La redención de Cristiano Piccini
Fotomontaje: Carlos David Pérez Chinea VAVEL

Cristiano Piccini ha vuelto. El lateral vuelve a tener minutos y titularidades después de más de dos años, en los que su constancia y esfuerzo han sido claves para superar los problemas que ha sufrido. En este artículo hablamos sobre la época del italiano en el club valenciano.

Llegada al Valencia y la temporada del Centenario

Cristiano Piccini llegó al Valencia en el verano de 2018, procedente del Sporting CP por 8 millones de euros. En esa época, el Valencia buscaba renovar la posición de lateral derecho, debido a las salidas de Martín Montoya y de Nacho Vidal. A estas salidas les acompañó la llegada del danés Daniel Wass, quien a pesar de ser mediocentro, también podía ocupar esa posición.

El nacido en Florencia hizo su debut oficial el 20 de agosto de ese mismo año, en la jornada inaugural de LaLiga Santander. Los primeros meses del jugador no fueron fáciles, pese a conocer la liga después de haber jugado para el Real Betis Balompié entre 2014 y 2017. Aunque fue titular en los seis primeros partidos de liga, el nivel del lateral se encontraba por debajo de lo esperado, y más al ser un Valencia que jugaba Champions League. Una lesión muscular en el mes de octubre hizo que perdiera la titularidad en el lateral a favor de Daniel Wass.

Pero el destino tenía preparado un papel protagonista para el italiano. En el partido Valencia-Huesca, en diciembre del 2018, Piccini se convirtió en el héroe del Valencia al marcar el 2-1 en el minuto 94, en lo que supuso un punto de inflexión para el equipo y afición, ya que la racha de resultados no estaba siendo del todo buena. A partir de enero del 2019, el equipo mejoró y Cristiano volvió a contar con titularidades, que solo fueron prohibidas por alguna lesión sin gran importancia.

El Valencia y, por tanto, Piccini, acabaron la temporada como campeones de Copa del Rey y como clasificados para UEFA Champions League en lo que ya es una temporada histórica para el club.

Piccini contra el Huesca | Foto: Valencia CF
Piccini contra el Huesca | Foto: Valencia CF       

Del cielo al infierno, pasando por Bérgamo

El verano del 2019 llegó y el italiano se quedó en el equipo, teniendo un hueco importante en la plantilla y formando parte de un gran proyecto. Pero, por desgracia, todo se torció. El proyecto acabó hundiéndose debido al despido de Marcelino y a la salida de Mateu Alemany. Por si fuera poco para el defensa, el 29 de agosto, cuando el Valencia se encontraba en Vigo jugando contra el Celta, se lesionó de gravedad al romperse la rótula, lo que le apartó de los terrenos de juego durante meses. Las recaídas de la lesión, junto al parón de las competiciones debido a la pandemia de COVID-19, hicieron que el jugador se perdiera toda la temporada.

Para la temporada 2020-2021, el lateral fue uno de los elegidos para abandonar el Valencia, ya que así el club podía ahorrarse su ficha. Salió cedido con opción de compra al Atalanta, en su país natal. Allí el jugador no contó con los minutos necesarios ni esperados, por lo que tampoco contó con rodaje, al disputar la ínfima cantidad de 59 minutos en los cuatro meses que estuvo en el norte de Italia.

Al final, el jugador volvió al Valencia en enero del 2021, haciendo un esfuerzo económico, ya que tuvo que rebajar su sueldo para volver, debido a los problemas financieros del club. Ambas parte salieron beneficiadas, porque el deseo del jugador era volver y el del club era fichar un lateral, puesto que solo contaba con Thierry Rendall. El italiano no contó con una gran cantidad de minutos, ya que no alcanzó ni los 70 minutos de juego, debido a la falta de rodaje con la que seguía contando.

Piccini contra el Celta de Vigo | Foto: Valencia CF
Piccini contra el Celta de Vigo | Foto: Valencia CF       

La temporada de la resurrección

Para la actual temporada 2021-2022, el defensor se quedó en la plantilla pese al gran nivel de Thierry y el fichaje de Foulquier. Pese a que en las primeras jornadas no estuvo convocado, contra el Betis ya entró en la convocatoria al recuperar por fin la forma necesaria para jugar. La gran noticia llegó el 30 de octubre, partido en el que Cristiano volvió al terreno de juego con el conjunto che. Solo jugó 8 minutos contra el Villarreal, pero fue suficiente para ver que el lateral estaba de vuelta, lo que fue una gran alegría tanto para él como para el valencianismo.

A partir de noviembre, el jugador se sentó en el banquillo en los partidos de LaLiga Santander, cosa que cambió en diciembre, al contar con minutos en Copa del Rey contra el CD Utrillas y al ser titular contra el Celta de Vigo. Sin embargo, la mejor noticia se dio en el partido contra el Elche CF, cuando en el minuto 85 el lateral marcó un gran gol para darle la victoria a su equipo por 2-1, lo que recordó al anteriormente mencionado Valencia-Huesca de hace ya tres años, donde también fue el héroe. Para mayor casualidad, estos son los dos únicos goles que el italiano ha marcado para el conjunto valencianista hasta el momento. Desde ese momento, también ha contado con minutos contra el Arenteiro y Levante, debido a las bajas de Thierry y Dimitri Foulquier.

Es por este gran momento que vive el jugador valencianista por lo que el internacional italiano vuelve a sonreír y a disfrutar jugando al fútbol, después de haber pasado una etapa tan difícil, en la que nunca se ha rendido y ha buscado volver a competir en la élite.

Piccini ejercitándose | Foto: Valencia CF
Piccini ejercitándose | Foto: Valencia CF      

El futuro de Cristiano Piccini en el Valencia es incierto, ya que el italiano acaba contrato el próximo verano y el lateral derecho es una posición más que cubierta. Pero si hay algo claro, es que el trabajo y el esfuerzo del defensa han sido claves para que Mestalla pueda volver a disfrutar de un jugador que se ha convertido en una figura muy querida, debido a su compromiso y amor, tanto al club como a la ciudad.

VAVEL Logo