque
Imagen: LaLiga

En-Nesyri se corona en Butarque

El delantero marroquí se exhibió en su casa con un hat-trick ante el Real Betis que vale oro para el Leganés.

pablo-rodriguez
Pablo Rodríguez

Butarque recibía al Real Betis en un estadio prácticamente lleno. Nadie quería perderse la visita del club verdiblanco al sur de la capital madrileña y, pese al viento y el frío, ambas aficiones se hicieron notar desde el primer momento.

El once expuesto por Quique Setién no era el habitual. Con la Europa League en el horizonte y tras el amargo empate cosechado en Copa del Rey el técnico no quiso arriesgar con su alineación de gala. En el bando local volvían dos de los artilleros más en forma de la liga, Braithwaite y En-Nesyri. Ambos jugadores hicieron temblar a la defensa rival desde los primeros compases del encuentro. Los tres centrales eran incapaces de aguantar el ritmo de los delanteros pepineros, que se colaban por uno y otro lado creando ocasiones de gol.

El Leganés ahogó al Betis en su propio campo a raíz de una presión muy alta que impedía la salida de balón por parte de los béticos. Acumulaban pérdida tras pérdida en zonas peligrosas que se transformaban en jugadas de peligro en contra. Así transcurrían los primeros minutos de la contienda, hasta que En-Nesyri se cansó de avisar. El balón cayó sobre sus botas y, tras unos minutos de incertidumbre, entró por la escuadra de Pau López.

Es una obviedad cuando se dice que siempre hay que aprovechar el buen momento de un delantero. Y es que, una vez más, En-Nesyri lo volvió a hacer. El pase de Óscar Rodríguez fue más de medio gol y dejó el balón en bandeja para que el marroquí subiese el segundo tanto al luminoso. La primera parte llevó los colores blanco y azul de principio a fin. El Leganés hilaba ocasiones de gol que no entraban por milímetros. Lo Celso se diluía en un centro del campo que echaba en falta a jugadores del calibre de Canales y Guardado.

La segunda parte comenzó al igual que había terminado la primera. Ni un minuto tardó el Leganés en probar fortuna de cara a la portería. Setién dio entrada a Lainez en busca de un mayor control del balón, que hasta el momento había sido nulo. Empezó enchufada la joven perla mexicana por la banda derecha, haciéndose ver y entrando en contacto con el balón.

Youssef En-Nesyri tenía que culminar su partido y ponerle la guinda al pastel con un hat-trick que no se hizo de rogar. Balón en profundidad a la espalda bética, sinónimo de peligro por la velocidad del marroquí. Y así fue, ganó la carrera y disparó al palo derecho de Pau para confirmar un encuentro perfecto por su parte. Nadie dudaba de su efectividad cuando llegó a Madrid para ser uno de los referentes en ataque del combinado blanquiazul.

El partido estaba visto para sentencia y Butarque era una fiesta. La afición disfrutaba de cada acción de su equipo y alentaba a los suyos tras 90 minutos dignos de elogio. Corrían los últimos minutos del partido y pese al resultado el Leganés continuaba presionando como si se tratase del primer minuto de juego. Entre todo esto, el estadio se rindió a En-Nesyri cuando se retiraba del campo para dejar su hueco a Michael Santos. Un sonido atronador para rendirse a su delantero, el cual no paró de aparecer en cada jugada y por ello la presencia continua de su nombre. El partido llevó su nombre, ha nacido un nuevo héroe en Leganés.

VAVEL Logo