Estado de alarma en el paseo de Martiricos
Antoñín frente a José Arnaiz. / Foto: LaLiga.

Cuando un equipo no dispara a puerta es imposible que gane un partido porque los tres puntos se consiguen a fuerza de goles. Y si el Málaga CF no tira a puerta no puede alcanzar ningún triunfo. Así que difícilmente la afición iba a salir contenta de un partido que acabó con un 0-2 del Leganés, la segunda derrota consecutiva en casa que confirma los malos presagios que se llevan anunciando estas últimas semanas y que hacen pensar que las vacaciones no serán fáciles para nadie. 

Se encienden las alarmas en el paseo de Martiricos, los aficionados culparon al técnico asturiano desde el minuto uno de partido. 

El Málaga CF sigue sin encontrarse a sí mismo. Ese Málaga CF imbatible en casa voló y no se conoce nada de él en estos momentos. La continuidad de JAL peligra después de los malos resultados del equipo de la Costa del Sol.

Los problemas son evidentes y palpables. Un conjunto sin gol y con muchas deficiencias en una defensa que no soporta los golpes rivales. Los de José Alberto no controlaron nunca la posesión, no dispararon en ningún momento a puerta y la contundencia brilla por su ausencia en estos cuatro partidos que el Málaga CF acumula sin ganar en LaLiga SmartBank, Burgos, Amorebieta, Eibar y Leganés. 

El objetivo era conseguir esos 30 puntos, pero van a imperar los 27 que se mantienen en la clasificación. Aquí acaba la primera vuelta con un sabor muy amargo y lejos queda en la memoria aquel equipo que estaba imbatible en su propio campo. Los de Martiricos no volverán a jugar hasta enero y se esperan semanas muy largas en la dirección deportiva en búsqueda de soluciones para un equipo que por el momento no es suficiente para llegar lejos, o eso ha demostrado en este tramo liguero.

El Susaeta del Lega, José Arnaiz

Si el Málaga CF acostumbraba a salir en los partidos con impulso y control, de nada pudo disfrutar este sábado hasta bien entrado el encuentro. La primera ocasión del partido precisamente la tuvo Recio en un saque de esquina. Pero, la más clara llegó, otra vez, en un fallo de comunicación entre Lombán y Escassi que provocó un disparo de Borja Garcés y una gran parada de Martín. Las líneas estaban muy separadas, el equipo no tenía el balón, los duelos no eran favorables y frenar a José Arnaiz se estaba convirtiendo en un auténtico dolor de cabeza.

Pero la cosa no iba a mejorar por el momento. Otro error de comunicación entre el portero y el lateral derecho malaguista sostuvo la respiración del público y pudo acabar peor si ese balón hubiese ido hacia la portería. Sin embargo, la balanza en el juego se fue decantando hacia el lado blanquiazul. El Málaga CF comenzó a tener ocasiones, Antoñín generaba todo el peligro por la banda derecha y los contragolpes desde el minuto 34 fueron más constantes. Aunque el premio del gol no llegó. Lo más cercano fue un disparo de Jairo y un centro de Víctor Gómez que no tuvo remate.

Los aficionados desesperaron

Por desgracia, la película no iba a cambiar. Es más, fue a peor. Y es que Rubén Pardo colgó una falta que llegó a los pies de Omeruo y tiró a placer, pues el lateral diestro blanquiazul iba a ser quien le permitiera estar en una posición legal, y de nuevo llegó con un gol en contra, era el minuto 51. Los pitos entre el público volvieron a resonar en La Rosaleda porque el equipo rival se hizo de nuevo con el control del partido. José Alberto no quiso esperar más y dio entrada a Hicham y Roberto por Jairo y Dani Lorenzo.

Pasados los minutos de la segunda mitad, el Málaga CF empezó a tener mas el esférico y los acercamientos a la portería de Riesgo empezaron a ser más constantes. Y en una de esas oportunidades en las que el equipo buscaba empatar en una falta pegada al córner, el Leganés salió en contraataque en solitario, sin ningún defensor que dificultara el paso, y Randjelovic  le puso el gol en bandeja a Juan Muñoz para poner el 2-0. E inmediatamente comenzaron a sonar los primeros cánticos de 'José Alberto, Dimisión'. Para más problemas, Hicham se volvió a lesionar. 

Y todo terminó sin que el que Málaga CF disparara a puerta. El partido se volvió bronco, los jugadores pagaron su frustración con intervenciones poco limpias y las tarjetas amarillas fueron las verdaderas protagonistas del final del encuentro. Se esperan días muy difíciles para el conjunto de La Rosaleda. Las malas noticias no dejan de ser una constante. El nombre de José Alberto puede empezar a peligrar a seguir como técnico blanquiazul.

Ficha Técnica:

MÁLAGA CF: Dani Martín; Víctor Gómez, Peybernes, Lombán, Javi Jiménez (Cufré, 78'); Escassi, Genaro; Jairo (Hicham, 58', Chavarría, 80'), Dani Lorenzo (Roberto, 58'), Antoñín; Brandon (Sekou, 78').

CD LEGANÉS: Riesgo; Sergi Palencia, Omeruo, Sergio González, Javi Hernández; Gaku, Recio (Doukoure, 76'), Rubén Pardo (Juan Muñoz, 72'); Naim García (Bárcenas, 72'), Borja Garcés (Bautista, 62'), José Arnáiz (Randjelovic , 76').

GOLES: Omeruo (51'), Juan Muñoz (79').

ÁRBITROS: Iglesias Villanueva. Pérez Pallás (VAR). Amonestó con tarjeta amarilla a Peybernes (53'), Brandon (64'), Recio (66'), Juan Muñoz (91'), Antoñín (91'), Escassi (91'), Chavarría (96').

INCIDENCIA: Partido correspondiente a la vigesimoprimera jornada de LaLiga SmartBank en La Rosaleda ante 14.751 espectadores.

VAVEL Logo