El debut del "Bam bam" Zamorano
(Imagen: Hazel Dávila | VAVEL)

Un 14 de enero del 2001 debutaba con América un grande del futbol mundial, tras su paso por el Real Madrid y el Inter de Milan Iván Zamorano arribó a las Águilas con la ilusión y la promesa de no irse de Coapa hasta salir campeón. Zamorano llegó con altas expectativas y se fue cumpliendo todas y cada una de ellas, no obstante se quedó en el corazón de todos los seguidores de América que arroparon al chileno desde el primer momento en que este se vistió con los colores amarillo y azul.

Un domingo 14 de Enero del año 2001 en la cancha del Estadio Azteca realizaba su debut con las Águilas “Bam bam” Zamorano, el rival en turno era Santos Laguna de Torreón. De la mano de Alfio Basile y bajo un marco esplendoroso con el “Coloso” casi a su máxima capacidad los pupilos del “coco” dieron el primer golpe apenas al minuto de juego donde Pavel Pardo tiraba un centro venenoso al área con el sello característico de casa para que Braulio Luna rematara con certero frentazo mandando la pelota al fondo de la red.

Minutos más tarde caería el primer gol del “Bam bam” con las Águilas, al minuto 6´ congeniaban en jugada Fabián Estay con Braulio Luna que metía un centro a ras del césped para que Zamorano superara la doble marca lagunera y empujara la pelota al fondo del arco santista. Al minuto 27´ Pardo metía la pelota en el área de Santos que se convertía en su segunda asistencia de la tarde con el certero cabezazo por parte del protagonista Iván Zamorano que anotaba por segunda ocasión en el partido.

El partido transcurría y había fiesta en el “Coloso” que apenas volvía a tomar aire después de festejar la tercera anotación cuando al 32´ Pavel mandaba un excelso pase entre líneas para Zamorano que no desaprovechaba e hiciera el cuarto gol para las Águilas y el tercero a su cuenta personal. La quinta anotación corrió a cargo del cafetalero Franky Oviedo que cobraba un saque de banda y servía de manos para Fabián Estay que devolvía de taquito para que con gran determinación entrara al área Oviedo y con un derechazo le rompiera el arco al guardameta Adrián Martínez, por parte de los laguneros descontaría Jared Borgetti al 86´.

Así culminaba el debut de ensueño para Iván Zamorano que apenas en su presentación convertía un “hat trick” con las Águilas, que será recordado siempre por la entrega y sus efusivos festejos besando la camiseta del América con tal sinceridad que resulta imposible olvidar al ídolo portador del dorsal 9. En su campaña debut Zamorano anotó 11 goles, a lo largo de su paso como azulcrema disputó un total de 78 partidos y festejó en 38 ocasiones además de cumplir con su promesa de salir campeón con América.

VAVEL Logo