Parece que competición fetiche del Sevilla esta temporada es la Copa del Rey, la única en la que ha ganado todos los partidos que ha disputado y la única que ha visto ganar al discutido Diego Alonso esta temporada. Los hispalenses se presentaban en León en medio de una turbulenta situación, tanto en lo institucional como en lo futbolístico, por lo que ganar a un conjunto de la quinta categoría del fútbol español, en puestos de descenso a sexta, resultaba imperativo.

1º Parte: Ramos abre el camino

  • El Astorga saca las garras

El encuentro comenzó con un conjunto local, que, sin nada que perder salió a intimidar a los hispalenses, y durante media hora lo consiguió. El inédito equipo de Alonso, con todo el once cambiado, con respecto a la última jornada liguera, a excepción de Dimitrovic; no conseguía hilar cinco pases seguidos y el salir de su campo se planteaba tarea difícil. El Atlético Astorga cada vez desplazaba el esférico a mayor velocidad consiguiendo abrir algunos agujeros en la zaga visitante, pisando área con frecuencia y en general dando mejores sensaciones que los de primera división.

Imagen del inédito once de Diego Alonso / Foto: Sevilla FC
Imagen del inédito once de Diego Alonso / Foto: Sevilla FC
  • Regalo del anfitrión, agradecido por los hispalenses

Llegados al minuto 26 de partido una internada del Sevilla por la franja derecha del área rival terminaba en penalti a favor de los rojiblancos tras un error inocente del lateral izquierdo del Astorga, Álex Matos, sobre Adnan Januzaj. El lanzador de la pena máxima sería, ni más ni menos que el capitán en el día de hoy, Sergio Ramos, quien anotaría con un lanzamiento suave, que entraba rozando la cepa del poste izquierdo de la portería de Pablo Barredo; consiguiendo así su primer gol en Copa del Rey desde 2018 cuando anotó en el triunfo en cuartos de final por 4-2 del Real Madrid ante el Girona.

  • Poca chicha tras el gol

A partir del tanto, el Sevilla parecía comenzar a jugar con más soltura tras el varapalo sufrido por los maragatos. Sin embargo, la efervescencia dada por el gol se fue diluyendo, hasta el punto de que los locales vieron sus posibilidades aún vivas. Sin mucha más acción se vivieron últimos minutos de una primera parte en la que el Sevilla, seguramente sin merecerlo, conseguía ponerse en ventaja.

Ivi Vales reflejo de la garra del Atlético Astorga, ante el canterano Darío Benavides / Foto: Sevilla FC
Ivi Vales reflejo de la garra del Atlético Astorga, ante el canterano Darío Benavides / Foto: Sevilla FC

 

2º Parte: Cuatro categorías, se hacen notar

 

  • El Sevilla demuestra su autoridad

El segundo periodo comenzó de manera muy distinta al primero, seguramente tras ver los problemas de imprecisión e intensidad del primer tiempo. El conjunto hispalense decidió salir a mandar, y para ello fue fundamental la aportación de la banda izquierda de los nervionenses que con Pedrosa vio salir numerosos centros que ponían en peligro la meta del guardavallas leonés.

  • Anota un viejo desconocido

El Sevilla por fin tenía el partido controlado, era dominaba el juego, generaba ocasiones y en un saque de esquina servido desde la derecha hacia el interior del área y firmado por Joan Jordán, Gattoni se elevaba sin mayor impedimento para conectar un espléndido testarazo que superó por alto tanto al portero como a un defensa que se saltaba sobre la línea de gol para evitarlo. Con ello llegaba el gol, de la tranquilidad a falta de 20 minutos para el final, completando el doblete para la pareja de centrales en el día de hoy.

Federico Gattoni autor del segundo gol rojiblanco / Foto: Sevilla FC
Federico Gattoni autor del segundo gol rojiblanco / Foto: Sevilla FC
  • Misión cumplida

Desde el gol nada más de excesiva relevancia ocurriría en un duelo caballeresco y sin muchas interrupciones entre ambos equipos con solo tres amarillas, todas del conjunto leonés. Tampoco modificaría en demasía el equipo Diego Alonso introduciendo solo tres cambios: dos, minutos antes del segundo gol, los cuales fueron Gudelj por el goleador Ramos y Ocampos por el activo Pedrosa; y uno más en el tiempo de descuento, siendo sustituido el canterano Manu Bueno por el debutante Oso.

 

Solventado el trámite pero no la crisis

Evidentemente, el encuentro de hoy era de obligado cumplimiento  ante un rival tan inferior, por lo que no se pueden sacar muchas conclusiones sobre la situación más inmediata del equipo. La mejoría ante el Villarreal no estuvo acompañada por acierto de cara a portería, y la poca brillantez del juego sevillista ante este débil rival, tampoco ayuda a descubrir si la evolución es positiva o si la tesitura sigue siendo la misma. De momento los resultados continúan sin acompañar, y veremos si la mala atmósfera generada en el palco  no afecta todavía más al ánimo de los jugadores. El sábado ante el Mallorca podremos salir de dudas y ver si las sensaciones del último choque liguero no fueron un simple espejismo.

 

 

VAVEL Logo