Desde que Luka Modric llegó hace 12 años al Real Madrid ha sido una pieza clave en el club blanco y aunque esta, no esté siendo su mejor temporada en cuanto a minutos, él ya sabe el lugar que ocupa en el equipo. No está siendo titular, pero siempre que sale desde el banquillo revoluciona el partido. Si bien se pudo ver en el encuentro ante el Sevilla que fue el autor del único tanto que dio la victoria a su equipo.

El croata entró en el minuto 75 en sustitución de Nacho y culminó uno de sus mejores partidos. Tan solo pasaron diez minutos cuando hizo un control estupendo del balón en el borde del área y disparó dejando a Nyland, el guardameta sevillista, sin ninguna opción de hacer nada para pararlo. Este es el primer encuentro en el que el centrocampista anota el único gol de su equipo en un partido oficial, desde que viste la camiseta del Real Madrid.

Esta temporada Modric ha anotado 2 goles y ha dado 6 asistencias en 1.476 minutos, todas estas aportaciones han sido en competiciones nacionales. Aunque no todo son números, y el croata ha aportado calidad y jugadas con pases filtrados, cambios de juego o incluso contraataques que también han acabado en gol.

Estos dos últimos tantos se suman a los otros 26 que el centrocampista ha anotado en la competición nacional de La Liga de los cuales 13, han sido desde fuera del área, lo que demuestra su gran disparo.

Son 39 años los que ya tiene el croata y desde 2012 pertenece al club blanco. En su palmarés con el Real Madrid puede lucir de haber ganado 3 Campeonatos de Liga, 5 Supercopas de España, 2 Copas del Rey, 5 Champions League, 4 Supercopas de Europa y 5 Mundiales de Clubes.

  • ¿Momento de decir adiós?

El 30 de junio, podrá llegar la noticia que ningún madridista quiere escuchar, Luka Modric acaba contrato y el momento será decisivo para el croata. A su larga edad y con la poca participación que está teniendo últimamente, el centrocampista deberá hacer balance sobre si continuar jugando al deporte de su vida o tras una larga, bonita y meritoria etapa como futbolista es hora de colgar las botas