Las cosas de palacio van despacio. La dirección deportiva merengue puso sus ojos en la perla francesa hace ya 11 años, cuando aún jugaba en el juvenil del Mónaco, pero una década después de aquel primer acercamiento, el fichaje se sigue tramitando. El culebrón más largo de la historia del fútbol parece llegar a su fin, y ahora se acercan unos meses críticos en los que, si el agua sigue su cauce, se formalizará la incorporación del delantero a las filas blancas. La llegada de Mbappé plantea muchos problemas, entre los menos relevantes, que dorsal vestirá, pero debates como la posición que ocupará en el campo o las condiciones económicas a las que se tendrá que someter la entidad merengue son los últimos grandes flecos de su fichaje.

Una historia que se remonta a 2014

En 2014, de la mano de Zinedine Zidane, un joven Mbappé con 16 años visitaba la Ciudad Deportiva del Real Madrid para conocer a su ídolo, Cristiano Ronaldo. El parisino soñaba con un día vestir la elástica blanca, y mientras tanto, destrozaba las estadísticas en el juvenil del Mónaco. Después de firmar dos temporadas espectaculares en el primer equipo del equipo monegasco, todo indicaba que el destino de Kylian pasaba por Madrid, pero entonces un tal Nasser Al-Khelaifi puso 140 millones de euros en la mesa por el chaval de 18 años, una oferta irrechazable. La noticia cayó como una bomba en la capital española, que veía como los petrodólares árabes vencían la carrera por la futura estrella. 

Didier Deschamps, entrenador de la Selección Francesa, no obvió la calidad del francés y se lo llevó al Mundial de Rusia 2018, así, Kylian ayudó a Francia a levantar la copa con cuatro tantos con tan solo 19 años. Aquel Mundial sirvió para consolidar a Mbappé como uno de los jugadores con más futuro y renombre del panorama internacional. El objetivo de la directiva del PSG era hacer un dream team para asentarse como un candidato a la Champions League,, sin embargo, las temporadas pasaban una tras otra y el PSG no conseguía alzarse con el título continental, a pesar de llegar a la final en 2020. La ambición de Kylian no se limita al escenario nacional, y las dudas de si había elegido el mejor destino empezaron a aquejar al entorno del crack. 

Mbappé tras la final del mundial de 2018 | Foto: GettyImages.
Mbappé tras la final del mundial de 2018 | Foto: GettyImages.

El galo se dejaba querer por el Real Madrid y el bombardeo constante de la prensa ponía en duda la figura de Florentino Pérez. Desde las oficinas de Valdebebas se lanza una oferta de 200 millones de euros para liberar a Kylian de su prisión de oro, y aquí es donde entra una de las figuras más importantes en la historia, la madre de Kylian Mbappé, Fayza Lamari. La natural de Bondy es un hueso duro de roer, y como gestora de finanzas de sus hijos, se encarga de velar por el futuro de Kylian. Fayza utilizó la oferta del Real Madrid como una medida de presión para que la directiva parisina no escatimara en gastos, y así fue, Al-Khelaifi enterró en billetes a Mbappé con un contrato astronómico. La presión era tal sobre el entorno del jugador que hasta el propio Emmanuel Macron (presidente de Francia) se puso en contacto con él para forzar la renovación. Una situación totalmente inverosímil para un chaval de 23 años que tenía al mundo del fútbol en vilo, aguardando por una decisión que para muchos fue determinante.

La directiva del Real Madrid, presidida por Florentino Pérez, está siguiendo la hoja de ruta a la perfección para una rebaja histórica. Según confirma Fabrizio Romano, la relación entre el presidente del Real Madrid y Kylian Mbappé es muy buena desde una llamada telefónica que tuvo lugar en julio de 2022. La señal que el club español le pedía a Kylian para concertar su fichaje era confirmar que no iba a renovar, y ahora es donde el plan de acción blanco entra en juego. El actual sueldo de 72 millones de euros anual de Mbappé se verá reducido a más de la mitad, y bajo ninguna circunstancia recibirá una mayor remuneración que Bellingham y Vinicius. Finalmente, la prima por traspaso de 150 millones de euros que Fayza solicitó al Real Madrid se verá reducida a apenas 50 millones de euros. El ambiente del francocamerunés sigue considerando la oferta, pero desde las oficinas merengues se cree que ahora es el club quien tiene la sartén por el mango en la negociación. 

Mbappé elige al Real Madrid, ¿el Real Madrid elige a Mbappé?

En cuanto a lo deportivo, el asunto es mucho más peliagudo que cuál será el dorsal que utilizaría Mbappé en el Real Madrid. La tortuga no es un nueve puro, y por lo tanto no sería seguro que la delantera estuviera conformada por Vinicius, Mbappé y Rodrygo, apoyados en la mediapunta por Bellingham. La llegada de una superestrella siempre es complicada, como fue el caso de Jude, para el cuál Carlo Ancelotti tuvo que inventar un hueco que sin duda está funcionando. Ahora, para introducir a Kylian como nueve, sería menester quitar uno de los mediocampistas para conformar el 4-3-3. Sin embargo, también ronda la posibilidad de una venta para encajar a Mbappé en el sistema de juego actual, y como apunta Cadena SER, la continuidad de Rodrygo está en peligro. El brasileño está firmando su mejor temporada como jugador del Real Madrid, pero la llegada de la superestrella francesa podría desplazar a Rodrygo a la banda derecha o siendo menos optimistas, al banquillo.

El plantón en 2022 dejó dolidos a muchos merengues, que se sintieron traicionados tras la renovación de Mbappé. La consecución de la Champions League ese mismo año infundió la idea de que el Real Madrid sigue siendo el Rey de Europa a pesar de que el ‘’mejor’’ jugador del mundo prefiriera el dinero árabe. Ahora, la dupla en delantera y la posible marcha de un punta para hacerle hueco a la tortuga insufla más dudas entre los vikingos. Así, el madridista se pregunta si de verdad es necesario hacer un gran esfuerzo económico a cambio de la posibilidad de desequilibrar el ecosistema blanco. Kylian Mbappé ha elegido el Real Madrid, ¿pero habrán elegido los madridistas a Kylian?