Análisis post: Continúa el baile del líder
Baile Vini y Rodrygo en el Metropolitano I Imagen: Getty Images

Un derbi siempre es un partido importante, pero más si cabe, cuando lo que hay en juego es mucho más que tres puntos. En el enfrentamiento de ayer estaba en juego el orgullo, la lucha contra el racismo por todo lo que había pasado con Vini y, sobre todo, el dominio de la capital.

Así plantearon el choque los entrenadores

Comenzando por el conjunto colchonero, Diego Pablo Simeone salió con todo para intentar derrotar al líder y recortar distancias en la tabla clasificatoria. Así pues, Oblak partió bajo palos; línea de cinco para Carrasco y Llorente en los carriles, mientras que los tres centrales serían Felipe, Witsel y Reinildo; en la medular formaron De Paul, Kondogbia y Koke; y la dupla ofensiva fue para Griezmann y Joao Félix. Nada de minuto 63, nada de pensar en los negocios con el Barça, nada de ser un hombre de club como aseguró hace tan solo unas semanas, en el día de ayer el Cholo alineó a Griezmann a sabiendas de que posiblemente sea su mejor activo en el vestuario.

Por su parte, el conjunto visitante salió al verde del Metropolitano con Courtois en meta; línea de cuatro para Mendy en el lateral izquierdo, Alaba y Militao como pareja de centrales, y Carvajal en el lateral derecho; en la sala de máquinas Tchouaméni fue el encargado de escoltar a Modric y Kroos que fueron los interiores; y, en ataque, el tridente lo formaron Valverde, Rodrygo y Vini Jr. Ancelotti volvió a optar por su once de gala para afrontar otra gran cita futbolística y, viendo lo visto, el italiano no se equivocó.

El gran protagonista del derbi

Todos los focos apuntaban a él, llevaba siendo el protagonista del panorama futbolístico internacional desde sus declaraciones acerca del aluvión de insultos, faltas de respeto y calificativos racistas que había recibido en las últimas fechas… Vini Jr acaparó todas las miradas del derbi.

No obstante, su partido comenzó mucho antes del pitido inicial del colegiado. Imaginen lo que debe ser para un chaval de 22 años haber recibido mensajes de Pele, Neymar, Ronaldo Nazario y muchos más ídolos de su infancia pidiéndole que bailara en la noche de ayer. Imaginen lo que debe suponer para un niño de 22 años llevar varias semanas recibiendo todo tipo de vejaciones y, como si esto no fuera poco, llegar al estadio y escuchar como mucho antes del pitido inicial la afición rival te llama “mono”. Imaginen lo que debe sentir un muchacho de 22 años al tomar consciencia de que esta vez no va a saltar a un campo de fútbol sino a un auténtico circo poblado de ignorantes y racistas que esperarán cada mínima interacción tuya con el esférico para echarse encima de ti. Quizás siendo un poco empáticos y teniendo en cuenta todos estos aspectos ineludibles en la noche de ayer, podemos tomar consciencia de lo que supuso el derbi para Vinicius Jr.

Sin embargo, a pesar de los lamentables cánticos que se estaban escuchando en las inmediaciones del estadio, Vini Jr respondió de la mejor manera posible: bailando. El brasileño bajó del bus con sus cascos, con esa música que le corre por las venas, quizás pensando en el baile que llevaría a cabo en el caso de que anotara, y cuando se aproximó al escudo del Atlético de Madrid y avistó a la cámara de televisión, no dudó en marcarse un mini baile mientras se dirigía al túnel de vestuarios. ¿Provocador? No, ni mucho menos, qué mejor respuesta para un cántico tan despreciable que un pequeño baile para hacer saber al mundo que no han conseguido ponerle nervioso lo más mínimo y que digan lo que digan él nunca dejará de bailar.

Así transcurrió el partido

El pitido inicial del colegiado dio comienzo a un encuentro dominado de cabo a rabo por el Real Madrid. Para ser honestos el conjunto local no dio la sensación en ningún momento de poder competir o disputar los tres puntos.

El fulgurante comienzo de los chicos de Ancelotti dejó ensimismados a los colchoneros que optaron por las faltas para tratar de detener a los madridistas. Tanto fue así, que Reinildo debió ser expulsado en una de las primeras acciones del partido por una entrada muy, pero que muy fea sobre Rodrygo. El colegiado y el VAR hicieron caso omiso de la gravedad de la tarascada y el futbolista rojiblanco tan solo vio amarilla.

El paso de los minutos hizo al Real Madrid aun más dominador si cabe del encuentro y las ocasiones para los merengues se fueron sucediendo. De este modo, en el 18 de la primera parte una gran combinación de Rodrygo, que se vistió de Benzema, y Tchouaméni, que asistió con una maestría descomunal, supuso el primero del Real Madrid. Tras el regalo del pivote francés, el brasileño perforó la meta colchonera para poner en pie a todo el madridismo. Y, entonces, justo entonces, llegó el gran momento del partido. Era su momento, Rodrygo acababa de anotar uno de los goles más importantes de su carrera, pero en mitad de toda la euforia se dio la vuelta y le buscó a él. Buscó a su compatriota, a su amigo, a su hermano; él más que nadie sabe lo mal que lo ha estado pasando estos últimos días; así que le esperó y cuando Vini llegó se produjo el momento más esperado por todo el mundo del fútbol: Vini Jr bailó. Volvió el baile, la samba, la alegría brasileña, volvieron esos pasos de baile que vuelven loco a cualquiera; sonó “Parado no bailao” o “Baile de Favela” en el Civitas o, al menos, en las cabezas de los dos jóvenes brasileños… pero, lo más importante es que con ese pequeño baile hicieron sonreír al mundo del fútbol.

Tras el gol de Rodrygo, el conjunto blanco siguió y siguió apretando en busca del segundo. Así hasta que en el 36 el cuadro blanco consiguió ampliar su ventaja. Vini Jr tiró una pared con uno de sus compañeros y se marchó en velocidad hasta la meta defendida por Oblak. El Metropolitano temblaba más y más en cada zancada del brasileño; todos aquellos que llevaban amenazándole e insultándole prefirieron no mirar conscientes de lo que se les podía venir encima. Sin embargo, Vini Jr no corría solo, al 20 madridista le empujaban todos sus compañeros, todos los que le habían mostrado su apoyo en las últimas horas, con él corría Neymar que se ha había vuelto a levantar con ganas de verle marcar, con él corría Gabriel Jesús que había anotado esa misma mañana con el Arsenal y se lo había dedicado, con él corría su mejor amigo, Paquetá que había asegurado el mundo entero que el baile de Vini Jr acaba de comenzar, con él corría todo el madridismo ansiosos de que su niño maravilla enmudeciese a todo el feudo colchonero. Pero, para desgracia del astro brasileño y prácticamente de todos los amantes de este deporte que querían verle anotar, el esférico, caprichos de la vida, se estrelló con la madera y salió rebotado. Asimismo, un halcón que andaba suelto por el Civitas apareció en uno de sus vuelos para remachar la gran jugada de su amigo Vini. Valverde voló y voló en su celebración, pero cuando llegaron todos sus compañeros a felicitarle optó por dejarse caer al suelo y pedir calma al mundo entero. El líder estaba de vuelta, el campeón de Europa seguía donde siempre, la capital, en esos momentos, ya estaba más que teñida de blanco…, en definitiva, todo seguía igual.

Celebración Fede Valverde vs Atlético de Madrid I Imagen: Getty Images
Celebración Fede Valverde vs Atlético de Madrid I Imagen: Getty Images

El segundo tanto madridista sentenció el partido y, a partir de ahí, poco fútbol se pudo disfrutar. La segunda parte destacó por un Real Madrid muy bien plantado que controló a la perfección los tempos del partido y levantó el pie del acelerador; y un Atleti que, a pesar de la pasividad madridista en la segunda parte, no consiguió inquietar en ningún momento al cuadro blanco. Finalmente, un rebote en Mario Hermoso y una mala salida de Courtois que no midió bien hicieron que los locales acortaran distancias en el luminoso. Asimismo, cabe destacar que, apenas unos minutos después, el propio Hermoso fue expulsado por doble amarilla a causa de haber saltado al campo muy pasado de revoluciones.

VAVEL Logo