Guía VAVEL MotoGP 2018: Valentino Rossi, gallina vieja hace buen caldo
Guía VAVELMotoGP: Valentino Rossi, gallina vieja hace buen caldo | Fotomontaje: Laura Salas - VAVEL

El piloto italiano de Yamaha, Valentino Rossi, completará la que será su vigésimo tercera temporada en el Campeonato del Mundo de Motociclismo de manera consecutiva. Con más de 350 Grandes Premios, 115 victorias, 227 podios y nueve títulos mundiales, el doctor es sin duda una leyenda del motociclismo. Sin embargo, el gran deseo de Valentino de ser campeón del mundo por décima vez parece esfumarse con el paso de los años ya que, a sus 39 años y pese a estar en una buena condición física, los rivales que llegan de Moto2 con juventud y talento parecen estar un escalón por encima como Marc Márquez, Viñales y Zarco entre otros.

En este 2018 de la mano del Movistar Yamaha MotoGP apurará la que puede ser una de sus últimas opciones para luchar por ese décimo título. Aunque Valentino tendrá otro rival que superar, el riesgo que corre en sus entrenamientos, hasta dos lesiones sufrió el pasado 2017 por lesiones mientras entrenaba, algo que no solo mermó las opciones al título de Valentino, sino que también le mermó física y mentalmente hasta el punto de replantearse la forma en la que entrena.

Una temporada para olvidar

2017 no fue una buena temporada para Valentino Rossi, el de Tavullia nunca se sintió cómodo con su moto y, a medida que avanzaba el campeonato las sensaciones iban a peor en vez de mejorar. Tres podios en las tres primeras carreras le sirvieron a Valentino para llegar a territorio europeo como líder del campeonato, sin embargo, el aterrizaje en el continente no le fue nada bien, décimo en Jerez con problemas de neumáticos, se cayó en Le Mans cuándo luchaba de tú a tú con Maverick Viñales por la victoria, tras estos dos malos resultados, llegaba la primera lesión de la temporada, un fuerte golpe en las costillas después de que se le frenara la moto con la que entrenaba le obligó a pasar varios días en el hospital y a llegar muy mermado al Gran Premio de Italia. Tras pasar sin pena ni gloria por Montmeló, llegó el momento dulce de la temporada, la victoria en su circuito talismán, en la catedral del motociclismo, el TT de Assen, con una lucha hasta la última vuelta con su compatriota Petrucci, Rossi lograba la primera, y a la postre última, victoria de la temporada.

El segundo punto duro de la temporada llegó con la fractura de tibia que sufrió a escasos días del Gran Premio de San Marino y que le obligó a perdérselo, adiós definitivo al título y obligación de replantearse la manera de entrenar. Sin embargo, Rossi tuvo una recuperación titánica y solo diecinueve días después anunciaba que participaría en el Gran Premio de Aragón dónde finalizó quinto. A final de temporada logró un podio en Australia para cerrar una temporada marcada por las dos lesiones.

Foto: Marc González - VAVEL

Choque de sensaciones en pretemporada

Noveno en Sepang y duodécimo en Buriram, dos posiciones alejadas de las posiciones de cabeza dónde debería estar luchando Valentino Rossi que ha tenido sensaciones encontradas en la pretemporada. Ha habido algunos días en los que ha visto una evolución positiva de la Yamaha y ha reconocido que se veía bien, sin embargo, justo al acabar los test de Buriram, reconocía que tenían muchos problemas y que no sabía si serían capaces de arreglarlos de cara al comienzo del Campeonato del Mundo.

En Qatar, dónde finaliza la pretemporada y dónde da inicio la temporada, Valentino logró encontrar algo distinto que le hizo finalizar segundo solo por detrás de Johann Zarco, el piloto satélite de Yamaha que logró un tiempo dos décimas más rápido. Por lo tanto, Rossi cerró la pretemporada con muy buenas sensaciones en el circuito que será la cita inaugural de este 2018 y en el que Valentino espera estar en la lucha por la primera victoria del año.

Sea como fuere, las pretemporadas no han sido el punto fuerte de Valentino en los últimos años, sin ir más lejos, el año pasado hacía unas declaraciones semejantes a las de este año y arrancó la temporada con tres podios en las tres primeras carreras.

Los domingos contrarrestan los sábados

En un piloto como Valentino Rossi es difícil encontrar sus puntos fuertes y débiles, sin embargo, la maniobra por excelencia del italiano es su frenada con la que logra muchos adelantamientos y recortar mucho del tiempo que pierde en las rectas.

Lo que sí que hay que mencionar es que Valentino es un piloto puramente de domingos, y es que no es nada raro verlo muy atrás en los sábados de clasificación y luego verle en el grupo de cabeza peleando por las posiciones de podio. Por ejemplo, en la primera carrera del año pasado partió desde la décima posición de parrilla y acabó la carrera en tercer lugar. Pese a esta capacidad de remontada en los domingos, Valentino debería mejorar en la clasificación en parrilla de cara a este año 2018 para tratar de estar más cerca del grupo de cabeza durante las primeras vueltas, algo que le permitiría llegar con los neumáticos más enteros a final de carrera ya que no los tendría que desgastar tanto para remontar y recortar distancias.

Su ambición, su propio enemigo

Si bien se pueden mencionar quiénes son los pilotos que, a priori, deberían estar dentro del TOP6 del Campeonato luchando por el título, el peor enemigo de Valentino para este 2018 puede ser su ambición. La misma que ya le pasó factura el año pasado provocándole dos lesiones durante la temporada mermándole físicamente. Pese a que Valentino ya ha dicho que se va a replantear su manera de entrenar, su espíritu ganador y el hecho de saber que debe entrenar más duro para estar al nivel de los otros puede pasarle factura esta temporada provocándole otra lesión que le borre de la lista de candidatos al título antes de lo que a él le gustaría.

Relación justa con Maverick

Se podría decir que la relación en el box de Yamaha es fría, ambos pilotos juegan sus cartas y, en un equipo en el que ambos pilotos luchan por ser campeones del mundo, es difícil que haya una buena relación. De hecho, mientras que hace escasas semanas Yamaha confirmaba que Valentino Rossi tenía más peso que Viñales en el desarrollo de la moto, hace escasos días que salió a la luz una información que aseguraba que ambos pilotos podrían tomar un desarrollo diferente de la moto de 2018 para adaptarla mejor a sus condiciones.

Por lo tanto, pese a que la relación no sea una relación mala en cuanto a lo personal, es una relación muy distante y en la que hay posiciones tan diferentes que ha obligado a Yamaha a asumir que cada uno debe hacer la guerra por su cuenta y que en el caso de que solo uno de los dos pueda luchar por el mundial, ya se verá si hay que buscar una manera de que esa relación vaya a mejor para ayudar el uno al otro.

Foto: Lucas ADSC - VAVEL

El décimo es más un sueño que una realidad

Cada vez parece más difícil que Rossi consiga su décimo título mundial y para sus aficionados, cada vez es más un sueño que una realidad. Todos deben ser conscientes que estamos en la recta final del Valentino piloto, sin contrato para 2019, esta podría ser su última temporada a lomos de una MotoGP y que en caso de que renueve, será su último contrato como piloto. Pese a ello, parece ser que, ni Rossi dejará las motos, ni las motos dejaran a Rossi, el italiano ya tiene su propio equipo en las categorías de Moto2 y Moto3 y ya empieza a correr el rumor por el paddock de que cuando llegue su retirada, llegará su equipo a MotoGP para buscar llevar el nombre de Italia donde él lo llevó.

VAVEL Logo