Quimsa no le quiere perder pisada a San Lorenzo

Con la victoria sobre Comunicaciones por 87 a 70, el conjunto dirigido por Silvio Santander se coloca en el tercer escalafón detrás del "Cuervo" de Boedo y de San Martín de Corrientes.

Quimsa no le quiere perder pisada a San Lorenzo
Leonel Schattmann hizo gala de su artilleria pesada en el partido. Foto: LNB Contenidos

El breve receso que hubo por las Eliminatorias Sudamericanas con vistas al Mundial de China 2019 fue beneficioso para Quimsa. No tanto por el resultado del encuentro que, al fin y al cabo es tan solo una parte de ese "todo" que analiza en su labor Silvio Santander, sino por el proceso en sí, la recuperación de jugadores lesionados, de tener más entrenamientos para aceitar piezas tanto en la faz defensiva como ofensiva, desde el punto de vista táctico como estratégico. 

A pesar de contar con un equipo corto, los santiagueños se las ingenian para complicar al rival. En la jornada de ayer, como si estuvieran simulando uno de los frentes de batalla de la Segunda Guerra Mundial, Quimsa intentó descifrar el código encriptado que planteó el conjunto correntino en el juego con el objetivo de anticiparse a los posibles ataques que iba a realizar el comando de Mercedes. Al principio, todo fue errático porque hubo aproximadamente tres minutos donde ningún equipo pudo convertir un punto, pero eso no fue impedimento para que luego ambas plantillas muestren su lado más feroz. En ese caso, ambos hicieron gala de que lo mejor va para el último. 

A la hora de realizar un análisis integral de Quimsa, como cual diagnóstico que le sirve al médico para ver los pasos a seguir con un determinado paciente, es necesario advertir que a los santiagueños les cuesta mantener una diferencia importante en el transcurso del partido. Es verdad que un período de relajación en el básquet es normal dado que es imposible que un jugador funcione de la misma manera los 40 minutos del juego, pero esto le trajo dolores de cabeza cuando la escuadra correntina ganó el tercer parcial 20 a 18. En ese tramo del partido Comunicaciones se sintió más cómodo y aclimatado a la administración gestionada por Fabián Sahdi quien mostró criterio, asistencias e hizo jugar de gran forma a Curtis Whiters (10 puntos), a Jonathan Rodríguez León (20 unidades) y a un impreciso pero luchador Eric Dawson (16 tantos).

Siguiendo la misma tesitura, es de destacar la buena actuación de Roberto "Toro" Acuña que a pesar de haber anotado 6 puntos, fue determinante con varias tapas, rebotes y algunos ganchos que generaron los primeros aplausos en el Estadio Ciudad. En otras palabras, el ex jugador de Peñarol y Ciclista Juninense hizo el "trabajo sucio" perfectamente y pagó con creces la confianza depositada por Silvio Santander. Nicolás de los Santos estuvo firme en la base (tiene que tratar de no cargarse rápido de faltas) y en los tiros de campo tuvo un 77%, Brussino fue importante para darle respiro al ex jugador de Gimnasia de Comodoro sin embargo no fue gravitante como en otros partidos. Vega hizo su aporte defensivo al igual que el "Toro" Acuña y tuvo interesantes incursiones en el aro contrario, Oguchi tuvo un debut auspicioso y convirtió 9 puntos, producto de tres tiples con una noción tremenda del tiempo y espacio del lanzamiento. Jeremiah Massey sigue creciendo como jugador, a tal punto que no es el mismo player que vistió la camiseta de Libertad de Sunchales. ¿En qué sentido? Se sabe que el norteamericano nacionalizado macedonio es un pilar en la ofensiva de la Fusión, pero desarrolló buenas actuaciones en la marca impidiéndole el paso hacia el aro al jugador del equipo contrario, buscando sacar diferencias físicas y en cuanto a  altura. Allí sacó tajada de sus metros y pudo rebotear y taponear.

Leonel Schattmann y Comunicaciones se llevaron los máximos galardones y nada tiene que ver la premiación de los Oscar que se realizó en los Angeles ni mucho menos iba a llegar Jimmy Kimmel a entregar alguna estatuilla. Nada de eso. El alero rionegrino tuvo uno de sus mejores partidos de la Liga Nacional ya que no sólo aportó con porcentajes soberbios en tiros de campo (64%) sino que hasta fue útil atrayendo marcas para dejar el perímetro disponible para alguna situación de juego específica o un uno contra uno. En ese sentido, Quimsa apeló a una buena rotación de balón que resultó una daga en el corazón mesopotámico. 

Párrafo aparte para los correntinos que, con los ingresos de Lucas Arn y Fabián Sahdi, dejaron en vilo a todo el estadio y se encargaron de sumar la dosis de emotividad e incertidumbre al partido. En esa línea, el juego interno fue colosal y dejó varios interrogantes defensivos en el conjunto santiagueño.

De todas maneras, la división balística de Quimsa fue letal y no tuvo ninguna clase de contemplación para romper las comunicaciones de una tropa correntina que hizo honor y gloria a los caudillos más destacados de su historia. La logística y la jerarquía táctica del general Santander pudieron más que el coraje y la hidalguía de los correntinos.

Las estadísticas del partido