La FIA se pronunciará sobre la nueva suspensión de Mercedes y Red Bull antes de los test

Todo apunta a que gran parte del rendimiento de los nuevos monoplazas de 2017 se centrará en el nuevo sistema de suspensión diseñado por Mercedes y Red Bull, que favorecería de forma decisiva a las escuderías que lo monten. En 2009, ya surgió una polémica parecida en torno a si los dobles difusores, que entonces desarrollaron Brawn, Red Bull, Toyota y Williams, eran legales o no. Entonces, estos fueron regularizados y su importancia en el rendimiento de los monoplazas resultó radical, siendo copiado este sistema por el resto de equipos.

Ante la duda sobre su legalidad o no, Simone Resta, responsable técnico de Ferrari, se dirigió a la FIA para que esta se pronunciase. Posteriormente, Charlie Whiting declaró que este nuevo sistema de suspensión iría en contra del artículo 3.15 del reglamento. No obstante, la innovación permanece por ahora en el limbo.

Este nuevo sistema incorpora un tercer brazo en la suspensión de los monoplazas. Su función es la de evitar que el coche se venza en las curvas y mantenga la verticalidad, así como proporcionar mayor velocidad punta. De esta manera, la aerodinámica se ve beneficiada al permitir que el flujo de aire llegue a la zona del difusor con mayor fuerza y aumentar la velocidad del paso por curva. Este sistema ya ha sido utilizado por Mercedes y Red Bull durante 2015 y 2016 con diferentes matices.

Daniel Ricciardo, durante el Gran Premio de Abu Dabi de 2016 | Fuente: Getty Images
Daniel Ricciardo, durante el Gran Premio de Abu Dabi de 2016 | Fuente: Getty Images

Las dudas sobre si es legal se centran en su naturaleza mecánica. Al contrario que otros diseños, esta suspensión es únicamente mecánica y no electrónica, por lo que, en principio, no reviste ilegalidad. Es, asimismo, una variante del sistema FRIC, Front and Rear Inter Connected, desarrollado en 2014 y que unía las suspensiones delanteras y traseras.

Según se ha filtrado a la prensa, la protesta de Ferrari radicaría en que los de Maranello habrían sido incapaces de adaptar este sistema a su monoplaza con todas las garantías. También, se ha especulado con que McLaren haya tenido dificultades con este diseño. En cualquier caso, Auto Motor und Sport señala que Ferrari solo contaría con el apoyo en su protesta de otras tres escuderías.

Las opciones sobre la mesa son tres: volver al sistema convencional de suspensión, dar luz verde al nuevo ingenio o retornar a las suspensiones activas, como la de los Williams de principios de los años 90.

VAVEL Logo