El United pinta la cara de rojo a la Real
Le Normand Y Greenwood pelean por el esférico. || Foto: Real Sociedad

El conjunto guipuzcoano viajó a Italia para jugar como local, pero ni la ilusión ni el sueño europeo pudieron hacer nada en un partido que la Real no controló en ningún  momento.

El equipo de la ciudad de Manchester se paseó gracias a su amplia plantilla llena de jugadores de élite. A pesar de lesiones de jugadores importantes y varias rotaciones, este equipazo promete ser un claro candidato a ganar el trofeo de campeón.

  • Remiro evita la goleada en la primera mitad

El partido comenzó loco, a un ritmo frenético. En menos de dos minutos hubo tres ocasiones claras de gol, con el disparo que salió ligeramente desviado de Adnan Januzaj. Empezaban enseñando las garras los dos equipos.

Sin embargo, con el paso de los minutos el Manchester United comenzaba a incomodar sin balón a la Real y con mucho peligro en ataque, teniendo que salvar Remiro en varias ocasiones. A punto de convertir estuvo Rashford, prácticamente a bocajarro, pero que paró con el pie el guardameta navarro de manera heroica.

De hecho, los txuriurdin aguantaron hasta que falló Remiro. Un error de comunicación en la salida de Remiro y la pareja de centrales provocó el choque entre los tres; Bruno Fernandes sólo tuvo que esperar a recibir la pelota y marcar a placer el 0-1. El primer tiempo concluyo con una mejor Real pero sin llegar a incomodar en exceso a los "diablos rojos". El más activo de los vascos, el sueco Isak.

  • Una defensa que hace aguas

La segunda mitad parecía ligeramente más a favor para los de Alguacil, con un mejor inicio jugando en campo contrario, pero el equipo inglés demostró lo efectivo que es un equipo tan grande.

La zaga de la Real tampoco ayudó, con un sensación de nerviosismo constante. Antes del minuto 60, un balón al hueco q dio de cara James y remató Bruno Fernandes para conseguir el doblete y encarrilar el partido. No contentos con eso, una asistencia exquisita de Fred rompió una vez mas a los defensas blanquiazules y Rashford sentenció el partido antes del 70.

El equipo de Solksjaer destrozaba a los donostiarras y aún con el partido más tranquilo y sentenciado, el hambre de los jugadores visitantes acabó por despellejar a una pobre Real que se veía asediada y que tan solo deseaba que concluyese el partido.

Daniel James fue el protagonista de la fase final del encuentro. Un gol que anuló el árbitro suizo y otro que fabricó el propio galés y marcó por debajo de Remiro.

  • El físico europeo humilla a España

El comienzo de las fases finales de las competiciones europeas han sido soprendentemente negativas para los equipos españoles. En tan solo tres días, tanto Barcelona como Real Sociedad y Sevilla (en menor medida), fueron arrasados por equipos europeos de distinta nacionalidad pero que destacan todos por lo mismo: el poderío físico.

La intensidad, potencia y además, efectividad con la que se encuentran los equipos de LaLiga al llegar a Europa da que pensar del nivel aparentemente decadente de la competición nacional. Así como la anterior fue la década en la que sobre todo España dominó a nivel futbolístico, en el inicio de los 2020's, países como Inglaterra Francia o Alemania se ven reforzados.

  • Milagro cómo última esperanza

Finalmente, derrota dolorosa de una joven y ambiciosa Real que confirma tener problemas en la zaga y que necesita acumular experiencia y oficio en Europa para aspirar a más.

Los Red Devils atemorizan a los demás contendientes al título, lanzando un mensaje de advertencia en forma de goleada. Los segundos clasificados en la Premier se pueden permitir el lujo de llegar con cierta calma y confianza a la vuelta en Old Trafford.

VAVEL Logo