Aïssa Mandi y sus 100 partidos como verdiblanco
Mandi pelea con Casemiro un balón durante un Real Betis - Real Madrid | Foto: LaLiga

Aïssa Mandi y sus 100 partidos como verdiblanco

El central argelino del Real Betis cumplió el pasado viernes frente al Eibar la friolera cantidad de 100 partidos con la verdiblanca.

nachocarmona01
Nacho Carmona

Algo más de tres temporadas han sido las que le han hecho falta a Aïssa Mandi para alcanzar la centena de partidos con el Real Betis. El argelino se ha ido afianzando en la zaga año a año, y cado una que pasa aún más si cabe. 26 fueron los encuentros que jugó en su primera campaña en Heliópolis, 34 los que disputó en su segunda y participó en 35 la pasada temporada.

Un central goleador

El argelino llegó a la capital andaluza como un refuerzo clave para la zaga debido a sus números en el Stade Reims y a su edad (24 años), así como con un matiz no muy común para la posición en la que se desenvuelve: el gol. En cuestión de cinco temporadas con la entidad francesa, consiguió ver puerta un total de 15 veces y de asistir a sus compañeros para que lo hicieran otras 14, siendo la mayoría de sus participaciones directas con las dianas en la máxima categoría del fútbol francés, en la Ligue 1.

En el Real Betis sus registros goleadores no han sido tan altos -ha marcado solo cinco goles y ha dado dos asistencias-; aunque ha aportado otras cosas que antes no hacía: ha mejorado defensivamente en todos los aspectos. Su progresión ha sido increíble.

El central sumó un total de 169 partidos oficiales con la camiseta del Stade Reims antes de dar el salto a LaLiga de la mano del Real Betis Balompié, donde va camino de hacer historia, pues a la edad de 27 años le quedan muchas cosas por demostrar aún.

Con todos los valores necesarios para triunfar

Ya lo dijo Quique Setién el año pasado hablando con los chavales del campus de verano de la Fundación Real Betis: "En cuarenta años que yo he estado metido en el fútbol, tanto de entrenador como de jugador, ha sido el jugador más receptivo que he tenido, el que más interés ha puesto a la hora de hacer los ejercicios, el que más ha escuchado, el que más se ha fijado en todo. Se ha convertido en uno de los mejores jugadores del equipo, y todo por el trabajo y la constancia que ha tenido. Y eso es muy importante".

Setién definió al jugador como responsable, atento, serio en el trabajo y comprometido. Y es que está claro que Mandi es un futbolista diferente por cosas como las que contó el técnico cántabro: "Cuando termina todos los partidos él se lleva un tupper con su arroz y su bonito, y nada más terminar el partido no se quita ni la camiseta. Se sienta en el suelo, coge su cuchara, abre su tupper y se come su arroz y su bonito solo. ¿Sabéis por qué? Para recuperar inmediatamente la energía perdida en el partido". Único.

VAVEL Logo
CHAT