El análisis del Levante 2-0 Real Valladolid
Sergio González atento al partido disputado ayer en el Ciudad de Valencia / REAL VALLADOLID

Un buen fútbol, sin premio. El Real Valladolid pierde en el Ciudad de Valencia en los últimos minutos en unas jugadas desafortunadas en donde el Levante no perdió su oportunidad y estuvo eficaz para llevarse la victoria. Los blanquivioletas estuvieron bien posicionados en el terreno de juego controlando el ritmo del partido y teniendo las mejores ocasiones para poderse llevar algo positivo a Zorrilla, pero no fue así.

Los azulgranas aprovecharon la suerte y se llevaron el partido. Un encuentro que, al fin y al cabo, se lo pudo llevar cualquiera ya que el conjunto local también gozó de oportunidades que no acabaron en gol por distintas razones. El partido parecía de empate a 0 que quedaba satisfecho a ambos conjuntos. El fútbol tiene estas cosas que nunca te esperas pero que finalmente surgen. Los chicos de Paco López fueron de menos a más en la primera parte ya que los veinte primeros minutos fueron de color blanquivioleta con las ocasiones perdiciadas por parte de Waldo y Guardiola.

Los locales le anularon un penalti por fuera de juego en la jugada anterior y al Valladolid un gol de Sergi Guardiola que también parecía que estaba algo adelantado. Tablas, y eso es lo que manifestaba el marcador. En la segunda mitad, el pucela siguió a lo suyo pero el partido se partía ya que ninguno de los dos propuso algo diferente para modificar la igualdad que se mostraba en el campo. El que marcaba se llevaba el partido y es lo que pasó. El Levante lo buscó y lo encontró. Sin embargo, no se le puede reprochar nada a los pucelanos que tras tres jornadas a domicilio ha plantado cara a cada uno de sus rivales. Y ahora, toca Zorrilla, toca que la afición marque el primer gol, un jugador número 12 vital. El rival es el Osasuna, el domingo 15 de septiembre, a las 18:30. Sigamos trabajando que el objetivo está más cerca.

VAVEL Logo