Amado Yáñez y su emporio fallido en el futbol mexicano
(Foto: Proceso)

Amado Yáñez y su emporio fallido en el futbol mexicano

El empresario Amando Yáñez al futbol, llegó tan rápido como se fue. En poco tiempo el dueño de Oceanografía quiso invertir tan velozmente sus recursos dentro del futbol mexicano, que cuando su fraude se vino abajo, arrastró varias consecuencias.

palmalexis
Alexis Palma

El pasado lunes 20 de octubre fue detenido para declarar ante la Procuraduría General de la República (PGR) el empresario Amado Yáñez, al cual se le imputan delitos graves, tales como fraude, desvío de recursos y lavado de dinero. Aunque al dueño mayoritario de la empresa Oceanografía se le relaciona más recurrentemente con negocios fraudulentos dentro de la industria petrolera y bancaria, Yáñez Osuna encontró en el futbol una salida para desviar una buena parte de los recursos conseguidos de Pemex, Banco del Bajío y Banamex.

La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la secretaría de Hacienda en su oficio 110/F/A/267/2014, hace un desglose de los gastos de Yáñez, en el cual figuran entre sus pagos a ex-futbolistas, clubes, llegando hasta la propia Femexfut.

En noviembre del 2012 se da el anuncio que la franquicia de Pumas Morelos, la cual militaba en la Liga de Ascenso, era traspasado a la emergente empresa AMRH International Soccer, S.A. de C.V; (filial de Oceanografía) con sede en Ciudad del Carmen; con el plan de mudar la franquicia al estado de Campeche, pero el equipo de Cuernavaca descendió en ese semestre dejando sus planes frustrados. El UIF en el documento anteriormente citado, especifica un gasto de 7.9 millones de pesos en esa transacción.

En un nuevo intento de llevar una franquicia de futbol a la ciudad carmelita, Yáñez se hace del equipo Neza FC, propiedad de TV Azteca a través de su filial AMRH International Soccer, S.A. de C.V; mudándolos a Ciudad del Carmen, creando al equipo de los Delfines, dejando a cargo como accionista y propietaria a Verónica González Gutiérrez, esposa de Yáñez.

A finales del 2012, Amado toma el control accionario y la administración de Gallos Blancos de Querétaro, franquicia que posteriormente descendiera de categoría. Es por ello que a través de AMRH International Soccer, S.A. de C.V, Yáñez Osuna optó por adquirir la franquicia de Jaguares de Chiapas, para mantener a los Gallos de Querétaro en la primera división. Informando la UIF, que fueron 55.2 millones de pesos, los invertidos en esta plaza futbolera.

El éxito aparente el dueño de Oceanografía, acrecentó sus ambiciones para su emporio alrededor de la pelota, y en septiembre del 2013 se hizo público su interés por adquirir al equipo español: Alcorcón, de la segunda división española, teniendo en su proyecto la construcción de un estadio nuevo. En diciembre de ese mismo año, el mismo Yáñez declinó a la compra.

Todo se derrumbó cuando, Amado Yáñez se ve involucrado en fraude millonario y el Servicio de Administración y Enajenación de bienes (SAE) intervienen en los clubes Gallos de Querétaro y Delfines del Carmen, dejando a la deriva los sueldos de los jugadores.

Según señala el oficio de la Unidad de Inteligencia Financiera, Amado Yáñez también hizo pagos a Jorge Campos (ex-asesor de Gallos Blancos), por la cantidades de 93 mil dólares y 39.5 millones de pesos, además de invertir 35 mil dólares en la academia de Claudio Suárez (ex-vicepresidente de Gallos Blancos).

El mismo documento de la UIF indica que parte de los créditos bancarios de Yáñez, fueron depositados en la Femexfut (406 mil dólares) y al club Pumas de la UNAM (371 mil dólares).

VAVEL Logo
CHAT