De nuevo en la mira: otro 20 de mayo “histórico” para los
Guerreros
Los Guerreros siendo vistos "con lupa" (Foto: Club Santos).

El 20 de mayo se ha convertido en la fecha favorita de los Guerreros para conseguir campeonatos al coronarse tres ocasiones en ese día (en 2001, 2012 y 2018), y se esperaba que por este motivo los reflectores apuntaran hacía La Laguna. De hecho, así fue, pero las miradas se enfocaron sobre ellos no para engrandecerlos, sino para señalarlos porque doce de sus futbolistas dieron positivo en la prueba de COVID-19 a la que fueron sometidos.

Durante sus 36 años de historia, el Santos Laguna se había convertido en un equipo protagonista que acaparaba los reflectores por sus logros deportivos, pero de un tiempo para acá los señalamientos se han vuelto más severos y constantes contra la institución verdiblanca y sus integrantes.

Aunque históricamente los verdiblancos se han vuelto en una institución modelo en el futbol mexicano por su exitosa visión de negocio y deportes, en tiempos recientes han pasado a ocupar las planas de los medios de comunicación y a ser comidilla de la sociedad por dichos, suposiciones y rumorologías que han polarizado al conjunto lagunero.

En la comunidad lagunera hablar del 20 de mayo es sinónimo de fiesta y felicidad porque en esa fecha los técnicos Fernando Quirarte (en 2001), Benjamín Galindo (en el 2012) y Robert Dante Siboldi (en 2018) obtuvieron los títulos de liga, proeza que ningún equipo de país puede presumir.

No obstante, “la celebración” se vio opacada al revelarse que doce futbolistas de la actual plantilla dieron positivo en COVID-19, el virus que ha afectado la salud y economía de los países desarrollados, subdesarrollados, y que nos ha dejado sin actividades masivas -incluidas las deportivas- durante más de 70 días.

Es complicado culpar a los futbolistas involucrados por contagiarse, pues no se sabe dónde contrajeron el virus. Sin embargo, sobre todo en la comunidad cibernética se ha empezado a acusar y señalar al capitán Jonathan Orozco por realizar su festejo de cumpleaños de forma masiva en Torreón, y al seleccionado nacional Gerardo Arteaga por pasearse en arrancones de Guadalajara  sin utilizar cubrebocas ni medidas de precaución.

¿Pueden considerarse esos actos como irresponsables? Tal vez. En tiempos en los que se obliga a las personas a que se resguarden en sus casas y tomen medidas precautorias, se debe poner el ejemplo y más si se trata de figuras públicas.

Pero el detalle no es tanto si desobedecieron las medidas preventivas de la Secretaría de Salud, de las dirigencias del club y la Liga Mx, sino los comentarios que surgen alrededor.

Además, salvo el caso de Orozco, quien reconoció portar el virus, no se ha oficializado que Arteaga sea otro de los involucrados o se hayan contagiado por dichas acciones, por lo que podría tomarse todo esto como difamación.

Otra cosa que se critica, es que tal vez sea una imposición de los presidentes ejecutivo: Dante Elizalde y general del Grupo Orlegi: Alejandro Irarragorri, para acelerar la cancelación del Clausura 2020 porque supuestamente eso le favorece a la institución santista.

Dicha aseveración suena descabellada si se considera que nadie usaría ni expondría a sus jugadores ante la comunidad para lograr un beneficio, y menos para culminar un torneo en el que la escuadra santista se situaba en la tercera posición general, a seis unidades del superlíder Cruz Azul.

Del mismo modo, el ex presidente de Santos nunca se ha manifestado públicamente a favor de la cancelación del campeonato mexicano, por lo que todo se quedaría en meros señalamientos.

Es un hecho, ni los Guerreros ni Irarragorri son unos “Santos” que nunca se equivocan porque son humanos, pero tampoco podrían ser los seres que se pintan en la sociedad y comunidad deportiva.

Aunque por otra parte, no estaría de más si se tuviera una mayor comunicación con los medios y seguidores santistas para despejar cuestionamientos y comprobar o refutar lo que se dice de ellos. Así como salió a aclarar la realidad el portero y capitán Jonathan Orozco en sus redes sociales.

No se trata de que siempre respondan o aclaren lo que se comenta en el exterior, pero un mayor flujo comunicativo sin duda le dará una cachetada con guante verdiblanco a los detractores que tomaron el día más laureado santista como la fecha ideal para continuar despotricando contra la escuadra de seis estrellas. Sin duda, fue otro 20 de mayo histórico.

VAVEL Logo