Sabin y Rubén Pardo afianzan el 'Garitanismo' frente al Lugo
Sabin Merino celebra con rabia el gol del empate | Foto: CD Leganés

Garitano ha hecho efectivo el tópico de "entrenador nuevo, victoria asegurada". La vuelta de Asier a Butarque ha sido lejos de como podía imaginarse años atrás cuando se fue. En Segunda División, sin público y a mitad de temporada. Sin embargo, los pupilos del técnico vasco han sabido adaptarse a la perfección y frente al Lugo dieron una auténtica lección de coraje y garra teniendo que remontar el partido. A la sexta fue la vencida y el Leganés volvió a la senda del triunfo para engancharse a los puestos altos de la clasificación. 

El vuelta de Asier Garitano al banquillo 'pepinero' trajo consigo un par de cambios en el once titular blanquiazul para enfrentarse al Lugo. El primero de ellos fue el de Jonathan Silva en detrimento de un sancionado Javi Hernández. Además, dio entrada a Perea junto a Rubén Pardo en el doble pivote dando descanso a Shibasaki. Ibáñez por un costado, Arnáiz por el otro, en el enganche un Eraso que volvía a la titularidad de la mano de Asier y en punta Sabin Merino. Al otro lado del césped esperaba un Lugo que sumaba tres partidos sin perder: una victoria frente al Tenerife, y dos empates: Sabadell y Sporting de Gijón.

Eraso peleando por el balón con un jugador del Lugo | Foto: CD Leganés
Eraso peleando por el balón con un jugador del Lugo | Foto: CD Leganés

El coraje de la remontada

El partido tuvo un inicio frenético. El Lugo comenzó mandando en el ataque frente a un Leganés que estaba casi ensimismado por volver a jugar en su feudo después de muchos encuentros. Hugo Roma tuvo la primera del choque tras regatear a dos defensas, pero su disparo fuerte y seco, lo repelió Cuéllar a córner. No pudo hacer lo mismo el meta 'pepinero' minutos más tarde cuando Manu Barreiro transformó una jugada ensayada tras recibir de cabeza dentro del área. Delante del meta rival, batió a Iván sin ningún problema. Frente a este varapalo, el Leganés supo reaccionar a la perfección y cinco minutos más tarde Sabin dio la igualada en el marcador. Gran jugada combinativa entre Eraso y el ariete local que terminó con Merino fusilando al primer toque la portería defendida por Cantero

Con el paso de los minutos, el partido fue cesando en goles, pero no por ello en ritmo de juego. El encuentro se transformó en una idas y venidas de dos conjuntos muy serios que se lo tomaron como si de una final se tratase. Después de los goles, la jugada más clara llegó antes de la media hora de partido tras un gran remate de Rober Ibáñez. El Leganés pudo juntar futbolistas por dentro y un disparo seco del banda 'pepinero' fue repelido a córner por el meta rival.  Poco a poco el equipo de Garitano fue obteniendo un mayor peso en el partido y rubricó la remontada a los treinta minutos. De nuevo, Rubén Pardo con un auténtico golazo de falta directa, tal y como hizo en la jornada anterior frente a Las Palmas. En esta ocasión superó a la barrera y nada pudo hacer Cantero

Rubén Pardo celebra su gol de falta | Foto: CD Leganés
Rubén Pardo celebra su gol de falta | Foto: CD Leganés

Sentenció Sabin de penalti

Con el paso de los minutos el Lugo quiso desquitarse de ese gol de Rubén Pardo, pero no tuvo éxito alguno y se llegó con el 2-1 al descanso.  A la salida del túnel de vestuarios, el conjunto gallego hizo cambios para poder llevar balones de una forma más rápida al área 'pepinera' para poder llevarse, al menos, un punto de Butarque. Sin embargo, la ocasión más clara en esos momentos la tuvo Jonathan Silva cuando estalló un balón sobre el palo izquierdo de la meta visitante tras un chut desde dentro del área. En la misma jugada, Arnáiz cayó dentro del área y el colegiado decretó la pena máxima que Sabin Merino se encargó de anotar para colocar el 3-1 en el marcador. 

Con el paso de los minutos, Asier Garitano se permitió el lujo de poder dar descanso a los más habituales ya que al Lugo le costaba llegar al área visitante. Tuvo una ocasión clara en las botas de Manu Barreiro, con un remate de primeras desde dentro del área, pero Cuéllar estuvo ágil para repeler ese balón lejos de sus dominios. Pese a ello, el Leganés siguió firme en sus convicciones de ceder pocos espacios atrás e intentar que el partido se muriera con el esférico en sus botas. Tal y como refleja el viejo mito del fútbol, si tú tienes el balón, tu rival no puede tenerlo. Pasaron los minutos con el Lugo volcado sobre la portería de Cuéllar para tratar de conseguir la épica, pero sin ninguna ocasión destacable. En la última jugada del partido, Barreiro anotó el 3-2 definitivo para maquillar el marcador, tras una jugada rápida a la salida de una falta. Primeros tres puntos para Garitano en el día en el que el Leganés volvió a ganar en Liga tras cinco encuentros sin sumar tres puntos en su casillero. 

VAVEL Logo