Análisis test Australia: Honda, la luz al final del túnel
Análisis test Australia: Honda, la luz al final del túnel | Fotomontajes VAVEL - Martín Velarde

La pretemporada del Mundial 2017 sigue descontando sus días. Ya solo queda un mes escaso para que se apaguen los semáforos rojos en la parrilla del circuito qatarí de Losail. Hasta entonces, para equipos y pilotos es tiempo para adquirir conocimientos sobre las monturas con las que afrontarán la larga temporada que tienen ante ellos. Tiempo para experimentar, para hacer multitud de pruebas y kilómetros con el afán de llegar lo mejor posible al primer examen del año. Para algunos, el camino que hay que recorrer hasta ese día es más tortuoso; para otros, es más plácido. Para Honda, el camino esta pretemporada no está siendo nada fácil. La necesidad imperiosa de mejorar su aceleración de cara al nuevo año les ha llevado a poner en pista un nuevo motor, el cual, con la nueva y más arcaica electrónica única que impera en el Mundial desde la temporada pasada, les lastró de lo lindo en un trazado exigente como lo es Sepang. 

A diferencia de la temporada pasada, donde a estas alturas de temporada ya se veía que no iba a ser un año fácil, esta temporada, Honda ha encontrado varias soluciones a tiempo para afrontar la primera cita del Mundial. Más vale tarde que nunca, y esa premisa parece estar bien asimilada en Honda en este 2017. Dos días de sufrimiento en el trazado malasio dieron paso a un último día pletórico, donde tanto Marc Márquez como Dani Pedrosa se auparon a las primeras posiciones. Lo más importante, pero, fue la mejora sustancial vista en las tandas largas, donde ambos dieron un paso adelante de lo más importante. 

Marc Márquez abandonó Sepang con el segundo mejor tiempo | Foto: Box Repsol

Dos semanas después, la pretemporada aterrizaba en un trazado radicalmente distinto al de Sepang, como lo es Phillip Island, un circuito donde el paso por curva y la estabilidad en la salida de los giros adquiere una importancia capital. Además, el australiano es un trazado donde la confianza con la moto tiene más relevancia que en otros circuitos, y no tenerla se nota fácilmente en los tiempos. Una prueba de fuego para las motos del ala dorada, que la temporada pasada, de la mano de Cal Crutchlow y su Honda satélite lograron llevarse el triunfo. 

Trabajo de largo recorrido

Tanto Marc Márquez como Dani Pedrosa llegaron a Australia con una tarea clara: seguir experimentando con el motor que ya usaron en Sepang. Ambos pilotos, tras los últimos test, decidieron seguir el mismo camino en cuanto al propulsor, lo cual facilitó la faena a los ingenieros de Honda. En el primer día, donde todos basaron su trabajo en adaptarse al trazado más que en ir a buscar tiempos, Marc Márquez mostró por qué es uno de los pilotos más "camaleónicos" de la parrilla, capaz de adaptarse rápidamente a todas las situaciones. El de Cervera fue hombre más rápido del día con un 1:29.497. Además de ser uno de los pocos en poder franquear la barrera del 1:30, Márquez mostró una solidez en el ritmo impresionante, siendo capaz de encadenar varios 1:30 bajos en tandas largas, algo fuera del alcance de la competencia. 

En el otro lado del garaje, Dani Pedrosa, ausente en la carrera celebrada en el circuito australiano allá por el mes de octubre, no arriesgó en exceso, marcando un 1:30.281, a ocho décimas de su compañero. El de Castellar del Vallès reconoció que en ningún momento fue a buscar un tiempo ni a poner a punto su moto, sino que se limitó a hacer vueltas para aclimatarse al circuito. En ambos casos, el margen de mejora en cuanto a tiempos y puesta a punto de la moto de era importante.

Dani Pedrosa se vio lastrado por una infección de garganta durante los test | Foto: Box Repsol

La segunda jornada de los test fue muy productiva para Marc Márquez. 107 vueltas permitieron al piloto de Cervera obtener mucha información valiosa para mejorar la moto. El ritmo mejoró, puesto que Márquez hizo varias tandas largas en las cuales bajó al 1:29 regularmente –llegó a encadenar hasta doce 1:29 en alguna tandas–. A pesar del buen ritmo, Márquez fue claro en sus declaraciones tras el entrenamiento: "No estoy cómodo encima de la moto". Lejos de encender las alarmas en el seno de la fábrica japonesa, el de Cervera sí que afirmó que tenían mucha información con la que trabajar en la jornada final de los test. 

Por su parte, Dani Pedrosa sufrió un calvario en el segundo día de entrenamientos. Una infección en la garganta lastró, y de qué manera, su evolución en la pista. Con solo 40 vueltas acumuladas íntegramente durante la tarde, no pudo pasar de la décimo sexta posición con un 1:30.245, mejorando de forma casi imperceptible su registro del día anterior. En las pocas tandas largas que realizó, las cuales fueron cuando ya casi caía la bandera a cuadros, Dani mostró un ritmo de 1:30 medio durante cinco vueltas. Fuera de esa tanda final, su paso fue algo irregular, encadenando más 1:31 que 1:30. El propio piloto reconoció que, ni mucho menos, fue a buscar tiempos, sino que salió a pista para probarse. Un día perdido para Pedrosa, que lo abonó todo a la jornada final de los test, donde tendría que dar el paso adelante necesario para irse de Phillip Island con buen sabor de boca. 

Más vale tarde que nunca

La mejora que Honda esperaba en estos test llegó. Tarde, pero llegó. La jornada final de los test dio valor a todo el trabajo realizado entre bastidores durante las jornadas precedentes, tanto en un lado del garaje como en el otro. En el lado del campeón vigente, una serie de tandas largas con un ritmo imponente dejaron el listón muy alto. La más reseñable fue una serie de catorce vueltas, las cuales incluyeron multitud de 1:29 bajos e incluso tres 1:28 altos, todos en el tramo final de la tanda, lo cual habla muy bien de la gestión de los neumáticos y de la consistencia del ritmo del piloto del Repsol Honda. A una vuelta, el rendimiento de Márquez estuvo algo por detrás del mostrado por Maverick Viñales, y su mejor vuelta fue un 1:28.843, a dos décimas de su rival de Yamaha. 

Dani Pedrosa mejoró su ritmo de forma ostensible en la jornada final | Foto: Box Repsol

En el otro lado del garaje, Dani Pedrosa también terminó la última jornada con un optimismo moderado. Tras dos días muy complicados, el de Castellar del Vallès, ya en mejores condiciones físicas, dio un importante paso adelante, tanto en ritmo de carrera como en tandas cortas. A una vuelta, el catalán fue capaz de rebajar en 1,2 segundos la marca de los días anteriores, pasando del 1:30.245 al 1:29.033, el cual le permitió auparse a la tercera posición en la clasificación combinada de los tres días, a la estela de su compañero de filas. En cuanto a ritmo en tandas largas, el del Repsol Honda, quien a diferencia de su compañero, no pudo realizar un simulacro de carrera, mejoró bastante su ritmo, siendo capaz de situarse en el 1:29 alto de forma más o menos regular. A pesar del paso adelante, Dani sigue lejos de los pilotos punteros en ese sentido, puesto que Márquez y Viñales han mostrado ser capaces de mostrarse regularmente en el 1:29 medio-bajo, mientras que él a duras penas ha podido encadenar varios 1:29 altos. A pesar de ello, teniendo en cuenta que Phillip Island no es de las mejores pistas para el piloto nacido en Sabadell, el resultado global de los tres días ha sido bastante positivo. 

Progresión en los tiempos

Piloto Día 1 Día 2 Día 3 PROGRESIÓN*
Marc Márquez 1:29.497 1:29.309 1:28.843 -0.654
Dani Pedrosa 1:30.281 1:30.245 1:29.033 -1.248

*En dicho cálculo se tiene en cuenta el tiempo más lento y el más rápido de cada piloto.

Mejores tandas largas 

Vueltas Marc Márquez (14 vueltas) Dani Pedrosa (8 vueltas)
1 1:29.473 1:30.366
2 1:29.098 1:30.054
3 1:29.172 1:30.069
4 1:29.149 1:29.957
5 1:29.181 1:29.827
6 1:29.146 1:29.862
7 1:29.066 1:29.904
8 1:29.168 1:30.027
9 1:29.189
10 1:28.994
11 1:29.206
12 1:28.990
13 1:29.054
14 1:28.857
PROMEDIO 1:29.125 1:30.008

Cal Crutchlow, la sorpresa

Para reflejar la mejoría que ha vivido Honda a lo largo de las tres jornadas de test hay que fijarse en el rendimiento que han mostrado las motos satélite de la fábrica japonesa, especialmente en la del LCR Honda. Cal Crutchlow, ganador la temporada pasada en este circuito, estuvo probando un paquete similar al de las motos de fábrica, y sus resultados fueron alentadores, especialmente en tandas largas. En su última salida a pista –momento del día en el que la pista está en peores condiciones– en la jornada final, Crutchlow fue capaz de enlazar 12 vueltas con un ritmo de 1:29 bajo, siendo un 1:29.101 su vuelta más rápida, tanto en dicha tanda como en la totalidad de la jornada. Un dato que muestra la solidez que, poco a poco, está adquiriendo Honda como fábrica a pocas semanas que dé inicio el Mundial 2017, un campeonato lleno de alternativas y donde pilotos como Cal pueden dar la sorpresa. 

Mejor tanda larga de Crutchlow

Vueltas Cal Crutchlow (13 vueltas)
1 1:29.756
2 1:29.101* 
3 1:29.300
4 1:29.262
5 1:29.152
6 1:29.402
7 1:29.305
8 1:29.429
9 1:29.360
10 1:29.392
11 1:29.263
12 1:29.194
13 1:29.300
PROMEDIO 1:29.329

*Mejor tiempo personal de la jornada.

VAVEL Logo