Flashback Brasil 2008: La última curva que dio el mundial
(Falta la foto principal) Flashback Brasil 2008: La última curva que dio el mundial | Fotomontaje: Martín Velarde (VAVEL)

Parecía que el tiempo se paraba en aquel momento. Justo antes de la carrera las condiciones meteorológicas comenzaron a empeorar y en un solo minuto un chaparrón intenso hizo que el asfalto de Interlagos se mojara. Ello obligaba a dirección de carrera a abortar la salida, por lo que se acabaría retrasando unos minutos y los pilotos se verían obligados a salir con neumáticos de lluvia.

Finalmente se tomó la decisión de que comenzara el Gran Premio y la pista se fue despejando para los pilotos. El mundial estaba en juego y esa carrera iba a decidir quien iba a ser el campeón del mundo de la temporada 2008. Lewis Hamilton llegaba con siete puntos de ventaja sobre Felipe Massa. De ganar, el inglés le arrebataría el récord de precocidad que ostentaba Fernando Alonso, por lo que se convertiría en el campeón del mundo más joven de la historia. El año anterior ya la había pifiado y sabía que en su segundo año tenía que lograr ser campeón. Por su parte, Massa llegaba con una cierta desventaja, pero corría en casa y sabía que tenía que ganar y esperar a lo que hiciera Hamilton.

Fuente: Sutton Images
Fuente: Sutton Images

A Hamilton le bastaba con ser quinto para ser campeón del mundo, independientemente de lo que hiciese Massa. Algo que no se antojaba difícil a simple vista, pero con la lluvia de por medio todo le podía pasar, y así fue. Massa salía en la pole, seguido del Toyota de Jarno Trulli y de su compañero de equipo Kimi Räikkönen. Cuarto era Hamilton, que salía escoltado por su compañero de equipo Heikki Kovalainen. Detrás de los McLaren estaban Alonso, Vettel, Heifeld, Bourdais y Glock.

La carrera comenzó y tanto Massa como Hamilton mantuvieron sus posiciones. No obstante, la carrera se paralizaría en esa primera vuelta como consecuencia de un accidente entre Coulthard, Nakagima y Piquet. El coche de seguridad se fue y la carrera siguió su curso, pero pronto comenzarían las paradas. En la vuelta 9 Vettel y Alonso entraron en boxes y consiguieron escalar hasta la segunda y tercera posición, respectivamente. Tras ellos el resto de pilotos y Hamilton vio cómo retrocedió hasta la séptima posición, aunque no tardaría mucho en avanzar hasta la quinta.

Fuente: Sutton Images
Fuente: Sutton Images

La carrera siguió su transcurso y durante el ecuador de la misma no hubo apenas cambios importantes. Massa continuó en primera posición seguido de Vettel, Alonso, Räikkönen y Hamilton, y durante varias vueltas parecía que tenía que ocurrir un milagro para que Hamilton bajase de esa quinta posición. No obstante, lo mejor estaba por llegar y a falta de 15 vueltas las radios de equipo comenzaban a echar humo por una supuesta amenaza de lluvia en las siguientes vueltas.

Las previsiones se cumplieron y la lluvia llegó. Todos los pilotos entraron y el que más perjudicado de todos se vio fue Vettel, que había entrado unas vueltas antes a hacer su tercera parada en boxes. A falta de tres vueltas, Vettel, que había salido detrás de Hamilton, superó al británico de McLaren después de que este se pasase de largo en la última curva del circuito. La batalla entre ambos continuó durante las últimas vueltas y Hamilton era sexto, posición que no le valía para ser campeón, pero en la última curva pasó a un Timo Glock que tenía los neumáticos de su Toyota en las lonas y se proclamó campeón del mundo de Fórmula 1.

El paso de los años ha hecho que muchos expertos en la materia consideren al GP de Brasil de 2008 como el mejor de toda la historia, que todavía genera polémica y dudas sobre lo que hubiera pasado en caso de que Massa hubiese sido el campeón de esa temporada. No obstante, lo que si está claro es que, en Brasil, los espectadores del Gran Circo pudieron disfrutar de un auténtico espectáculo que quedaría marcado con letras de oro en la historia de la Fórmula 1.

Fuente: Sutton Images
Fuente: Sutton Images
VAVEL Logo