Cinco planes originales para el otoño de Madrid

Las vacaciones estivales quedan atrás y para hacer algo más llevadera la vuelta a la rutina, existe la posibilidad de disfrutar de experiencias únicas y poco habituales en una gran ciudad como Madrid. Actividades de escapismo, microteatro, bares donde pintar tu propia obra de arte o lugares donde hablar idiomas con otra gente con un café de por medio, son solo algunas de las propuestas.

Cinco planes originales para el otoño de Madrid
Otoño en Madrid. Foto: fonditos.com

Se acabaron las vacaciones, el mercurio bajó y con él muy posiblemente también tu ánimo. Comienza un nuevo curso, vuelta a la rutina, a los atascos, a las esperas en el transporte público y a ese jefe que irrita tu carácter. Pero no todo es malo. Con un poco de optimismo y originalidad, el otoño puede ser una época prolífica en colorido, cultura y diversión. Si hay una ciudad que se viste de gala en esta época, esa es Madrid.

Los espectáculos capitalinos se renuevan, surgen nuevas ofertas de ocio y se renuevan las ya existentes. Las horas de luz se recortan pero eso ha de ser visto como una oportunidad para disfrutar bajo techo, adquirir conocimientos y conocer gente de muy diversa índole. Las cinco experiencias que se proponen a continuación buscan ahondar en el vanguardismo de Madrid y proveen al usuario de sensaciones renovadoras y, por qué no decirlo, una oportunidad para fardar con los amigos y, cómo no, por las redes sociales. ¡Descúbrelas!

1. Juegos de escapismo

Son todo un reto. Requiere de una gran agilidad mental y capacidad para actuar en equipo. Y es que en Madrid abundan las actividades que permiten acudir en grupos de hasta cinco personas a una casa repleta de misterios. Para salir, será necesario exprimir las habilidades cognitivas y de raciocinio para desentrañar numerosas pruebas.

Uno de los que tienen un recorrido histórico mayor y fueron pioneros, es Parapark. 60 minutos para salir de una habitación desentrañando pruebas y con alguna ayudita desde el exterior si no se ven progresos notables. Es una experiencia realmente original, sintiéndose como un auténtico personaje de película y obligando a sacar toda la inteligencia y agudeza mental que se ostente.

No es claustrofóbico ni agobiante, ya que en cualquier momento se puede solicitar salir. Si acuden cinco personas, por poco más de nueve euros se puede disfrutar de esta experiencia que parece en boga, tal y como demuestra el hecho de que exista un carnet de experto que se va rellenando a medida que se superan distintas pruebas de escapismo en la ciudad.

Carnet de maestría de escapismo. Foto: parapark.es
Carnet de maestría de escapismo. Foto: parapark.es

2. Milingual

Estudiar un idioma no es sencillo pero mucho menos lo es encontrar gente con la que practicarlo con continuidad. No son pocos los que se pasan la vida estudiando inglés ya que no pueden dar ese salto cualitativo en su nivel que solo se alcanza hablando. Milingual es una iniciativa que reúne gente en distintos bares de la capital, con el fin de que puedan conversar en los idiomas que deseen.

Hay diálogos abiertos, clases individuales con nativos y alumnos, y en definitiva, una amplia amalgama para perder la vergüenza, conocer gente y practicar. Más de quince locales a disposición de aquel que quiera reservar una plaza para su sesión, algo que puede hacerse en apenas dos clicks en su web oficial.

3. Meeting paint

¿Te gustaría aprender a pintar? ¿Emular a alguno de tus artistas favoritos pintando alguno de sus cuadros bajo el asesoramiento de expertos? Eso es lo que ofrece Meeting Paint y lo hace en un ambiente bohemio, donde tendrás en una mano el pincel y en otra un vino o una cerveza.

Una distendida sesión de pintura en la que el resultado cosechado podrás llevártelo a casa. También organizan eventos privados y de convivencia para empresas. Una opción ideal para una fría y lluviosa tarde otoñal en la que poder descubrir si se ostenta un talento escondido para la pintura...o al menos tener un cuadro de cosecha propia y realizado en un ambiente amigable.

Meeting Paint en Madrid. Foto:metropoli.com
Meeting Paint en Madrid. Foto:metropoli.com

4. Museo del Robot

Iniciativa pionera impulsada por Daniel Bayón (CEO de Juguetrónica) cuyo objetivo es transmitir su pasión por la robótica haciendo un repaso al pasado, presente y futuro de la misma. Ostenta la colección más importante de robots en Europa y cuenta con una visión ideal para cinéfilos, al tener réplicas a tamaño real de los robots más representantivos de la historia del cine.

El Museo del Robot se ha convertido en un atractivo turístico más de la ciudad y cuenta con visitas especiales para grupos de más de 20 personas, así como para escolares. Un lugar en el que los adultos se convierten en niños, asombrados ante los avances realizados y previstos de una ciencia en constante evolución.

5. Microteatro

La búsqueda de la autenticidad palpable en el sector turístico, adquiere su máximo exponente con el microteatro; una deriva de algo real y tradicional hacia una versión renovadora, cercana y original. Lejos de suntuosos escenarios y decorados y vestuarios rimbombantes, el microteatro reúne actores que han de conquistar a un público que se halla a apenas unos metros de ellos y que pueden llegar a intervenir en la función.

Obras de quince minutos, en una sala de quince metros cuadrados y con quince espectadores

Un teatro íntimo, cercano y casi a la carta. Una de las compañías más conocidas es Microteatro por Dinero, que organiza obras de quince minutos, en una sala de quince metros cuadrados y con quince espectadores. Hay lugar para la improvisación ya que la cartelera se renueva continuamente y hay varias salas. Una opción fabulosa para la noche madrileña, en la que disfrutar de un plan cultural renovador.