Naomi Osaka, del sueño a la realidad

La japonesa Naomi Osaka venció a la estadounidense Serena Williams por 6-2 6-4 y se quedó con el US Open 2018

Naomi Osaka, del sueño a la realidad
Osaka levanta su sueño- Imagen-Zimbio

Siendo el segundo enfrentamiento entre ambas (Osaka lidera la serie 1-0 tras vencer en la primera ronda de Miami el pasado mes de marzo donde se impuso por 6-3, 6-2 en 1 h 17 min) Williams y Osaka irían a por todas para conseguir el último Grand Slam del año. Mientras que para Serena es su final número 31 de Grand Slam y octava en el US Open (se consagró en 1999 ante la suiza Martina Hingis 6-3 7-6, 2002 ante su hermana Venus Williams 6-4 6-3, 2008 frente a la serbia  Jelena Janković, 2012 y 2013 versus la bielorusa Victoria Azarenka en tres sets en ambas ocasiones y en 2014 venció a la danesa Caroline Wozniacki por 6-3 6-3; Cayó en 2001 ante Venus 2-6 4-6 y frente a la australiana Samantha Stosur 2-6 3-6), Osaka está teniendo sus primeras sensaciones de estar por primera vez en una final de Grand Slam y buscará salir campeona por segunda vez en el año (derrotó a la rusa Daria Kasatkina en la final de Indian Wells por 6-3 6-2).

Para consagrarse la jugadora de más edad (36 años) que ha alcanzado la final del US Open en la era Open, y la tercera más mayor en todos los Grand Slam por detrás de Martina Navratilova (Wimbledon 1994) y Venus Williams (Wimbledon 2017), Serena Williams tuvo que vencer en primera ronda a la polaca Magda Linette 6-4 6-0, en segunda a la alemana Carina Witthoeft 6-2 6-2, en tercera a su hermana Venus Wiliams 6-1 6-2, en octavos a la estonia Kaia Kanepi 6-0 4-6 6-3, en cuartos a la checa Karolina Pliskova 6-4 6-3 y en semifinales a letona Anastasija Sevastova por 6-3 6-0. Naomi por su parte, se convirtió en la primera japonesa en llegar a la final de un torneo grande y en la más joven (20), desde Wozniacki con 19 años, en alcanzar dicha instancia al dejar en su camino a la alemana Laura Siegemund 6-3 6-2, a la isrealita Julia Glushko 6-2 6-0, a la bielorrusa Aliaksandra Sasnovich 6-0 6-0, a la bielorrusa Aryna Sabalenka 6-3 2-6 6-4, a la ucraniana Lesia Tsurenko por 6-1 6-1 y eliminar a la estadounidense Madison Keys, última subcampeona del US Open, por 6-2 6-4.

Aquí no hay nervios

Con la Pista Arthur Ashe a más no poder de espectadores y tras la conclusión de la final de dobles mixtos (la pareja compuesta por la estadounidense Bethanie Mattek-Sands y el británico Jamie Murray vencieron por 2-6 6-3 11-9 a la dupla de la polaca Alicja Rosolska y el croata Nikola Mektic), Serena y Naomi estaban listas para dar comienzo al partido y decidir así a la nueva reina del US Open. Serena abriría la final con su servicio y, tras estar 0-30, usaría un ace más una volea para quedarse con el primer game (1-0). Osaka se recuperaría al levantar un 15-30 para empatar en 1-1 y gracias a una doble falta por parte de Serena, haría realidad su primer quiebre poniéndose por delante en el marcador (2-1).

Serena en busca de lastimar a Osaka. Imagen-Zimbio

La japonesa confirmaría el quiebre con su primer ace (3-1) y luego de que Williams estuviera arriba por 30-0, Naomi exigiría a su rival generando que ésta dejara la pelota en la red dándole un nuevo game a su favor (equivalente al segundo break point para la japonesa, 4-1). Serena tendría dos oportunidades de quiebre para comenzar a revertir la situación pero dos errores de revés le servirían el juego a la japonesa que se acercaría al set (5-1). Sirviendo para continuar con vida, Williams levantaría un 30-30 y con un gran servicio generaría que Naomi fallara la bola y la local ganaría un game después de perder cinco de manera consecutiva (5-2). Con la responsabilidad de sacar para ir a por el primer set, a Osaka no le temblaría la mano frente a su ídola y realizando un saque al cuerpo, usaría su único set point para sellar para el set por 6-2

La impotencia opacó a Serena

Ya con el primer set en el pasado, Serena sabía que iba a tener que cambiar la mentalidad y arriesgar en sus golpes para aunque sea mandar la definición del torneo a un tercer set. Iniciaría de buena manera al mantener su saque (1-0) pero rápidamente Naomi le respondería llegando a la igualdad luego de estar 0-15 (1-1). La japonesa tendría en su poder el tercer break point a su favor pero Williams lo evitaría y volvería a estar al frente del encuentro por 2-1 (no lo estaba desde el 1-0 en el primer set). Disputando el juego más largo del encuentro, Serena usaría su cuarta oportunidad de quiebre (sexta en total) para sacar ventaja de dos y asentarse en el segundo set (3-1). Cumpliéndose la hora de juego, Osaka no se rendiría y conseguiría vulnerar el saque de su rival para volver a meterse en la final (3-2).

Osaka recupera el quiebre. Imagen-Zimbio

Tras empezar el game en 0-15 por recibir el segundo Warning al golpear su raqueta contra el suelo (el primero lo recibió cuando el juez interpretó que Serena recibió ayuda de su coach), Williams no sería capaz de aguantar la presión de Osaka y ésta llegaría al 3-3 rápidamente. Desbordada por la situación y los sentimientos, Williams perdería su servicio nuevamente poniéndose así 3-4 abajo y por pasarse de palabras hacia el juez en el cambio de lado, recibiría su tercer Warning perdiendo así un juego más (5-3 Osaka). Intentando ser ajena a la situación y sirviendo con la posibilidad de consagrarse campeona, Naomi no desperdiciaría su segundo match point y con un gran saque sentenciaría la final en 6-4. De esta manera, tras una hora con veintiún minutos, Naomi Osaka se convirtió en la reina del US Open 2018 siendo la primera tenista de Japón en ganar un Grand Slam, Además con esta victoria Osaka extiende a 2-0 la serie ante Serena y se convierte en la segunda ganadora más joven después de la rusa Maria Sharapova qué gano Wimbledon con 17 años en 2004 (6-1 6-4 a Serena Williams).

Abrazo de campeonas. Imagen-Zimbio