¿Vela acorralada?

¿Vela acorralada?

El delantero de la Real Sociedad fue convocado por el técnico nacional, Miguel Herrera, para disputar los encuentros amistosos de México en Europa ante Holanda y Bielorrusia.

lalin-uribe
Lalin Uribe

El incipiente proceso mundialista con miras a Rusia 2018 encuentra la ratificación de Miguel Herrera como estratega del tricolor, luego de entregar un desempeño agradable para directivos y afición en Brasil 2014, sin embargo en él, también se podrá disernir un tema que en repetidas ocasiones se ha mandado guardar y que en esta ocasión, puede ser una encrucijada para un futbolista que decidió no asistir a una Copa del Mundo; Carlos Vela deberá decidir en pocas horas, algo más que jugar por México.

Herrera en repetidas ocasiones ha señalado su gusto por las cualidades futbolísticas de Vela; movilidad, versatilidad técnica y definición, seducen al timonel mexicano para intentar convencerle de enfundarse en la camiseta nacional y entregar refresco en ataque a una selección que tiene una vacante: el gol.

Desde la llegada de Vela al conjunto vasco, el rendimiento del ex Arsenal se potencializó y entregó una versión difícil de perderse en un combinado mexicano, a pesar de contar en repetidas ocasiones, con una respuesta negativa para hacerlo realidad; ¿se habría encaprichado el Piojo?

Si repasamos la baraja de futbolistas mexicanos en ataque, es difícil, por no decir imposible, encontrar a un tipo que sea capaz de tomar el balón por el costado, eludir uno, dos o tres rivales y definir con frialdad frente al guardameta rival. Sí, Carlos podrá ser soberbio e incluso 'indiferente', con una nación por no jugar al futbol con una camiseta verde; a pesar de ello, Miguel Herrera está en lo correcto, no tiene comparación.

¿Es correcto forzar a un futbolista?

La teoría indica que el portar la camiseta de la Selección Nacional, es un orgullo y honor para la mayoría de los futbolistas en el planeta; mexicano, brasileño o argentino, no importa. Carlos Vela es la exepción de comprueba la regla. La importancia que le regala a su club, resaltan compromiso con quien paga su salario; el patriotismo mal entendido, es otro tema. Ahí radicará el juicio.

El Piojo parece que se encuentra en el sitio perfecto para encontrar al delantero que le seduce y de paso, salir bien librado con una afición que por momentos, parece confundir a un equipo de futbol, con ejército armado en guerra. De encontrar una respuesta negativa por parte del campeón infantil sub-17Herrera saldrá bien librado del tema, en un momento donde quizá no luzca determinante. Veremos si en en Costa Rica, Honduras o Estados Unidos, el tema se mantendrá ajeno.

Vela se encuentra en una afrenta dura de analizar... ¿perdonar a sus detractores y hacer algo que no siente o seguir siendo el mismo de siempre?

VAVEL Logo