Colby Covington vuelve a quedarse corto y Leon Edwards reafirma su campeonato. El inglés dominó y venció al aspirante al título por decisión unánime (49-46) en el último evento numerado del año en la UFC. 'Rocky' y su esquina aseguraron el cinturón con un planteamiento inteligente y un tanto rebelde, eficaz para paliar la propuesta de Covington, quien se vio superado y sin respuesta en muchos escenarios de la pelea. 'Chaos' reaccionó tarde y, cuando quiso planta cara, el ecuador de la contienda pasó hacía rato y los takedowns intentados y formalizados no sirvieron para decantar la balanza hacia su esquina.

El público exigió más a Colby Covington. La primera ronda del combate murió con un expectante retador que no había lanzado un solo golpe de poder hacia Edwards, mientras completaba la ardua tarea de estudiar el planteamiento del campeón para poder ajustar el plan de combate e identificar las debilidades del luchador nacido en Kingston. Un tímido y lento intento de derribo sería la carta de presentación del estadounidense ante su público y el poseedor del oro de los peso wélter de la UFC. Leon Edwards ganó el primer asalto del baile por actividad.

En el segundo asalto, la esquina de Edwards implora más actividad y más eficacia en el striking, para paliar los evidentes intentos de derribo de Covington, desesperado por llevar a aguas profundas el combate. El campeón dio una masterclass de como medir las distancias en todo momento, con un boxeo preciso y un pateo que comenzaba a hacer mella en el cuádriceps del retador, que comenzaba a tomar tonos púrpura de castigo. Colby perdía de nuevo una ronda y seguía sin ofrecer respuesta alguna al planteamiento de Edwards

Ambos púgiles metieron pólvora en el tercer asalto. El intenso comienzo del episodio comenzó a levantar a un público entretenido en abuchear los dos primeros asaltos por la inactividad del retador y la inteligencia en el planteamiento del campeón: Covington había derribado a Edwards como si de un saco de plumas se tratara tras múltiples intentos. Sin embargo, 'Rocky' sorprendería al mundo y aguantó el tipo frente a la embestida del retador y, además, igualaría el round con un derribo hacia Covington, donde incluso se atrevió con un intento de sumisión. Tras competir en el suelo, el combate volvió a disputarse de pie y seguía sin haber color: Leon Edwards era indescifrable. 

Con un claro 3-0 en la cartulina de los jueces, la esquina de Covington pidió arriesgar más en los dos últimos asaltos, intentar más cosas para penetrar en el entramado de Edwards, quien no cesaba de patear la pierna de su rival y de no permitirle entrar en su rango de ataque. Quizá por el cansancio o por el ajuste propio del estadounidense, el cuarto y el quinto asalto fueron el despegue de un Colby que llegó tarde a la llamada de la actividad dentro de la contienda. El americano superó a Edwards en striking y en el suelo, pero nada pudo hacer para dar la vuelta a la tortilla: Bruce Buffer certificó la victoria de Edwards por decisión unánime al término de los cinco asaltos.

 

Un acelerado Pantoja volvió a vencer a Royval y defendió exitosamente

Pantoja posa con su familia tras vencer | UFC
Pantoja posa con su familia tras vencer | UFC

El brasileño dominó a Brandon Royval durante cinco asaltos y aseguró el campeonato de peso mosca en su haber. Alexandre Pantoja basó su propuesta en llevar a aguas profundas a su rival, contra quien ya había peleado en 2021 y a quien ganó por sumisión. Comenzó el campeón la pelea con un inicio frenético, acelerado, buscando en todo momento tanto conectar arriba como formalizar grandes derribos y buscar la sumisión. Con un gran dominio de su lucha y un Royval aparentemente traspasado por la situación, 'El Caníbal' defendió su título de manera exitosa en el UFC 296.

Terminaba el combate un Brandon Royval que dejaba la sensación de que podría haber terminado el combate en el quinto asalto. "Has trabajado 16 años por eso, así que termínalo, por favor", gritó la esquina del retador antes de comenzar el último round. El estadounidense comenzó conectando buenas manos y haciéndolas sentir a Pantoja, pero no fue atrevido a la hora de consumar la victoria y la actuación dominante del brasileño decantó la balanza.

 

Lo más destacado del UFC 296

<strong><a  data-cke-saved-href='https://www.vavel.com/es/masdeportes/2023/06/29/1150113-semestrehispanohablante-en-ufc.html' href='https://www.vavel.com/es/masdeportes/2023/06/29/1150113-semestrehispanohablante-en-ufc.html'>Josh Emmett</a></strong> tras noquear brutalmente a Bryce Mitchell | UFC
Josh Emmett tras noquear brutalmente a Bryce Mitchell | UFC

El cierre de año por parte de la UFC resultó ser espectacular. Tanto los preliminares como la cartelera principal dejaron grandes actuaciones, algunas candidatas incluso a pelea del año, como el enfrentamiento entre Aldana y Rosas, una carnicería en la que la brasileña rompió el récord histórico de más patadas conectadas por parte de un luchador UFC, con más de 90. Además, también en la cartelera preliminar Cody Gardbrandt volvía a la senda de la victoria con un espectacular knockout ante Bryan Kelleher. 

Adentrados en el cartel principal, el PPV comenzó con un brutal knockout de Josh Emmett a Bryce Mitchell, que dejó unas desagradables imágenes con las convulsiones de 'Thug Nasty' en el momento de caer noqueado. Afortunadamente, todo quedó en un susto y ambos luchadores pudieron salir por su propio pie del octágono, pero quién sabe si Mitchell logrará alguna vez recuperarse de tan grave y certero puñetazo.

Paddy Pimblett venció a Tony Ferguson por decisión unánime en una pelea en la que no demostró absolutamente nada ante un rival que sigue dando motivos para pedir su retiro. El inglés dominó a El Cucuy con su suelo, pero se vio superado en el stricking en muchos momentos del combate. 'The Baddy' sigue sin corregir esa extraña guardia, que lo deja expuesto a cualquier golpe y que, de no eliminarla, podrá costarle un buen disgusto ante los más ranqueados de la división. 

Rakhmonov sigue dando miedo. El kazajo certificó su decimoctava finalización en 18 combates tras vencer a 'Wonderboy' Thompson por sumisión en el segundo round. Es la primera vez en la historia que el karateka perdía sometido en toda su carrera, y lo hacía ante un aspirante peligroso, que será un dolor de cabeza para los contendientes de las 170 libras.