Óscar mantiene con esperanzas al Leganés
Omeruo disputando el balón con Budimir | Foto: LaLiga Santander

Dos goles de falta han firmado el reparto de puntos entre Mallorca y Leganés en un empate que no contenta a nadie. El cuadro blanquiazul mereció más en un partido en donde tuvo que remar a contracorriente desde los primeros compases por culpa de un tanto de falta directa de Salva Sevilla. Al final encontró su resultado a falta de pocos minutos para el final gracias a un golazo de Óscar Rodríguez de falta directa. 

El partido comenzó el nerviosismo típico de dos equipos que tenían mucho en juego porque quien perdiese tendría más de un pie en Segunda División para la próxima campaña. El Leganés tuvo más iniciativa de la esperada frente a un Mallorca que se encerró desde el principio atrás. Poco antes de llegar a los diez minutos de partido, el cuadro local tuvo una efectividad total anotando el primer disparo que tuvieron. Una falta innecesaria que cometió Aitor Ruibal y que Salva Sevilla se encargó de anotar anotando el disparo por debajo de la barrera. Desde el gol del Mallorca, el Leganés pareció acusar ese tanto en contra y se desmoronó con el paso de los minutos. Apenas acertaron algún pase y estuvieron fallones en la zona de tres cuartos.

Llegando al ecuador del partido a punto estuvo el Leganés de igualar la contienda con un disparo potente de Amadou con la zurda que salió rechazado por el poste derecho de la portería de Manolo Reina. Se fue animando el cuadro de Aguirre, que en Mallorca no pudo estar por expulsión, y dio un paso al frente consciente de que si quería seguir en la máxima categoría del fútbol español tendría que remontar. Pese a esos arrebatos, el Leganés siguió sin ser clarividente en las últimas zonas de juego y con el 1-0 de Salva Sevilla se llegó al descanso.

Salva Sevilla celebrando su gol de falta | Foto: RCD Mallorca
Salva Sevilla celebrando su gol de falta | Foto: RCD Mallorca

La segunda mitad comenzó igual que la primera. Con un Leganés que dominaba el balón y quería tener las principales ocasiones, pero que no acertaba en el último pase. Para solucionarlo Toni Amor decidió quitar la línea defensiva de cinco hombres y pasar a defender con cuatro, dando entrada a Bryan Gil y a Roque Mesa. Awaziem se desplazó hasta el lateral derecho y Bustinza formó pareja de centrales junto a Omeruo. Los cambios hicieron un favor al cuadro de Amor y siguieron con ese ímpetu en busca del primer gol. La fortuna no estaba de su parte y le dieron más peso al ataque con la entrada de Miguel Ángel Guerrero en lugar de Amadou.

A partir del cambio de sistema, el Leganés se abrió y el Mallorca aprovechó los huecos que dejaron los de Amor en las botas de Lago Junior que tuvo mucho protagonismo desde que entró en el terreno de juego. La ocasión más clara de todo el partido llegó en las botas de Guido Carrillo justo antes de la pausa de hidratación. Buena jugada ‘pepinera’ que pilló al Mallorca descolocado. Assalé dio un pase de la muerte y Carrillo de cara a puerta estrelló su disparo en Manolo Reina que hizo una atajada descomunal blocando el balón. A ello hay que añadirle el fallo de Guido que no ajustó el balón lo suficiente. Un error descomunal que puede costarle muy caro al cuadro madrileño.

Finalmente, los de Amor encontraron recompensa en un auténtico golazo de Óscar Rodríguez de falta. Disparo soberbio del '27' con el que firmó el empate definitivo en el marcador. Uno de los mejores goles del campeonato que le sirve al Leganés para tener todavía algo que decir frente a un Mallorca que ha visto como se ha disipado una baza muy importante para estar más cerca de la salvación.

VAVEL Logo