Puebla y sus cuatro gallos
Foto: Agencias

Puebla y sus cuatro gallos

Si algo ha caracterizado a Puebla en su andar por la liga mexicana desde su regreso a Primera División es hacer una incontable cantidad de cambios en sus jugadores torneo tras torneo. El hecho de que Querétaro tenga tanto jugador algún día poblano, es muestra de lo mismo.

daniel-merino
Daniel Merino

Siendo Puebla uno de los equipos que más movimientos hace en el ‘mercado de piernas’ semestre tras semestre, ver a ex-jugadores de La Franja jornada tras jornada enfrentándose, precisamente, al cuadro blanquiazul, no es algo poco común. Sin embargo, el caso de Querétaro salta a la vista, ya que la suma de jugadores asciende a cuatro.

Edgar Hernández, Yasser Corona Kalú Gastelum son una tercia de jugadores muy particular. Además de vestir efímeramente la casaca de los Camoteros, también jugaron con Jaguares de Chiapas y este torneo defienden los colores de Gallos Blancos, a las órdenes de Ignacio Ambríz. A ellos se les suma Víctor Hugo Hernández, quien también tuvo un paso fugaz con Puebla.

Repasemos la historia de cada uno:

Edgar Hernández (Apertura 2010 - Clausura 2011)

Tras la salida de Jorge Villalpando del conjunto poblano, en cambio con Chiapas, Hernández vino a competir por un puesto para cubrir el arco poblano. Para su mala fortuna, jamás lo consiguió.

Las buenas actuaciones de Alexandro ‘Mostro’ Álvarez impidieron que el actual guardameta queretano brillara, relegándolo a la banca en 33 de los 34 partidos de esa temporada. En su único partido defendiendo el arco blanquiazul, tampoco le fue muy bien; recibió cuatro goles.

Con Querétaro se ha establecido como titular y, aun con algunas actuaciones que a veces dejan qué desear, se muestra como un portero seguro y confiable que le ha dado a Gallos Blancos varios puntos con sus atajadas.

Yasser Corona (Apertura 2010 - Clausura 2011)

Tras actuaciones sobresalientes con Jaguares, el carrilero por izquierda llegó al Puebla e inmediatamente demostró su calidad por la banda, tanto para defender, como para agregarse al ataque y generar peligro metiendo centros y tirando a gol. No obstante, poco a poco, su fútbol se fue apagando.

Para la segunda mitad del Apertura y casi todo el Clausura, el zaguero ya no se volvió a manifestar como el jugador impetuoso que cumplía por la lateral y, aunque siguió teniendo desplantes de buen fútbol, no brilló con la misma intensidad que en sus primeros juegos con La Franja.

A partir de ahí, la suerte cambió para Yasser. Salió de Puebla, se volvió famoso gracias a sus agudos comentarios en redes sociales y hoy con Querétaro, debido a la visión de Ambríz, ha descubierto su verdadera vocación, la de defensa central. Ahí funge de una manera destacada, siendo uno de los zagueros más efectivos de la liga.

Kalú Gastelum (Apertura 2012)

En un cambio que parecía adecuado, Kalú llegó a Puebla en paquete con Edinson Toloza, a cambio de Rodrigo Salinas. El contención llegaba con la etiqueta de promesa del fútbol mexicano y sus actuaciones con los michoacanos, hacían suponer que era una buena opción para La Franja.

Gastelum jugó 16 de los 17 encuentros de su torneo con Puebla, pero jamás demostró por qué había tantas esperanzas depositadas en él. Su poca participación en la recuperación de balón y repartición de juego, contradecían todo lo mostrado con Monarcas e hicieron que el club rescindiera de sus servicios, aún cuando le faltaba medio año más de contrato.

Desafortunadamente para él, desde ahí no ha retomado el rumbo. Su siguiente semestre lo cumplió en Chiapas con actuaciones igual de medianas, de ahí pasó por Pachuca sin un solo minuto en liga (en Copa sí jugó), luego se fue a Atlas en donde tampoco completó más de 400 minutos en todo un año y hoy se encuentra en Querétaro teniendo participaciones casi nulas.

Víctor Hugo Hernández (Apertura 2012 - Clausura 2013)

Tras una baja considerable de juego del mencionado ‘Mostro’ Álvarez, Puebla buscó un portero en el mercado y Guadalajara, al no darle cabida en el primer equipo, lo cedió por un año al conjunto camotero.

Sus actuaciones no fueron malas; no obstante, jamás se manifestó como un portero espectacular capaz de conectar con la afición y, más bien, siempre fue un arquero que ‘paraba las parables’.

Después de su año de cesión, Víctor Hugo regresó a Chivas, tuvo algunos encuentros de participación y hoy se encuentra cedido con Querétaro, aún sin muchas oportunidades en el arco.

Realidades diferentes para los cuatro. Mientras dos de los expoblanos despuntaron en su carrera luego de salir de la Angelópolis, los otros dos no han visto la suya en la Liga MX y pronto tendrán que despertar porque, de no hacerlo, no tardará mucho en expirar su tiempo en Primera División.

VAVEL Logo
CHAT