El jugador mexicano pierde terreno en su propia cancha

El jugador mexicano pierde terreno en su propia cancha

Mientras más plazas para jugadores extranjeros se permiten dentro del balompié mexicano, menos se piensa en proyectos a largo plazo

alejandra-ambriz
Alejandra Ambriz

Nos encontramos en época mundialista y Brasil está a la vuelta de la esquina. Sin embargo, la actuación de la Selección Mexicana durante sus partidos de despedida han dejado insatisfecha a la afición y parece no existir una idea de lo que se hace sobre el terreno de juego. El Tricolor es un reflejo de lo que pasa en el fútbol mexicano y del lamentable retroceso que se ha estado teniendo con la implementacion de ciertas reglas. 

El 30 de mayo del 2014 Enrique Bonilla, Director General de la Liga MX y el Ascenso MX, hizo oficial que a partir del Apertura 2014, las plazas de extranjeros aumentarían de tres a cinco. Lo anterior repercute de manera contundente al desempeño del fútbol mexicano y a la preparación del jugador. ¿Qué pasa si se les permite a los equipos jugar con más extranjeros? Pasa que en lugar de que se invierta más en fuerzas básicas y en el proceso de formación del jugador, se compran jugadores sudamericanos a un precio bajo para posteriomente venderlos muy caro. Directivos, extranjeros y representantes ganan haciendo su negocio redondo, mientras que el futbolista mexicano pierde.

La situación va más allá. Al no contar con jugadores mexicanos lo suficientemente preparados, el nivel de la Selección Mexicana no sólo se ve truncado, sino que además desciende. Uno de los grandes problemas con los que se cuenta es la falta de contundencia y de efectividad en la delantera, casualmente lo que más se busca reforzar con extranejeros. Entonces, ¿Por qué no disminuir las plazas de extranjeros y obligar a los clubes a invertir en sus canteras?

Si por algún motivo lo anterior se implementara, automaticamente los clubes buscarían generar más internamente apoyándose en sus fuerzas básicas, que externamente fichando a jugadores extranjeros. Además, todo esto sin tomar en cuenta que las oportunidades para el jugador mexicano se ven cada vez más reducidas.

Finalmente, no se trata de ser nacionalistas y mermar la llegada de refuerzos extranjeros. Se trata de generar proyectos a largo plazo que fomenten una preparación integral para el futbolista mexicano. Solo así podremos ver verdaderos resultados a nivel selección.

VAVEL Logo
    CHAT