Sharapova demostró todo su potencial

María Sharapova puse lo mejor de su repertorio y superó en sets corridos a Sesil Karatantcheva para situarse en la segunda ronda del WTA Premier 5 de Montreal.

Sharapova demostró todo su potencial
Sharapova acaba de pegar de revés | Foto: WTA

María Sharapova comenzó a paso firme en el WTA Premier 5 de Montreal, uno de los torneos previos al US Open. La rusa jugó un encuentro técnico y derrotó a Sesil Karatantcheva por 6-1 y 6-2, luego de una hora y 23 minutos de partido.

El partido comenzó en la jornada de ayer, pero la lluvia obligó su interrupción, continuándolo en el día de la fecha. Durante los primeros compases, fue la ex número uno del mundo quien tomó la iniciativa marcándole el territorio a su rival. En el cuarto game la rusa marcó la diferencia inicial propinándole un quiebre para colocarse 3-1 y manejar el rumbo de las acciones. Un par de games más, una nueva rotura de la actual número 22 del escalafón para estar a tiro del cierre de la manga. Sin demasiadas complicaciones, puso el broche al episodio en la primera oportunidad que dispuso.

Para la segunda manga, la tenista búlgara salió con la firme convicción de intentar dar vuelta las acciones, evitando que su oponente la pasara por encima. Sin embargo, todo el plan se le derrumbó producto que Sharapova consumó un quiebre en el game inicial. Otro quiebre de la rusa, colocó el marcador 3-0 para que la nacida en Niagan esté a tiro de cerrar el encuentro.

A partir de allí, Sharapova jugó más sólida, siempre utilizando la derecha como su arma letal y el revés le funcionó fantásticamente. Ante ese poderío de fondo, la actual número 229 del ranking pudo hacer poco y nada y su derrotar era inminente. Logró estirar la definición por unos juegos más, pero Sharapova ya estaba 5-2. La rusa no mostró dudas y, en el primer match point, dictaminó la sentencia del encuentro

Con este triunfo, Sharapova comienza de forma sólida su andar en Montreal y su proxima contrincante saldrá de la vencedora entre el duelo que disputarán María Sakkari y Daria Kasatkina.