Diamond League Estocolmo: Karsten Warlhom, el Correcaminos europeo
Fotomontaje: Silvia Rueda Lozano

La Wanda Diamond League sigue con sus fechas adelante. La segunda reunión de esta temporada tuvo lugar el pasado domingo 23 de agosto. El Estadio Olímpico de Estocolmo abrió las puertas a diecisiete pruebas en la que participaron más de un centenar de atletas.

El protagonista de la tarde fue sin duda el Correcaminos europeo: Karsten Warholm. Ya en Mónaco, la semana de antes, había dejado avisado que esta temporada iba a ir in crescendo: batió el récord de la reunión de la liga en el Estadio Luis II, bajando de paso su marca de la temporada. Y en Estocolmo no decepcionó.

La carrera iba a ser de récord mundial de no haber sido porque el pie izquierdo del noruego rozó la última valla de los 400 metros. El noruego contaba luego a los medios que le pudo el ansia por terminar y ese pie creía terminada la carrera antes de saltar el último obstáculo. En esas décimas de segundo, él récord del mundo establecido en Barcelona’92 por Kevin Young, al doble campeón mundial se le escapó de las manos. Pero compensó el mal sabor de boca que Warholm supiera reaccionar ante el error y bajara su propia marca y la europea de 46.92 a 46.87. La segunda vez que alguien baja de los 47 segundos en esta prueba, y el cuarto hombre en conseguirlo. No hay mal que por bien no venga.

Tras esta actuación en Estocolmo, ya sólo queda preguntarse una cosa. Ya no es si Karsten Warholm batirá el récord del mundo de los 400 metros valla, sino, cuándo lo conseguirá. Porque, Warholm está a menos de una décima para hacer historia.

Además del Correcaminos, en la tarde del 23 de agosto, hubo otros dos récords que se quedaron cerca de ser batidos pero que igualmente fueron grandes marcas.

Por un lado, Mondo Duplantis volvió a intentar su objetivo de la temporada: desbancar a Sergei Bubka como el saltador de pértiga que más ha saltado al aire libre.

Desde que batió doblemente en febrero el récord del mundo, Duplantis busca en cada evento al aire libre saltar un poco más alto de esos 6.14 que el ucraniano consiguió hace 26 años. Ya en Mónaco lo intentó, pero aquella tarde llevaba demasiados nulos a sus espaldas. Pero, en Estocolmo, los nulos no fueron un problema.

El joven sueco-americano empezó la temporada al aire libre bajo las directrices de su madre, Helena Duplantis, la parte sueca de sus raíces y heptatleta en su juventud. Su padre, Greg Duplantis, la parte americana de su doble nacionalidad y el pertiguista de la familia, fue su entrenador para Estocolmo. En medio de esas directrices, hubo una pequeña disputa entre padre e hijo cuando éste tenía que saltar el primer intento de los 6.15 y una ráfaga de viento se lo impedía. Al final Mondo hizo caso a su padre y corrió con viento en contra para intentarlo. Pero no lo consiguió ni de lejos. Y muy posiblemente, el viento, la disputa y el primer nulo le pesó al sueco en los siguientes dos intentos. Otra vez será.

Mondo Duplantis en Estocolmo | Foto: Fredrik Karlsson
Mondo Duplantis en Estocolmo | Foto: Fredrik Karlsson

No obstante, sí que batió su propia marca personal, el récord del meeting y del Estadio Olímpico al pasar el 6.01. Más tarde, en una entrevista con la SVT, Duplantis afirmó que, no era el día, pero que se siente totalmente preparado para conseguir superar a Bubka.

En otra prueba, la doble campeona europea, Laura Muir, también estuvo a punto de batir récord. La carrera de los 1500 acabó con un pódium británico. Muir, que se desmarcó en más de 30 metros de sus oponentes en la última vuelta, se quedó a un pelo de conseguir el récord de la reunión de Estocolmo. No obstante sí consiguió batir el de la Liga de Diamante. La semana de antes, en Mónaco, la doble campeona de la Diamond League batió su propia marca y el récord nacional británico. A Muir parece que tampoco le ha afectado el parón en esta temporada.

Laura Muir en Estocolmo | Foto: Chris Cooper
Laura Muir en Estocolmo | Foto: Chris Cooper

La Diamond League en Estocolmo, prueba a prueba

Además de los récords, la reunión de Estocolmo estuvo plagada de numerosas pruebas.

Una de las grandes noticias de este meeting era la vuelta a la Diamond League del atleta español Bruno Hortelano tras su accidente. El español volvía a la pista a correr los 200 metros lisos tras su primera carrera en Andorra hace unas semanas. Sin embargo, la noticia de la tarde, no fue su vuelta, sino su parada. Hortelano, recién comenzada la carrera, casi al finalizar la curva, decidió frenar. Tal y como explicó más tarde en redes, el campeón europeo de Ámsterdam 2016 prefirió “evitar el tirón gordo” al sentir una pequeña punzada en el isquio. Mejor prevenir que curar.

Finalmente, el ganador de los 200 metros fue el británico Adam Gemili.

Adam Gemili en Estocolmo | Foto: Chris Cooper
Adam Gemili en Estocolmo | Foto: Chris Cooper

Otra gran sorpresa de la tarde fue la inesperada aparición de Karsten Warholm en la carrera de los 400 metros lisos. El noruego parece ser que no tuvo suficiente con las vallas que decidió unirse de última hora y para sorpresa de muchos a la fiesta. De nuevo por la calle ocho, el Correcaminos europeo volvió a cruzar la meta el primero, aunque esta vez con una tranquilidad mucho mayor.

En la pista del Estadio Olímpico de Estocolmo también se celebraron otras carreras.

En la de 800 metros, en la parte femenina fue Jemma Reekie la ganadora y en la masculina,  el campeón del mundo Donovan Brazier volvió a alzarse con la victoria. Igual que la suiza Ajla del Ponte en la de los 100 metros femeninos, o la americana Wadeline Jonathas en la de los 400 metros.

a
Ajla del Ponte en Estocolmo | Foto: Chris Cooper

En las vallas femeninas, Luminosa Bogliolo pasó la meta con una marca por debajo de los 13 segundos en los 100 metros, y, en los 400 metros, la joven Femke Bol cumplió las expectativas como ganadora de la prueba.

La última prueba de la pista fueron los 1500 metros masculinos, en donde se repitió una estampa muy parecida a la de Mónaco. Cheruiyot el primero muy seguido del pequeño de los Ingebrigtsen. Aunque esta vez ninguno batió marca alguna.

Y mientras los corredores daban vueltas, en el Estadio Olímpico también había saltos:

En el foso, primero se disputó el salto de longitud masculino y luego el femenino. Ambas pruebas tenían un ligero cambio en las reglas para hacer la prueba algo más emocionante: sólo los tres primeros de la tabla se clasificarían a una final en la que se jugaban la victoria a un único salto.

En la prueba de los hombres, Thobias Montler fue de los tres clasificados el que más había saltado durante la tarde, con 8.13. Sin embargo, por esta nueva regla, Ruswahl Samaai venció al sueco y al finlandés Kristian Pulli saltando en su único intento 8.09.

Ruswahl Samaai en Estocolmo | Foto: Chris Cooper
Ruswahl Samaai en Estocolmo | Foto: Chris Cooper

En la de las mujeres, la joven Khaddi Sagnia llegó a la final con su mejor marca personal batida en la arena esa misma tarde, 6.83. Sin embargo, fue la ucraniana Maryna Bekh-Romanchuk la ganadora tras superar a la veterana Caterine Ibarguen y a la sueca en la final.

Los otros dos saltos que se disputaban eran femeninos: Por un lado el salto con pértiga, en donde Holly Bradshaw venció a la sueca Angelica Bengtsson al no poder esta superar los 4.69 de la británica. Por el otro, el salto de altura. El final de la prueba consistió en un mano a mano de las dos ucranianas del momento: Mahuchik y Levchenko. Finalmente la primera ganó a la segunda. Aunque, ahora ambas tienen los 2 metros como mejor marca de la temporada.

En Estocolmo también comenzó la temporada para el lanzamiento de disco. Daniel Stahl, actual campeón del mundo, fue el vencedor. Dos metros por debajo quedó el lanzamiento de su compatriota Simon Pettersson, quién mejoró su marca personal.

Daniel Stahl y Simon Pettersson en Estocolmo | Foto: Chris Cooper
Daniel Stahl y Simon Pettersson en Estocolmo | Foto: Chris Cooper

El atletismo de la Diamond League llegó a Estocolmo en su segunda cita del año para demostrar que sigue tan vivo como siempre y que la pandemia no lo hace imparable. Ni al deporte, ni al Correcaminos Karsten Warholm, que sigue saltando vallas en busca de la gloria.

VAVEL Logo