Bordalás no logra dar con la tecla
José Bordalás / Foto: Getafe CF

El equipo de Bordalás no está pasando por su mejor momento, y esto se ve con los resultados que lleva, ya que en todo el mes de febrero no ha obtenido ni un solo punto. Esto le ha hecho descender puestos en la clasificación hasta situarse el número 15 con un total de 24 puntos y a tan solo tres del descenso.

Sin embargo, a su favor, cabe destacar que en estas jornadas de febrero se ha enfrentado a rivales muy difíciles. Equipos como el Sevilla o Real Madrid que están en un segundo y tercer puesto, incluso por delante del Barcelona. También los azulones han tenido que hacer frente a la Real sociedad, que va quinto y por tanto en puestos europeos. Al último equipo que se ha enfrentado ha sido el Betis, que va el séptimo, pero lleva una buena marcha y está acercándose cada más a los puestos europeos.

Bordalás está viendo como el Getafe está pasando de luchar por plazas europeas, como en ocasiones anteriores, a luchar por salvarse del descenso. En parte, esta situación puede que se haya visto favorecida por dejar de ser una de las defensas más sólidas, a ser una de las menos seguras. Ante esto el míster no se ha quedado de brazos cruzados, ya que ha probado distintas combinaciones para mejorar tanto la faceta defensiva como ofensiva.

Como bien se sabe, el entrenador azulón acostumbraba a usar el inamovible 4-4-2, donde Cucurella siempre estaba en banda y  en el centro Arambarri y Maksimovic. En la defensa estaban presentes Djené, Damián, Olivera y Etxeita. Este sistema era prácticamente inamovible, no había rotaciones en la defensa, solo por lesión o amonestación. Si quería fortalecer la faceta ofensiva para obtener la victoria, incorporaba otro delantero, pero si el rival era complicado, colocaba a Nyom en el otro lateral. Ahora con la llegada de los nuevos fichajes y la mala racha del equipo ha propiciado que esto haya cambiado con más rotaciones, sobre todo en la defensa. 

Con la llegada de Aleñá y Kubo, el técnico se ha planteado un nuevo sistema, el 4-2-3-1. Con este método los jugadores adquirían nuevas posiciones, ya que Kubo en este sistema puede jugar como extremo derecho y Aleñá como media punta. En cuanto a jugadores más veteranos, Cucho pasa a tener más importancia en las bandas, Nyom deja de ser titular y Portillo, por el contrario, tiene un papel  importante porque podría jugar en cualquier posición detrás del punta. Este sistema tiene un inconveniente, y es que los delanteros lucharían por ser titulares.  Sin embargo, esta opción tampoco ha dado resultados al conjunto azulón.

Para solucionar el problema de la faceta defensiva, Bordalás ha encontrado un nuevo sistema, el 5-4-1, como se vio en el último partido ante en Betis. Este se basa principalmente en el trío de Djené, el recién incorporado Chakla y Cabaco en la zaga, pero tampoco parece funcionar porque por muy bien que tenga la defensa, si el equipo no tiene una buena ofensiva, no marcará los goles que son tan necesarios.  

En el próximo partido reciben a domicilio al Valencia, que solo les saca tres puntos de ventaja. Quizás en este encuentro Bordalás pruebe con un nuevo método, capaz de mejorar tanto a nivel defensivo como ofensivo, o quizás vuelva a confiar en el inamovible 4-4-2.

 

VAVEL Logo